viernes, 25 de mayo de 2018

Así engañaba CCOO hace 7 años... y así sigue engañando hoy...

0 comentarios


El 18 de mayo aparecía publicado en el blog de Proyecto Motocicleta -marca blanca de CCOO en everis Centers- una entrada titulada “Así pensábamos hace 7 años... y así seguimos pensamos hoy...” con la que pretenden hacerse un nuevo lavado de cara. Veamos una por una, cada una de sus mentiras:


“Seguiremos luchando por tener un convenio regulador propio eliminando así la arbitrariedad que posee la empresa actualmente”
FALSO. Antes de que nos expulsaran de Proyecto Motocicleta, los que ahora somos delegados sindicales de CSC impulsamos en 2015 la I Plataforma de Negociación del Convenio de Empresa de everis Centers para intentar mejorar la basura que los dirigentes de CCOO han ido firmando renovación tras renovación del Convenio sectorial, hasta en 17 ocasiones. De aquella iniciativa, los delegados de CCOO se olvidaron para pastelear una a una y sin garantías legales aquellas medidas que considera la empresa.

“Rechazamos el Overtime cultural y exigimos un una compensación de horas extras legal (1.75) y sin excepciones”, “Entendemos que el abuso de horas extras debería traducirse en nuevos puestos de trabajo para estimular el mercado”
FALSO. En los cuatro primeros meses de este año los compañeros del proyecto EPO han realizado 516 horas extras sin que CCOO se haya inmutado aceptando eliminar la jornada intensiva de verano para dar servicio al cliente.

“El aumento de los derechos de los trabajadores no siempre tiene que ir en detrimento del empresario, por lo que lucharemos para que escuchen nuestras propuestas de manera que todos salgamos ganando”
FALSO. Panrico pactó con CCOO pagos de 30.000 euros anuales a cambio de mejorar "el clima laboral". Ya sabemos quién sale ganando cuando CCOO representa a los trabajadores. ¿De qué lucha hablan los miembros de Proyecto Motocicleta cuando las únicas medidas aprobadas en estos 7 años son las que la empresa ha querido imponer?

“La división y desorganización de los trabajadores es lo que hace que el empresario tenga más poder, por ello creemos firmemente en la unión de los trabajadores como fuerza. De esta forma habrá alguna opción de combatir la precariedad, el paro, y las desigualdades”
FALSO. Los miembros de CCOO votaron en contra de la adhesión de nuestro comité a la Asamblea de Comités, Delegados y Trabajadores de Sevilla. Los delegados sindicales de CSC impulsamos en 2015 la primera Asamblea de trabajadores que nunca antes se había celebrado en esta empresa.

“Consideramos que el planteamiento “del palo y la zanahoria” cómo forma de motivar es una estrategia muy común pero que no funciona (Productividad subjetiva). Mas info http://www.ted.com/talks/lang/es/dan_pink_on_motivation.html
FALSO. CCOO despide trabajadores con una Ley contra la que convoca huelga general, reconociendo una de sus delegadas sindicales que nuestro sindicato nos ha tratado peor que la patronal más rastrera”. Son los miembros de Proyecto motocicleta a los que la empresa pone por delante el palo y la zanahoria (como la flexibilidad horaria supeditada a jornadas de 10 horas) y no dudan en tragar con todo.

“Creemos firmemente que una parrilla salarial más justa y mas acorde con las funciones desempeñadas sería suficiente motivación para ser más productivos”
FALSO. Los miembros de CCOO se negaron a interponer denuncia a la empresa por incumplimiento de categorías tragando con el nuevo modelo que recoge el XVII Convenio sectorial firmado por CCOO. Dicha denuncia, de ganarse, supondría subidas salariales de hasta 4000 euros anuales, pero la negativa de CCOO en el comité imposibilitó esta opción.

“Apostamos por el talento y estamos en contra de la rotación no deseada. Personal muy cualificado que se marcha a otras empresas porque siente que su trabajo aquí no está recompensado”
FALSO. Para CCOO parece que extender ilegalmente la jornada laboral a 10 horas es una medida encaminada a retener el talento. Si los trabajadores sienten que su trabajo no está recompensado es principalmente por los salarios que percibimos, y CCOO bloqueó en el comité denunciar precisamente esto.

“Estamos en contra de la absorción del concepto de antigüedad de nuestra nómina ya que impide que percibamos ese importe”
FALSO. No se puede estar en contra de ese concepto formando parte de las estructuras de un sindicato que ha firmando un XVII Convenio del sector TIC que mantiene intacto ese concepto en nuestras nóminas para beneficio de las empresas, everis incluida.

“Abogamos por el respeto de la jornada intensiva”
FALSO. No se puede ser más cínicos ni mentir más en tan poco espacio. La empresa elimina sistemáticamente la jornada intensiva en varios proyectos con los votos a favor de los miembros de CCOO en el comité de empresa.

“Abogamos por la reducción de jornada a 35 horas semanales para poder incorporar a más trabajadores al mundo laboral y mejorar la conciliación” 
FALSO. CCOO sigue erre que erre con la jornada de 10 horas que quería haber incluido la empresa desde el primer momento en su nueva política de flexibilidad horaria. ¿Cómo pretenden hacernos creer que abogan por reducir la jornada a 35 horas mientras se empeñan en aprobar la extensión de la jornada ordinaria a 10 horas diarias?

“Defendemos una formación útil y adaptada a los nuevos tiempo no enfocada únicamente a recibir subvenciones” 
FALSO. Condena a la Junta por favorecer a UGT y CCOO en ayudas formativas. CCOO se gastó 600.000 € públicos en comidas y en contratar una 'charanga'. La Fiscalía denunció a Miguel Ángel Soto Cubero, secretario de Finanzas de CCOO de Andalucía, y a Esther Azorit Jiménez, directora general de Seguridad y Salud Laboral de la Junta. No se puede defender una formación no enfocada a recibir subvenciones perteneciendo a un sindicato que ha desviado subvenciones de formación para gastos de personal.

De todos los engaños que cometen los miembros de CCOO, el mayor de ellos es el que pretende hacernos creer que “el aumento de los derechos de los trabajadores no siempre tiene que ir en detrimento del empresario”. ¿Qué clase de beneficio podemos tener los trabajadores que no vaya en detrimento del empresario? Vamos a enumerar beneficios reales que sí suponen un detrimento para el empresario: mejores salarios, jornadas más cortas, más formación y de más calidad, eliminación de horas extra, más días de vacaciones anuales, mejores permisos retribuidos (como las consultas médicas de hijos o familiares al cargo), aumentar el periodo de jornada intensiva, eliminar la compensación/absorción de la antigüedad en nuestras nóminas, ampliar el seguro médico a todos los trabajadores que hayan superado su periodo de prueba, introducir días de asuntos propios, aumentar los permisos de maternidad/paternidad, reducir la jornada máxima anual.

Querer inculcar entre los trabajadores que se puede conseguir verdaderas mejoras en nuestras condiciones sin que los dueños de everis vean reducidos sus márgenes de beneficios es el principal motivo que lleva a la desmovilización y la apatía entre los trabajadores, a los que se les oculta que cualquier auténtica mejora en nuestras condiciones debe ser respaldada por una lucha organizada en la que los dueños de las empresas defenderán intereses opuestos a los nuestros. Así ha sido siempre a lo largo de la historia y así es como el mensaje de conciliación de CCOO y UGT ha hecho que en los últimos años los trabajadores no hayamos hecho otra cosa que perder derechos y empeorar nuestras condiciones laborales.

¡Basta ya de mentiras e hipocresía!

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

martes, 22 de mayo de 2018

No al bloqueo de la empresa

2 comentarios

A los trabajadores nos gustaría tener tardes libres para poder disfrutar más de nuestro tiempo de ocio. ¿Qué nos impide disfrutar de esas tardes? ¿Quién nos obliga a seguir unos horarios concretos? ¿Por qué no podemos trabajar todo el año, por ejemplo, de 8:00 a 15:00? Es evidente para cualquiera que los horarios de trabajo que nos vemos obligados a cumplir los fija, unilateralmente, la dirección de la empresa. Los trabajadores no tenemos, para la empresa, ni voz ni voto en este asunto.

Tampoco los representantes de los trabajadores tenemos ninguna capacidad legal de tomar decisiones de este tipo. Para lo que sí necesita la empresa al comité de empresa es para firmar modificaciones en las condiciones de trabajo. Y entiende la empresa que, en este caso, para lo único que necesita al comité es para firmar la posibilidad de trabajar 10 horas diarias. Pero incurre en este caso en dos errores. En primer lugar, los representantes de los trabajadores no solo estamos para firmarle lo que nos ponga por delante. Tenemos también la capacidad legal de sentarnos a negociar mejoras en las condiciones de trabajo. En segundo lugar, la jornada de 10 horas es sencillamente ilegal, y pedir al comité que firme algo ilegal es muy significativo de lo que para everis significan las leyes.

Desde Actúa han hecho suyo el mantra de la empresa de que es obligatorio trabajar 1800 horas al año. Justifican sin dudar un segundo que para disfrutar de tardes libres se "debe trabajar 10 horas otro día". En ese "debe" es precisamente donde radica todo el problema. Porque la ley no dice en ningún momento que debamos trabajar 1800 horas al año sino que ese es un máximo. Por lo tanto, para disfrutar de tardes libres los trabajadores no 'deben' trabajar 10 horas otros días sino que son la empresa y Actúa quienes 'exigen' que se trabajen 10 horas con el beneplácito de CCOO.

Nos acusan además falsamente de bloquear esa medida "con el argumento de cantidad considerable de dudas y sospechas". En primer lugar, lo que nosotros hemos bloqueado no es la flexibilidad horaria, porque la empresa ha elaborado esa medida sin contar con nosotros para nada, sino la posibilidad de trabajar 10 horas diarias de jornada ordinaria, porque, entre otras cosas, no debemos olvidar (por mucho que la empresa, Actúa y CCOO lo hagan) que es ilegal. En segundo lugar, no existen entre los miembros de CSC cantidad considerable de dudas y sospechas, sino certezas de que la jornada de 10 horas es ilegal y perjudicial para la salud.

Pero lo más llamativo sobre la comunicación que la plataforma Actúa ha enviado a los trabajadores del centro de Sevilla es, sin lugar a dudas, el llamamiento a que los trabajadores hagan "presión para que los sindicatos dejen de mirarse el ombligo y empiecen a pensar en lo que es bueno para todos". Y nos llama la atención porque, si los miembros de Actúa estuvieran en el comité para defender a los trabajadores en lugar de defender a la empresa, el llamamiento que harían sería el de presionar a la dirección de la empresa para conseguir mejoras en nuestras condiciones. Pero en lugar de ello, se posicionan codo con codo con la empresa para pedir a los trabajadores que presionen a sus propios compañeros, desviando la atención del verdadero origen del problema: la negativa absoluta por parte de la empresa a sentarse a negociar nada con el comité. Pero, ¿qué podemos esperar de una candidatura hecha por la propia dirección de la empresa y que cuenta entre sus miembros con el responsable de producción del centro, sino el servilismo más rastrero hacia la mano que le da de comer?

Por su parte, la sección sindical de CCOO sigue buscando excusas para poder aprobar la jornada diaria de 10 horas, ignorando por completo la legalidad, intentando apuntarse el tanto de la flexibilidad horaria, a pesar de que la empresa la ha aprobado de forma unilateral, y teniendo en cuenta que lo que se pide aprobar en el comité no es la propia medida de flexibilidad (que ya está implantada por la empresa), sino la posibilidad de trabajar 10 horas diarias, algo contra lo que lucharon miles de trabajadores durante años para lograr la jornada de 8 horas, y que ahora los miembros de CCOO se empeñan en destruir de un plumazo.

Desde CSC queremos darle la vuelta a esta situación y al propio llamamiento de Actúa. ¡Hagamos presión para que la empresa deje de imponer cuantas medidas quiera y se siente a negociar con el comité!

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

viernes, 18 de mayo de 2018

Sí a las tardes libres

0 comentarios

Es indudable que la jornada continua de mañana nos beneficia a todos los trabajadores porque nos permite disponer de más y mejor tiempo libre para poder dedicarnos a nuestra familia, a la casa, al ocio, al descanso, etc. Los miembros de la Coordinadora Sindical de Clase estaríamos totalmente de acuerdo con que se implantaran horarios de jornada continua en everis… siempre y cuando esa modalidad se ajuste a la ley, tengamos plenas garantías de su cumplimiento y, sobre todo, no conlleve una contraprestación que suponga un perjuicio para nuestra salud. 


La jornada de 10 horas al día como compensación a las tardes libres -además de no respetar el Artículo 20 del convenio que limita a 9 las horas de trabajo diario- es un claro ejemplo de menoscabo de nuestras condiciones laborales porque contradice precisamente el principio que fundamenta la jornada continua de liberarnos del trabajo durante las tardes, cuestionando seriamente la intención de la empresa. Si everis tiene un compromiso real con la mejora de nuestros derechos como trabajadores en materia de jornada laboral, desde CSC pensamos que existen fórmulas para hacerlo realidad.

Por ejemplo, podría establecerse una jornada anual de 1754 horas, muy superior a las 1691 horas que de media se trabajan en el estado español, repartidas entre un horario de invierno (del 16 de septiembre al 30 de junio) de 7:00 a 15:00 de lunes a viernes y un horario de verano (del 1 de julio al 15 de septiembre) de 8:00 a 15:00 de lunes a viernes. ¿Es inasumible para la empresa tal jornada anual, es decir, sólo 46 horas menos de las 1800 que hasta ahora ha impuesto unilateralmente? No lo sabemos pero sí queda demostrado que de esta forma no sería necesaria ninguna jornada de 10 horas

Adicionalmente, para aquellos trabajadores que quieran mantener sus días compensados, se puede establecer una jornada continua de 8 horas diarias todo el año respetando la jornada anual de 1754 horas con 7 días compensados. De esta forma también queda demostrado que la jornada de 10 horas sería innecesaria.

¿Estás de acuerdo?
Leer más ...

jueves, 17 de mayo de 2018

Crónica de un gatillazo

2 comentarios

“Actualmente trabajamos más horas que un esclavo romano, pero creemos que vivimos en una sociedad superlibre”

Antonio Fornés, filósofo

Estimadas compañeras y compañeros, 

En nuestro comunicado “461 horas extras de mentiras y traiciones”, ya os explicamos los motivos por los que desde CSC estamos convencidos de que ni legal ni moralmente nadie con un mínimo de honestidad -mucho menos tratándose de los miembros de la Representación Legal de los Trabajadores- podría aceptar que los trabajadores realicemos jornadas diarias de 10 horas, máxime después de celebrar apenas dos semanas antes el 1º de Mayo, Día internacional de los trabajadores, por el que desde CSC escribíamos que:

  • “La sangre de los obreros de Chicago, brutalmente asesinados en 1886, por exigir la jornada de 8 horas, nos ha de recordar este día como un día de lucha para nuestra clase, que en el estado español y a lo largo de todo el mundo se ve despojada de los derechos que con tanto esfuerzo y sacrificio conquistamos a base de la organización, la lucha y la unidad del proletariado.”

De acuerdo con diferentes investigaciones, una jornada laboral de 8 horas o más restringe el tiempo que una persona puede dedicar a actividades necesarias para la salud física, mental y emocional, con diferentes padecimientos que afectan la calidad con que se desempeña. Trabajar más de 8 horas puede elevar tres veces el riesgo de depresión, provocar una mayor exposición al estrés y al mismo tiempo nos mantendría alejados de la familia y los amigos, lo que provocaría un sentimiento de soledad y abatimiento. Una jornada laboral de este tipo nos mantiene expuestos al estrés, al sedentarismo y a la comida chatarra, y nos dejan menos tiempo para hacer ejercicio y descansar, además de que te vuelves más desorganizado, agresivo e impulsivo. Tener una jornada laboral de más de 8 horas o trabajar en un ambiente estresante se relaciona también con una menor calidad de sueño, lo que provocaría daños cognitivos y cerebrales, además de elevar el riesgo de males cardíacos, hipertensión y diabetes. En este sentido, se eleva el riesgo de ataque cardíaco un 67%. Otro factor que afecta la salud cardiovascular es el sedentarismo, por pasar más de 8 horas sentado. Por todo lo anterior, la reducción de la jornada laboral a 6 horas favorece la intensidad de trabajo y beneficia una mejor calidad de vida del trabajador.

Todo este despropósito comenzó el 26 de abril, cuando a través del siguiente correo el comité de empresa tuvo conocimiento formal de la intención de la dirección de la empresa de implantar las 10 horas diarias:



El viernes 4 de mayo, el director del centro de Sevilla enviaba un correo electrónico a toda la plantilla titulado “Actualidad everis centers Sevilla - Abril 2018” en el que nos informaba, entre otros asuntos, de lo siguiente:




Por “trámites que cerrar es muy probable que José María Díaz se refiriera al acuerdo que se suponía que el comité de empresa tenía que cerrar obedientemente en los días posteriores, dando carta blanca a la jornada diaria de 10 horas de trabajo que tenía la intención de incluir dentro del pack “política de flexibilidad horaria” previamente consensuado con la mayoría amarilla del comité, como supimos directamente por CCOO el 23 de marzo.

Pero las cosas no iban a salir como la empresa hubiera deseado puesto que, con firmeza y determinación, los miembros de CSC defendimos desde el primer momento nuestro rechazo frontal a la jornada de 10 horas en los Plenos extraordinarios del comité que se celebraron los días 2 y 10 de Mayo, ambos a las 12:00. 

De esta forma, viendo que el tándem CCOO-Actúa no consiguió legitimar la extensión de la jornada en los dos Plenos del comité, la empresa ha tirado por la calle del medio presentando a la plantilla una nueva política de flexibilidad horaria, una vez más de manera unilateral.

Efectivamente, el viernes 11 de Mayo a las 12:36, es decir, escasamente 24 horas después del segundo intento fallido de que el comité acatara la voluntad de la empresa de aceptar la jornada de 10 horas, de mano de Thierry Biotteau recibíamos un nuevo correo titulado “everis Centers: Nueva política de Flexibilidad Horaria”:




Aunque en otro comunicado analizaremos más detenidamente el contenido del documento que la empresa ha elaborado sobre “flexibilidad horaria”, queremos hacer ya una valoración preliminar del mismo. 

En primer lugar, observamos que la empresa renuncia, de momento, a la jornada diaria de 10 horas, tal y como nosotros exigíamos en el comité, dejando en evidencia a CCOO y Actúa que querían aprobarla a toda costa. En ese documento no aparece la jornada de 10 horas porque nosotros en el comité hemos hecho ver la barbaridad que supondría aceptarla, demostrando además que estaría fuera de la ley.

En segundo lugar, queda también probado que tenemos razón cuando decimos que la empresa sigue su habitual modus operandi de imposición, que no se aviene a negociar nada con el órgano de representación de los trabajadores y que si éste no se pliega a sus intereses entonces aplica el rodillo.

En tercer lugar, nos hemos fijado en “los ejemplos según las preferencias personales y necesidades del servicio” que aparecen en la última página del documento:


A tenor de lo leído, se desprende que para que un trabajador pueda acogerse a cualquiera de los horarios de 40 horas semanales, tiene que sacrificar su jornada intensiva de verano de 8:00 a 15:00, lo cual supone un clarísimo e inadmisible retroceso para los trabajadores. Y por otra parte, en la modalidad de 43 horas a la semana la empresa define una nueva jornada de trabajo desde las 11 de la mañana hasta las 9 de la noche. Teniendo en cuenta que se habilitan jornadas que comienzan a las 7:00, con toda esta variedad horaria la empresa consigue ofrecer a sus clientes un servicio ininterrumpido de 14 horas diarias. Si, como ya sabemos de sobra, en nuestro sector la jornada máxima de trabajo efectivo diaria es de 9 horas según el convenio, en la práctica la empresa extiende la jornada 5 horas más al día que deberían ser consideradas como horas extras y que, como tales, deberían ajustarse igualmente a lo que estipula la ley en lo que se refiere tanto al máximo anual de 80 horas extras por trabajador como a su retribución -bien en salario, bien en descansos- equivalente a 1.75 de la hora ordinaria. He aquí el sentido empresarial de la “nueva política de flexibilidad” de everis, el de sacar un mayor provecho de nuestro trabajo sin que nosotros veamos un reflejo en nuestras nóminas.

Y no solo de esa forma gana everis a nuestra costa, ya que los cambios horarios que impliquen hacer jornadas de 8 horas continuas, irán obligatoriamente asociados a una renuncia a la tarjeta ticket restaurant que todavía conservan algunos trabajadores, y que supone un beneficio con respecto a la ayuda comedor, ya que esta última sufre retenciones en la nómina y sin embargo el importe de la tarjeta está exento. Y mientras que el cambio horario queda supeditado a que la empresa lo anule o modifique en cualquier momento, puesto que no ha negociado nada con el comité, no queda recogido absolutamente nada en el documento que remite y por lo tanto no está garantizado, una vez que los trabajadores que quieran acogerse al mismo renuncien a la tarjeta, esto no tendrá vuelta atrás. Todo atado y bien atado para Everis.

Pero hay más. No habiéndose cumplido siquiera una hora del correo de T. Biotteau, una de las integrantes de “Proyecto Motocicleta” y miembro del comité de empresa envió a las 13:23 del viernes a Spain Laboral y a la dirección de la empresa el siguiente correo electrónico, poniendo en copia a la cuenta del comité: 



Por último, y para rizar el rizo, 13 minutos después del correo anterior, desde su blog de “Proyecto Motocicleta”, CCOO enviaba a la plantilla un correo titulado “Jornada de 10h para flexibilizar el horario de 43 horas semanales” en donde decían (las negritas son nuestras) que 

  • “de momento solo podemos informar que, a la petición expresa que nos ha remitido la dirección de la empresa para hacer legal las jornadas de trabajo de 10h, el comité por mayoría, ha decidido aplazar la votación de esta medida alegando necesitar más información al respecto.”

concluyendo que una serie de dudas 

  • “se han escalado a la dirección del centro para que puedan ponernos en contexto y de esa forma… poder daros una información más precisa”. 

Como se puede apreciar, sabiendo que la empresa hace pública unilateralmente su política de flexibilidad horaria sin incluir la jornada de 10 horas que ya tenían pactada con ellos y con Actúa -pero no con CSC- CCOO decide seguir adelante con su cantinela en solitario solicitando aclaraciones a la empresa de algo que la propia empresa ha descartado, pretendiendo dar continuidad a una jornada de 10 horas que ellos mismos reconocen que no es legal en el correo enviado a la plantilla. También se contradice CCOO al desvivirse por legitimar las 10 horas de trabajo diario que quiere la empresa cuando este mismo sindicato ha exigido en numerosas ocasiones reducir la jornada por debajo de 40 horas semanales.

La actitud de los miembros de CCOO prueba varias cosas: en primer lugar su desesperación por erigirse ante la empresa como la alternativa a Actúa de cara a las elecciones sindicales del año próximo. En segundo lugar, que no tienen el menor remordimiento en empeorar las condiciones laborales de los trabajadores si con ello tienen garantizadas sus prebendas. En tercer lugar, que no se puede hacer más el ridículo en tan poco espacio de tiempo, enviando dos correos electrónicos que dejaron de tener sentido en el momento en que la empresa daba por descartadas las 10 horas de trabajo diario.

Desde CSC seguiremos luchando dentro del comité desde nuestra posición minoritaria pero firme para que no se aprueben acuerdos ilegales ni que vayan contra los intereses de los trabajadores. A la par seguiremos velando porque se respeten los derechos laborales de los trabajadores de everis Centers y propondremos todas las alternativas de mejora que consideremos justas, como ya hicimos en el último Pleno del comité al solicitar que la empresa negociara con el comité los términos en que se iba a concretar la política de flexibilidad horaria, aunque ésta haya hecho oídos sordos una vez más.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

martes, 15 de mayo de 2018

Conoce tus derechos: ¿Por qué en everis se trabajan 43 horas a la semana?

0 comentarios


Aquellos trabajadores que tengan algo más de experiencia laboral y hayan pasado por una o varias empresas antes de entrar en everis, saben que la jornada de 43 horas semanales no es una generalidad del sector. Hay empresas en las que, por ejemplo, se trabajan 40 horas a la semana, o incluso 39 (8 horas de lunes a jueves y 7 horas los viernes), y disfrutan de jornada intensiva (35 horas a la semana) durante julio y agosto. Si aplicáramos ese horario en el año 2018, la jornada anual sería de 1725 horas. Pero, ¿por qué motivo en everis se trabajan 43 horas semanales?


Vayamos por partes. ¿Qué dice la legislación respecto a la jornada laboral? El Estatuto de los Trabajadores fija una duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo de 40 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual. Esto significa que el total de horas de trabajo a final del año no puede superar este límite. ¿Cómo calcular dicho límite? Al no ser todas las semanas de un año semanas completas, la única forma de calcularlo es con días de trabajo de 8 horas, que serían 40 horas en una semana estándar de trabajo de lunes a viernes. Por su parte, el Convenio Colectivo fija una jornada ordinaria máxima de trabajo efectivo, en cómputo anual, de 1.800 horas. ¿Por qué existen dos límites distintos en Estatuto y Convenio? El Estatuto de los Trabajadores es una ley de mínimos que no puede ser empeorada por ningún convenio. Los convenios colectivos parten de la base del Estatuto de los Trabajadores para aportar mejoras en un sector, provincia o empresa concreta. Por lo tanto, los artículos definidos en un convenio no pueden rebajar condiciones del Estatuto. En este caso, aplicando una semana de 40 horas semanales, en función de los festivos que caen en sábado durante el año (que no son trasladados y al ser días no laborables en nuestro sector, se pierden), es posible que la jornada anual sea superior a las 1.800 horas. En ese caso, el convenio colectivo supone una leve y eventual mejora.

El primer límite horario fijado en el Estatuto es ignorado sistemáticamente por Everis, que considera que el único límite que debe respetar es el de las 1.800 horas del Convenio Colectivo. Este hecho ya ha sido denunciado por el comité de empresa ante la Inspección de Trabajo, que siendo un organismo al servicio de las empresas no duda en hacer propios los argumentos de Everis para legitimar cualquier ilegalidad que esta quiera cometer.

Por otro lado, el límite horario de 1.800 horas es un máximo, no una obligación a la que haya que llegar o acercarse. La interpretación que hace Everis es la que más le conviene y le permite explotarnos el máximo número de horas de trabajo al año (sin contar con el ingente número de horas extra realizadas, como las 461 horas extra del primer trimestre del año en el proyecto EPO).

Además de esto es importante entender lo que es la jornada intensiva y cómo debería aplicarse. Como explicábamos en el primer párrafo hay empresas en las que la jornada estándar es de 40 o incluso 39 horas semanales y disfrutan además de jornada intensiva los meses de julio y agosto. Ese es el verdadero significado de la jornada intensiva, reducir la jornada estándar (que como está definida tanto en el Estatuto como en los contratos de trabajo, es de 40 horas) durante el verano para poder librar las tardes en la época del año de más calor. Pero para Everis eso supondría conceder un pequeño beneficio a los trabajadores a costa de renunciar a exprimirnos lo máximo posible.

Pero, ¿cómo hace Everis para ajustar cada año la jornada a esas 1.800 horas? Aquí es donde entran en juego los compensados, algo que dista mucho de ser un derecho de los trabajadores de Everis y es otra engañifa más como las subidas anuales. La jornada de 43 horas semanales con jornada intensiva en julio, agosto y mitad de septiembre, supera siempre el límite de 1.800 horas anuales, es por eso que Everis se ve obligada a conceder días extra de vacaciones, los compensados, para no superar ese límite legal. Y la forma de hacerlo es ir restando horas de 8 en 8 (para hacer días completos) hasta quedar por debajo de las 1.800. En ocasiones esto supone 1798, en otras 1796, pero Everis siempre apura para ajustarse lo máximo posible a esas 1.800 horas. El único 'favor' que de momento nos hace la empresa, en su infinita magnanimidad, es no obligarnos a venir a trabajar 2 o 3 horas un día para terminar de completar las 1.800.

Por lo tanto, ni los compensados ni la jornada intensiva de verano son ninguna concesión de la empresa a los trabajadores sino tan sólo una redistribución de la jornada a lo largo del año a la que se ve obligada por ley, de forma que Everis no pierda un céntimo de sus millonarios beneficios. La jornada intensiva y los compensados nos los ganamos los trabajadores de Everis a lo largo del año trabajando más horas de lo que supone la jornada definida en el Estatuto de los Trabajadores. Pero si grave es la postura de la dirección de apurar los límites legales (cuando no sobrepasarlos), peor es la actitud de los miembros de la plataforma Actúa que, haciendo suya toda la política de la empresa, no osan cuestionar lo más mínimo la forma de proceder de la misma, y asumen con naturalidad que los trabajadores de Everis tenemos que pagar contraprestaciones por poder disfrutar de jornada intensiva en verano o por poder tener alguna tarde libre el resto del año. Por otro lado, los miembros de CCOO, mostrando su absoluta complacencia con la dirección de la empresa, siguen empeñados en que esta aclare algunos detalles para poder aprobar jornadas ordinarias de 10 horas diarias que permitan a la empresa vender su política de flexibilidad sin ver reducida una milésima su cuota de beneficios. De esta forma, muchos trabajadores asumen como algo natural que para poder tener un par de tardes libres en semana, hay que pagar un precio.

Desde CSC estamos convencidos de que si los trabajadores nos unimos y nos organizamos podemos conseguir verdaderas conquistas en nuestras condiciones laborales que no estén supeditadas a mantener la cuenta de resultados de la empresa. Depende de nosotros darle la vuelta a esta situación de absoluto desprecio por parte de la empresa hacia los trabajadores y conseguir que esta se siente a negociar verdaderas mejoras para todos.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

jueves, 10 de mayo de 2018

461 horas extras de mentiras y traiciones

0 comentarios



Ya analizamos en un comunicado anterior cuáles son nuestros derechos en relación a la jornada de trabajo. Pero a raíz de la notificación vía email que la dirección de la empresa hizo al comité el 26 de abril acerca de lo que ha dado en llamar “lanzamiento de la política de flexibilidad horaria”, creemos necesario retomar el asunto para poneros en situación ante lo que pretende comenzar a implantar. 


Para empezar, la empresa quiere volver a dejar claro que la política de flexibilidad horaria es regulada “siempre adaptándose a las necesidades del proyecto”, requisito que deja la puerta abierta a todas las arbitrariedades o decisiones que el cliente de marras considere oportuno, incluso si conlleva saltarse la ley.

Entrando ya en materia, la zanahoria que everis nos pone por delante esta vez es la posibilidad de “disfrutar de varias tardes libres a la semana”, lo cual sería una buena noticia, en principio. Pero no hay zanahoria sin palo en la mente del empresario y el asunto de aquel correo electrónico nos lo demostraba claramente: “Posibilidad de trabajar 10 horas al día con la nueva política de flexibilidad horaria”.

¿Por qué exige everis que se hagan jornadas diarias de 10 horas a cambio de tener tardes “libres”? Muy sencillo: para alcanzar las 1.800 horas de jornada anual que incondicionalmente debemos cumplir los trabajadores. ¿Y por qué 1.800 horas y no, por ejemplo 1.691, que es la media que se trabaja en el estado español, o las 1.368 horas que trabajaron en Alemania de media en 2015, o ni siquiera ya las 1.765 que realizan los trabajadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)?. ¿Por qué no realizar una jornada anual de 7:00 a 15:00 todo el año sin necesidad de trabajar 10 horas diarias (teniendo en cuenta además que eso supondría que en 2018 se deberían disfrutar de compensados para no sobrepasar las 1800 horas anuales)? La respuesta que nos da la empresa es que esas 1.800 horas las marca el convenio colectivo y que ella sólo se limita a cumplir la ley. Veamos qué dice realmente la ley en el asunto de la jornada laboral, en concreto el recién estrenado XVII Convenio del sector, para más señas firmado por los representantes legales de everis en la farsa de negociación con CCOO y UGT:
Artículo 20. Jornada laboral.1. Durante la vigencia del convenio colectivo, la jornada ordinaria máxima de trabajo efectivo, en cómputo anual, será de 1.800 horas anuales, sin perjuicio, en todo caso, de las jornadas actualmente pactadas más favorables para las personas. Su distribución semanal podrá pactarse con la Representación Legal de los Trabajadores en la empresa teniendo en cuenta que, en ningún caso, se podrán realizar más de nueve horas ordinarias diarias de trabajo efectivo. [...]

No hay que ser un lumbreras para darse cuenta de que la empresa miente descaradamente cuando afirma que se ajusta a la ley, ya que el Artículo 20 es claro en su redacción. Las 1.800 horas anuales son un máximo, no una obligación. Más aún, el texto invita -tímidamente- a las empresas a que sean pactadas jornadas más favorables que esas 1.800 horas que everis nos impone para exprimirnos al máximo. Bien podría cumplir con los principios que dice guiarla y hacer realidad eso de que everis es “un lugar donde las personas no son meros recursos” y acercarse siquiera a esas 1.691 horas de jornada anual. Tampoco tenemos que ser Einstein para percatarnos de que una jornada diaria de 10 horas es simple y llanamente ilegal porque el texto dice que no están permitidas jornadas de más de 9 horas al día en ningún caso.

Hechas nuestras averiguaciones, los miembros de CSC nos presentamos al Pleno extraordinario del comité de empresa convocado por la presidenta con una pasmosa velocidad; y no lo decimos porque hubiera cumplido con los plazos que marca el reglamento interno del comité sino por lo solícita que está resultando ser últimamente con los deseos de la empresa cuando ésta requiere de la firma del comité para formalizar sus planes.

De esta forma daba comienzo el Pleno. En primer lugar intervinimos nosotros advirtiendo de la ilegalidad en la que incurriría la empresa y el propio comité si se diera luz verde a semejante jornada de 10 horas diarias. Aportamos incluso jurisprudencia que deja clara la vulneración legal, basada en sentencia firme del Tribunal Supremo que los servicios jurídicos con los que trabaja CSC nos proporcionaron tras una consulta al respecto. Por las muecas aparecidas en las caras de los componentes de CCOO y Actúa, era evidente que a todos ellos les habíamos chafado los planes ya acordados de antemano. Para ellos la reunión suponía un mero trámite; recordemos que CCOO ya había anunciado una supuesta negociación secreta al respecto. Aún así intentaron buscar una salida. Por parte de Actúa sostuvieron que los miembros del comité no estamos aquí para saber de leyes. Se cree el ladrón que son todos de su condición basada en la ineptitud y la dejadez a la hora de abordar la labor sindical para obedecer a la empresa sin cerciorarse siquiera del cumplimiento o no de la legalidad vigente.

Nos criticaban también los miembros de Actúa que en CSC nuestra política es la del “todo o nada” porque, según ellos, siempre estamos disconformes con las medidas provenientes de la empresa o del resto del comité, cuando precisamente en ese Pleno votamos a favor de la iniciativa que llevó CCOO al comité para solicitar a la empresa que si un trabajador se casa un viernes laborable por la tarde, después de haber trabajado, el periodo de permiso no empiece a computar ese mismo día. Otra cosa es que nos neguemos en redondo a aceptar aquello que sea ilegal o enmascare un perjuicio para los trabajadores. Ahí siempre nos encontrarán, sin dudarlo, en frente. La reciente aprobación de la modificación de las condiciones de trabajo del proyecto EPO es un claro ejemplo del perjuicio hacia los trabajadores que provoca la actitud condescendiente de CCOO y Actúa hacia la empresa. En ese proyecto se han realizado 461 horas extras en los tres primeros meses del año 2018, lo que echa por tierra el argumento de la empresa que decía que “el servicio EPO tiene una particularidad durante los meses de verano que debe ser gestionada correctamente para evitar un aumento de hhee” y demuestra que nosotros decíamos la verdad al señalar que con el cambio en EPO no se solucionaba el problema y que se estaba parcheando la incompetencia de la empresa al no organizar correctamente el trabajo. ¿Qué tendrán que decir los “representantes unitarios de los trabajadores” del tándem Actúa-CCOO ante este abuso patronal avalado por todos ellos?

Nos viene a la memoria el Pleno del 24 de marzo cuando la presidenta del comité y responsable del “Proyecto Motocicleta” -marca blanca de CCOO- respondió afirmativamente a un miembro de Actúa que quería saber si se había preguntado a los trabajadores del proyecto EPO si estaban de acuerdo con el cambio horario. Bien sabe ella cuán interesados están sus compañeros de EPO en sacar semanas de jornada intensiva fuera del horario de verano, claro, ya que ha sido CCOO la que ha realizado el sondeo para la empresa. También podrían haberles preguntado a los compañeros si desearían un turno de 7 horas todo el año, por ejemplo de 8:00 a 15:00, con un salario justo. Pero habiendo firmado CCOO, UGT y la patronal un convenio que implica un retroceso salarial del 21,63% es seguro que esa pregunta jamás será formulada por la empresa ni por sus acólitos en un contexto de crecimiento económico del 20% y el 26% en los últimos dos años.

También nos reprochó Actúa que no aprovechamos las reuniones a las que la empresa nos ha convocado, perdiendo la oportunidad de expresar nuestras dudas acerca de las nuevas medidas que aplica, dando por hecho que nosotros tenemos dudas. Ponían como ejemplo de oportunidad perdida la reunión del 20 de marzo con la empresa, estando representada por su abogado, su apoderada y el director del centro de Sevilla, para contarnos -no para negociar- las líneas de la nueva política de contratación que va a aplicar por obra y gracia del XVII Convenio sectorial. En ningún momento se nos indicó que se abría un periodo de consultas dónde ambas partes se sentarían de buena fé a negociar. Más al contrario, cuando se quiso saber por qué el 80% de las nuevas contrataciones serán contratos en prácticas de 2 años, el abogado de la empresa respondió que era una decisión que había adoptado la dirección en virtud del “libre mercado”. ¿Qué dudas son las que pueden surgir, según Actúa, de una imposición de la empresa para su beneficio económico exaltando las bondades del sistema capitalista? Para los miembros de CSC ninguna, pero se ve que para los palmeros de la empresa que tenemos en el comité todo vale con tal de perpetuarse en su puesto de trabajo a costa de que el resto de trabajadores tengan unos salarios de miseria y echen cientos de horas extras a sus espaldas.

La falta de derechos, los abusos, la arbitrariedad, la existencia de un comité amarillo, etc. son posibles porque los trabajadores no estamos unidos y organizados, situación que deja vía libre total para que la dirección de la empresa pueda imponer fácilmente sus planes encaminados a aumentar más y más sus tasas de ganancias generadas con nuestro esfuerzo.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

lunes, 7 de mayo de 2018

"Los delegados de CCOO nunca aprobarán nada que NO sea beneficioso para el trabajador"

0 comentarios
Lo que reza en el título de este comunicado es lo que afirmaban los miembros de “Proyecto Motocicleta” el 27 de abril en su último correo enviado a la plantilla del centro de Sevilla como respuesta al que emitimos nosotros dos días antes titulado “El comité es una marioneta de la empresa” en donde demostrábamos que el comité funciona como correa de transmisión de la dirección de la empresa, dándole la legitimidad necesaria ante los trabajadores para poder aplicar cuantas medidas arbitrarias y antiobreras sean necesarias para enriquecerse a costa de una plantilla que, siendo el sustento de la actividad de la empresa, no está siendo representada sindicalmente como se merece”. No debían estar muy de acuerdo con nosotros los señores de “Proyecto Motocicleta” ya que decían también en aquel comunicado del 27 de abril que “Los delegados de CCOO NO aceptamos las mentiras, nos gustaría poner en contexto a los/as trabajadores/as de everis”. Veamos cuál es ese contexto:


Lo anterior es tan sólo una brevísima muestra de la larga lista de acciones cometidas por la dirección de CCOO, tan supuestamente beneficiosas para los trabajadores según “Proyecto Motocicleta”. La realidad es que la corrupción, el nepotismo, el servilismo a la patronal, el enriquecimiento a base de subvenciones públicas, las mordidas y las comisiones, la traición a sus propios afiliados y a millones de trabajadores, etc. son las señas de identidad del sindicato desde el cual los delegados de “Proyecto Motocicleta” en everis Centers Sevilla se erigen cínicamente en portadores de la verdad y en la defensa de los intereses de la plantilla. 

Veamos ahora algunos ejemplos de la verdad de “Proyecto Motocicleta”:





Por último, nos reprochan los delegados de “Proyecto Motocicleta” que, a la par que en CSC denunciamos “el macabro círculo en el que, por una parte, [everis] comercializa con armas contribuyendo a las guerras que dejarán sin hogar a cientos de miles de personas, y por otra, colabora en proyectos humanitarios para ‘ayudar’ a esas personas a los que previamente se les ha despojado de todo”, a final de mes nos olvidemos de nuestra “moral” y sigamos “cobrando sin dejar de trabajar” en everis. No nos extraña nada este reproche habida cuenta de que CCOO se alinea con la OTAN al servicio de la guerra imperialista en su reguero de destrucción y muerte y, claro, los delegados de “Proyecto Motocicleta” no se quedan atrás en su deseo de excluir a los que luchamos por la justicia social y creemos que la solución no está fuera de everis sino que los trabajadores debemos organizarnos y luchar aquí y ahora por nuestros derechos.

Después de todo lo dicho y parafraseando a “Proyecto Motocicleta”, podríamos decir que los delegados de CSC no aceptamos las mentiras de los delegados de CCOO. ¿Las aceptas tú?

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

miércoles, 2 de mayo de 2018

Reunión de la UIS de la FSM

0 comentarios
CELEBRADA REUNIÓN DE LA UNIÓN INTERNACIONAL DE SINDICATOS DE LA FSM DE NUESTRO SECTOR. NUESTRA SECCIÓN SINDICAL HA ESTADO PRESENTE 



Nuestro sindicato está afiliado a la Federación Sindical Mundial (FSM), que es una federación internacional que agrupa a todos los sindicatos de clase del mundo y que aglutina entre sus filas a más de 92 millones de trabajadores de todos los sectores de la producción en el mundo. 


Según el sector de la producción al que pertenecen, las organizaciones sindicales adscritas a la FSM se agrupan en Uniones Internacionales de Sindicatos (UIS).

El pasado viernes 27 de abril se celebró en Madrid una reunión de la UIS del Transporte, Pesca, Comunicaciones y Telecomunicaciones de la FSM con delegados españoles de dichos sectores. Por parte de CSC Sevilla, acudimos los miembros de las secciones sindicales de everis Centers y Ayesa AT. La reunión fue presidida por el Secretario General de la citada UIS, el compañero Ricardo Maldonado, miembro de la Federación Única de Trabajadores del Transporte de América Latina y el Caribe, FUTAC-Chile, y conductor de autobuses en Santiago de Chile. 


La reunión sirvió para conocer de primera mano la situación de los trabajadores de los sectores mencionados, donde también nos hallamos los trabajadores de las Nuevas Tecnologías, constatándose cómo el desarrollo del capitalismo en su fase actual de dominio de las multinacionales, de los monopolios, aplica unos esquemas análogos en todo los países, siendo una constante la privatización de todos los servicios públicos, la precariedad laboral, el paro, la siniestralidad en el trabajo y los bajos salarios que, a fin de cuentas, son las formas en las que se expresa la agudización de la explotación del hombre por el hombre como fórmula para que las multinacionales se enriquezcan cada vez más. El Estado chileno, por ejemplo, sólo controla el 35% de la minería, mientras que el mar chileno, aunque formalmente pertenece al Estado, en la práctica se encuentra en manos de 7 familias. Asimismo también pudimos constatar cómo el orden mundial actual, donde las multinacionales aplican su dictadura de manera sistemática, expresa un mismo patrón de división y desorganización de los trabajadores, financiando a centrales sindicales agrupadas en torno a la Confederación Sindical Internacional (CSI) – la unión de los sindicatos socialdemócratas y demócratas-cristianos – a los que los estados financian con subvenciones públicas y dádivas, cuyas cúpulas son esbirros de los Estados que se convierten en meras agencias de estas multinacionales y que firman todo aquello que los empresarios ponen en lo alto de la mesa, conduciendo a los trabajadores a la desorganización y al individualismo hastiados de tantas traiciones, que llevan a los obreros a un bajo nivel de afiliación sindical. Todos sabemos que en el caso español ese indigno papel lo juegan CCOO y UGT. En el estado chileno se reproduce el esquema de manera análoga a la realidad sindical española a través de la CUT (Central Unitaria de Trabajadores de Chile), también sindicato afiliado a la CSI como CCOO y UGT.

El próximo año se celebrará el XIV Congreso Mundial de la UIS del Transporte, Pesca, Comunicaciones y Telecomunicaciones de la FSM, donde se fortalecerá nuestra organización internacional, perfeccionándose las políticas y la organización de los trabajadores, de tal modo que el sindicalismo adquiera una mayor fuerza, profundizando en el camino de fortalecer la unidad de los trabajadores en los estados y, puesto que las empresas se internacionalizan, organizando a los representantes de los trabajadores de todos los centros de trabajo que compongan las empresas para coordinar la acción sindical. Y es que, cuando se produce una huelga de una filial de una empresa en Chile, en Ecuador o en México, por ejemplo, y ésta no es conocida tan siquiera en los demás centros de trabajo de dicha empresa en el mundo, el impacto de la huelga es menor, más soportable para la empresa. Es una necesidad para la clase trabajadora desarrollar la organización sindical de clase, es decir, desarrollar los sindicatos de la Federación Sindical Mundial (FSM) en todos los centros de trabajo de las empresas multinacionales y engarzarlas y organizarlas para que los trabajadores tengamos una mayor fuerza a la hora de conquistar avances. Porque cuando se avanza en una empresa, este avance se extiende porque los trabajadores comprenden cómo se ha conquistado y cuál es el camino; al igual que cuando en una empresa se firma una traición, un retroceso, éste se universaliza porque la Patronal está unida como un sólo puño contra los trabajadores. 

Adjuntamos el documento de nuestro sindicato mundial “Plataforma de Acción 2016-2020” aprobado en el XVI Congreso de la FSM en Durban –Sudáfrica- donde se muestra de dónde venimos, qué somos y adónde vamos desde el sindicalismo de clase.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!

“El pasado es la levadura que se amasa en el presente para hacer el pan del futuro”
V.I. Lenin.
Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger