martes, 25 de abril de 2017

Visita del alcalde a nuestra realidad

0 comentarios

El pasado 3 de abril visitaba las instalaciones de everis Sevilla el alcalde de la ciudad, Juan Espadas. Esta visita, como recordaba el propio alcalde, se produce tras el encuentro mantenido con el Círculo de Empresarios de Cartuja con el objetivo de "reforzar la imagen y posicionamiento de PCT Cartuja y sus empresas como elemento estelar en la relación con el Ayuntamiento de Sevilla de cara al exterior".  Comentaba también el señor Espadas que la Cartuja "es un yacimiento de empleo permanente de primera calidad en el sector tecnológico".

No es la primera vez que miembros de lo más granado de nuestra política patria visitan el centro. Ya en 2015 visitaba las instalaciones el Consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado, con motivo de la ampliación de las instalaciones, mostrándonos lo bien que se desenvuelven juntos las empresas y los representantes políticos, como acreditó este señor al reconocer en 2016 que desde el gobierno de todos los andaluces “Podemos hacer lo que podemos hacer, el resto de cuestiones se deben dirimir en el Juzgado de lo Social”, ante el despido del presidente del comité de Ayesa AT por enviarle una carta a la presidenta Susana Díaz informando de los casos de  vulneración de las leyes laborales y sindicales que la empresa comete contra la plantilla y los representantes sindicales del sindicato CSC.

En primer lugar, lejos de rehuir de la política como se nos recomienda a los trabajadores que hagamos, vemos cómo las empresas se mueven como pez en el agua con toda clase de políticos. No obstante, el señor Eduardo Serra, ex presidente de la Fundación everis y ahora presidente de la nueva patronal electrónica DigitalES, ha ostentado cargos de responsabilidad en varios ministerios durante los gobiernos de UCD, PSOE y PP. Su hijo es Manager de Políticas Públicas en Telefónica, multinacional que engrosa una larga lista de políticos, familiares y cónyuges, junto con la hija de Rodrigo Rato, la de Pedro Arriola, la de Carlos Fabra o el de José Manuel García Margallo, entre otros.

En segundo lugar, conociendo las condiciones de trabajo de everis Centers y escuchando al alcalde hablar de "un yacimiento de empleo permanente de primera calidad", no queda claro si se trata de una broma, de un comentario irónico, o si simplemente este señor no se ha informado previamente de las verdaderas condiciones laborales del centro. Pero leyendo posteriormente las declaraciones del director de Everis en Andalucía, José Ángel Pérez, en las que indicaba que el salario de estos profesionales es superior a los 20.000 euros brutos, desde fuera, podría parecer que everis es una empresa que genera empleo de primera calidad.


Desafortunadamente, muy lejos de la realidad están esos salarios de los que presumen, tan lejos como los 10.500 euros brutos anuales con los que entra un perfil junior en everis Centers, que no sólo dejan a everis fuera de esa primera línea en cuanto a calidad en el empleo, sino que, sumado al reiterado incumplimiento de las tablas salariales del convenio y a la implantación de un nuevo modelo de carrera centrado en la congelación salarial, la sitúan como una de las peores empresas del sector, con uno de los niveles de explotación laboral más altos, realidad que queda contrastada por los datos aportados por la propia dirección de la empresa en la última reunión general, en la que pudimos ver cómo en el último año ha aumentado el índice de rotación no deseada, siguiendo la tendencia de los últimos años y en un contexto económico de miseria en la ciudad y en la comunidad.

Podría parecer que estas visitas de relumbrón son ajenas a nuestra realidad diaria, que esos grupos de importantes políticos y empresarios que de vez en cuando nos visitan no saben de la realidad explotadora de esta empresa; pero viendo los círculos que frecuentan tanto políticos de ‘primer’ nivel como empresarios de todo pelaje, es evidente que no sólo conocen esa realidad sino que la usan en su propio beneficio, pues nuestra explotación es la fuente de su riqueza.

Los trabajadores tenemos que empezar a dar pasos para contrarrestar esa situación porque si no los damos, la patronal y el gobierno seguirán avanzando y recortando derechos y condiciones laborales. El primer paso debe ser la organización en el centro de trabajo, una organización con un primer objetivo, luchar por unas mejores condiciones laborales, respaldar la Plataforma de Negociación para un Convenio de Empresa donde se regulen nuestras condiciones y derechos. Ponte en contacto con nosotros para comenzar a organizarte.
Leer más ...

miércoles, 19 de abril de 2017

Resumen de la reunión general del 30/03/2017

0 comentarios
El pasado jueves 30 de marzo tuvo lugar la reunión general de everis Centers Sevilla, en la que algunos de los socios de la compañía y la dirección del centro dieron su visión de la empresa en la actualidad.

Juan Garay, socio responsable de los centros de alto rendimiento, mostró los datos sobre el crecimiento de los centros en los últimos años. Desde 2013 a 2017 se ha pasado de 2 millones a 4 millones de horas facturadas entre los 9 "centros de alto rendimiento". La previsión de crecimiento para el próximo año es del 30%. Este plan incluye la potenciación del uso de los centros por parte de NTT Data, acostumbrada a trabajar con India y Rumanía. Sobra decir que para ‘convencer’ a NTT Data de que empiece a trabajar con centros, hay que ofrecer una tarifa ‘atractiva’, mano de obra barata como mínimo al mismo nivel que India y Rumanía, lo que conlleva forzosamente recortes en nuestras condiciones laborales. En este sentido, everis ya ha aplicado un primer plan de ahorro en costes laborales implantando de forma ilegal un plan de carrera enfocado en la congelación salarial.

No contentos con esto, se hizo hincapié en la búsqueda por parte de la empresa de la automatización de todas las tareas posibles, algo que nos permita "dedicarnos a tareas más creativas", como por ejemplo, buscar trabajo. En su afán por recortar en costes laborales y seguir creciendo, la automatización de tareas, lejos de redundar en beneficio de los trabajadores, permitirá a la empresa aligerar sus costes laborales, pudiendo despedir a trabajadores que serían sustituidos por procesos automáticos y, en un futuro, robots físicos, tarea en la que everis no ha perdido el tiempo y para la que ya ha creado un centro de excelencia.

Finalmente, reconocía que los trabajadores de everis llevamos varios años haciendo un gran trabajo, algo que repercute positivamente en los resultados de la compañía, pero que no se ve reflejado en nuestras condiciones de trabajo. No dudan los socios responsables de everis en reconocer que gracias a nuestro trabajo, ganan cada vez más dinero, dinero que no veremos los trabajadores proporcionalmente en nuestras nóminas. No ocurrirá lo mismo cuando vengan las vacas flacas, pues en ese caso sí que comprobaremos los trabajadores cómo repercute la situación económica de la empresa en nuestras condiciones, en nuestros puestos de trabajo, puesto que, que como todas las empresas, everis privatiza las ganancias y socializa las pérdidas. Cuando las condiciones no sean favorables como ahora, la empresa alegará que se ve necesitada de ‘aligerar’ la plantilla para ‘ahorrar’ en costes salariales y utilizará uno de los muy variados recursos de los que disponen las empresas para hundir en la miseria a los trabajadores, ya sea un ERTE, un ERE, una Modificación Sustancial de las condiciones de trabajo, los despidos improcedentes, etc.

Thierry Biotteau, socio responsable del área de personal, nos dió datos sobre el número de trabajadores, que asciende ya a 2511 en todos los centros, 542 (un 27%) más que el año anterior. Se han producido 1026 incorporaciones (un 43% más que el año anterior) y, lo que es más llamativo, 484 salidas, un 49% más que el año anterior. Para una empresa que presume de esforzarse por retener el talento, los datos siguen plasmando la realidad de los miserables salarios que empujan a cientos de compañeros a buscar una salida en un mercado de trabajo que regula a la baja las condiciones laborales de todos los trabajadores. Con respecto al centro de Sevilla, en el último año se han producido 198 contrataciones y 82 salidas (un 9% más que el año anterior), situando el índice de rotación no deseada en el 14,8%, superior incluso a la media de todos los centros (13,6) y un punto por encima del año anterior. Es evidente que la propaganda de everis con respecto a las medidas aplicadas a raíz de la encuesta One Voice está muy lejos de la realidad de nuestras condiciones de trabajo. Llama además la atención que el 60% de las incorporaciones en el centro de Sevilla (70% en todos los centros) son perfiles junior, mano de obra muy barata para conseguir incrementar los beneficios empresariales.

Lejos de plantear soluciones reales para contrarrestar esta fuga de talento, el propio presupuesto de la empresa contempla un incremento del 13% en las salidas para el próximo ejercicio. Se remarca la dificultad de contratar en el mercado laboral, por la competencia de otras empresas, pero no se mencionan las paupérrimas condiciones laborales que ofrece everis, que hacen que muchos trabajadores salgan espantados ante semejante abuso (incluido el incumplimiento del convenio en cuanto a categorías y tablas salariales).

Jesús Vicente González nos habló de los buenos datos de producción del centro. Cada vez somos más productivos, hay una mayor proactividad en temas de producción (Agile, Testing, Fichas CAR), somos un centro de referencia en ABAP/SAP, tenemos clientes en Europa (UK, Bruselas), Agile, Testing y Digital Channels (WCS, Liferay). Hacemos tan bien nuestro trabajo que el centro de trabajo de Sevilla crece por encima de las previsiones de la propia empresa. Cada vez lo hacemos mejor, pero nuestros sueldos se encuentran ahora congelados por debajo de lo que marca el convenio. Ese es nuestro ‘premio’ al gran trabajo realizado. Se hace hincapié en que hay que seguir mejorando la productividad para tener un mayor impacto económico. Impacto que engrosará las cuentas bancarias de los dueños y socios de everis, pero del que nosotros seremos testigos mudos, en todo caso apenas recompensados por unas pocas migajas.

Se habló también de los centros de Lisboa y Tetuán. En la capital portuguesa buscaban un centro con una tarifa no tan atractiva como la de Sevilla pero donde poder encontrar perfiles con inglés para trabajar con Europa, un cliente que siempre da suculentos beneficios. En cuanto a Tetuán el objetivo era montar un centro con una tarifa más atractiva (eufemismo que significa salarios más bajos), al nivel de sudamérica pero con la ventaja de implantarse en la misma zona horaria que España. Es evidente que a medida que Tetuán vaya absorbiendo proyectos, los trabajadores del centro de Sevilla ya no seremos la mano de obra barata que era hasta la fecha. De hecho, el proyecto EPO está ya ‘derivando’ trabajo al centro de Tetuán, lo que puede suponer una nueva vuelta de tuerca en las condiciones de explotación del centro de Sevilla.

José María Díaz Moya nos comentó su ‘visión’ del centro para los próximos años, con un presupuesto estimado de 600 trabajadores en 2017, y la ‘ilusión’ de alcanzar los 1000 en el año 2020. Esta idealista forma de enfocar el crecimiento del centro, supeditada por completo a las condiciones cambiantes del mercado y sujeto a cientos de variables que everis no controla, puede terminar como la peor de las pesadillas, con una reducción drástica de plantilla para mantener los resultados económicos de la empresa. El incontrolable mercado no hace distinciones y se lleva por delante lo mismo a empresas pequeñas que a grandes multinacionales como Abengoa, donde CCOO y UGT firman EREs como churros.

José María Fernández Varela nos explicó cómo han aumentado las relaciones con Universidades e Institutos. La búsqueda de mano de obra barata a la que adular ha llevado a everis a recurrir a estudiantes sin experiencia antes de que entren en el mercado laboral. Comenta cómo los jóvenes a los que entrevistan, cuando conocen a alguien de dentro, siempre destacan el buen ambiente del centro. Por supuesto, no pueden comentar las buenas condiciones de trabajo ya que no existen. El buen ambiente, algo que como los beneficios de la empresa, es fruto de los propios trabajadores, la empresa lo vende como un logro suyo, ignorando además que muchos compañeros poco pueden disfrutar del buen ambiente cuando están trabajando fines de semana y haciendo horas extraordinarias por norma.

También se señaló el crecimiento de iniciativas para ocupar cada vez más nuestro tiempo libre, propuestas como everKids, ShareCar o los incontables everclubes con los que pretenden acaparar no sólo nuestra vida laboral sino también nuestra vida personal, para hacer que la división entre trabajo y tiempo de ocio sea cada vez más difusa e interiorizar de esta forma la explotación. En este sentido se vende la idea de divertirse en el trabajo (ya que fuera, entre horas extraordinarias y salarios de miseria, poco vamos a divertirnos), en un intento de incrementar nuestra productividad sin invertir en mejoras salariales.

Como conclusión, el centro de Sevilla se encamina claramente hacia la mano de obra barata y fácil de explotar, con congelación salarial y aumento de perfiles junior. A los trabajadores, los planes de la empresa no nos valen, no cubren nuestras necesidades, no garantizan nuestro futuro, más bien todo lo contrario. Por eso, no nos queda más remedio que organizarnos para exigir un cambio de rumbo en las políticas de explotación, una negociación de unas condiciones de trabajo dignas, y para exigir que se respeten nuestros derechos. Ponte en contacto con nosotros para fortalecer al conjunto de los trabajadores.

Leer más ...

viernes, 7 de abril de 2017

Conoce tus derechos: Excedencias

0 comentarios
El artículo 46 del E.T. "Excedencias", regula circunstancias en las que se puede solicitar una excedencia voluntaria o en las que se debe aplicar una excedencia forzosa.

La excedencia forzosa está asociada a la designación como cargo público. Implica el mantenimiento del puesto y el cómputo del tiempo como antigüedad en la empresa.

La excedencia voluntaria podrá ser solicitada por trabajadores con al menos un año de antigüedad, por un periodo de entre 4 meses y 5 años, y no pudiendo volver a solicitarlo hasta pasados 4 años del final de la anterior excedencia.

También se pueden solicitar excedencias de un máximo de 3 años para atender al cuidado de un hijo, contando desde el día del nacimiento, la adopción o el acogimiento.

Igualmente, se pueden solicitar excedencias de un máximo de 2 años, que podrán ser disfrutadas de forma fraccionada, para atender al cuidado de un familiar de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad que no pueda valerse por sí mismo, por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad, y que no desempeñe actividad retribuida. Durante este periodo la antigüedad del trabajador seguirá computando, y podrá seguir disfrutando de los cursos de formación impartidos por la empresa (a los que deberá ser convocado). Durante el primer año (15 meses en caso de familia numerosa de categoría general, y 18 meses en caso de familia numerosa de categoría especial), el puesto de trabajo estará reservado, y posteriormente el trabajador tendrá derecho a reincorporarse en un puesto del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

El trabajador excedente conserva la preferencia para el ingreso en las vacantes de igual o similar categoría que surjan en la empresa, de forma que debe existir una vacante que la empresa requiera cubrir, no pudiendo contratar esta a otros trabajadores para esa vacante por delante del trabajador en excedencia.
Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger