miércoles, 21 de octubre de 2020

Aumenta la represión de everis contra CSC

0 comentarios


















Desde que la Coordinadora Sindical de Clase constituyó una sección sindical en everis Centers, la represión contra nuestro sindicato ha ido en aumento. En enero de 2020 ya denunciábamos que la empresa incumplía la ley al negarnos el ámbito estatal de nuestra sección sindical, así como el nombramiento de dos delegados sindicales, un compañero del centro de Salamanca y una compañera del centro de Murcia. En ese comunicado explicábamos además como se nos estaba negando tanto la colocación de tablones informativos como una sala propia para atender a los compañeros y realizar nuestras funciones sindicales, además de los permisos para el grupo de correo corporativo, lo que significa que no disponemos del listado actualizado de trabajadores de la empresa.


Ante esta actitud represiva contra nuestro sindicato, no quedó otra opción que denunciar ante la Audiencia Nacional esta violación de nuestros derechos más básicos. Antes de llegar a juicio, existe un mecanismo extrajudicial de conciliación en el que empresas y trabajadores pueden llegar a un acuerdo, pero como ya informamos en junio, everis demostró una vez más que teme que los trabajadores nos organicemos en un verdadero sindicato de clase, ya que pidió posponer la fecha de la conciliación para posteriormente negarse a llegar a ningún acuerdo.


Esta infame estrategia de posponer todo el proceso para intentar evitar que los trabajadores tengamos una organización que sólo sirva a nuestros propios intereses, queda además claramente corroborada cuando la empresa solicita aplazar la fecha del juicio por motivos de agenda de uno de sus abogados - cuesta creer que una empresa con miles de trabajadores tenga un solo abogado en plantilla -, ante lo cual la Audiencia Nacional concede dicho aplazamiento fijando una nueva fecha que vuelve a retrasar todo el proceso judicial, demostrando que la justicia en este sistema no es más que un instrumento al servicio de las empresas.


Durante el tiempo que ha pasado desde que la empresa nos negó un derecho fundamental, como es la libertad sindical, hasta hoy, everis ha ido ejecutando su plan contra CSC para intentar impedir que nuestro sindicato crezca y obtenga más influencia entre los trabajadores. De esta forma, los días 8 de mayo y 2 de octubre de 2020 respectivamente, la empresa despedía a nuestro compañero Pablo Martin Sánchez -delegado sindical del centro de Salamanca- y a nuestra compañera Andrea Lorente Ramón -delegada sindical del centro de Murcia-, despidos ambos que serán recurridos ante la justicia por tratarse de evidentes casos de represión sindical.


Esa y no otra es la realidad de una empresa que invierte gran cantidad de recursos en intentar engañar a los trabajadores y mostrar un supuesto interés por las personas, cuando los trabajadores en este sistema somos sólo números, mano de obra a la que explotar que permita que una minoría parasitaria se haga rica a costa de nuestro esfuerzo, nuestro sufrimiento y nuestra miseria. Esa y no otra es la realidad del sistema capitalista.


Queda demostrado pues la absoluta farsa que suponen todos los correos corporativos y toda la propaganda que everis publica en diversos medios, como aquello de que “por encima de todo creemos en las personas”.





O que “en everis tú y tu bienestar sois nuestro foco principal”.





O que se “apuesta firmemente por el talento” y “la creación de un contexto de libertad responsable”.





O que “más allá de la importancia de la tecnología, las personas son el centro de todo”.





O que “somos un gran equipo”.





Todo es una enorme sarta de mentiras que no se sostienen. No creen en las personas, creen en la sumisión de los trabajadores; nuestro bienestar no les importa nada, tan sólo les importan los beneficios que extraen de nuestro trabajo; no apuestan por el talento ni por una libertad responsable, tan sólo tenemos la libertad de acatar lo que la empresa imponga y agachar la cabeza; el centro de todo es el resultado fiscal a final de año y los trabajadores sólo herramientas que usar y tirar cuando les convenga; y no, no somos un gran equipo, somos dos clases sociales, empresarios y trabajadores, con intereses enfrentados, y en cuanto los trabajadores mostramos un ápice de fortaleza y nos organizamos, nos atacan despiadadamente sin dudarlo, demostrando que ellos sí han entendido perfectamente la lucha de clases.


Toda esta propaganda traspasa además las barreras de la empresa, y podemos ver cómo toda clase de organismos colaboran en lavar la imagen de una empresa en la que el trato humano brilla por su ausencia, en la que cientos de trabajadores cobran el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).





Y en el colmo del cinismo y la hipocresía, everis se apunta al carro de cualquier “causa noble”, como la celebración del día de Ada Lovelace, alabando la labor de las mujeres en los campos de la ciencia y la tecnología, para después despedir a trabajadoras por organizarse sindicalmente, o relegar al ostracismo a una compañera por ser ‘demasiado crítica’, empujándola a abandonar la empresa. O la firma de un acuerdo con la Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s (EJE&CON) “con el objetivo de fomentar el talento sin género y visibilizar la importancia del papel de la mujer en todos los sectores”.






Estos ataques continuados de la empresa hacia nuestro sindicato nos demuestran dos cosas. La primera es que nos temen profundamente porque saben que la organización nos hace más fuertes y que la labor de CSC está en el buen camino. La segunda es que los trabajadores tenemos que dar un golpe en la mesa y devolver estos golpes con fuerzas redobladas. Es hora de que el sindicalismo de clase crezca en everis, que la organización de los trabajadores se nutra de muchos más compañeros, de crear candidaturas en todos los centros de trabajo para convocar elecciones sindicales, de denunciar todos los abusos que la empresa comete contra nosotros y de luchar unidos por transformar un mundo en el que somos denostados y represaliados por buscar un futuro mejor para nuestra clase.


Compañeros, compañeras, ahora más que nunca, ¡hay que organizarse! Si estáis cansados de aguantar abusos, de malvivir con sueldos de miseria, de hacer horas extra, de trabajar festivos, de realizar guardias ilegales y de que no se respeten vuestros derechos, es hora de que deis un paso adelante y os organicéis en la Coordinadora Sindical de Clase.



¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A CSC!

Leer más ...

miércoles, 14 de octubre de 2020

La pantomima de CCOO ante el proyecto EPO

0 comentarios























Ya os contamos cómo CCOO convocaba un pleno extraordinario para el día 21 de julio de forma precipitada e improvisada para atender a una supuesta comunicación de la Empresa que nunca llegó. Tan improvisado fue que el resultado de los asuntos a tratar fue el siguiente, tal y como podéis comprobar en el acta de dicho Pleno:
















La Presidenta en funciones justificó la precipitación alegando que había prisa, porque el 1 de agosto, los compañeros de EPO tendrían que hacer guardias de 24 horas, a pesar de que las únicas propuestas presentadas eran dos denuncias a Inspección de Trabajo, que tarda meses en contestar (de hecho, aún no tenemos respuesta de las primeras denuncias presentadas en esta legislatura interpuestas en octubre del pasado año), y un comunicado a la Empresa, que ignora sistemáticamente al Comité de Empresa al igual que ignora los derechos de los Trabajadores, como bien saben los delegados de CCOO. Sin embargo, poco importan a éstos las razones ni las formas, especialmente cuando no se busca más que el efectismo.


El punto segundo demuestra que la presidencia, en manos de CCOO desde que entrara en vigor el reemplazo de nuestro compañero G.R. como Presidente, aprobado el 18 de junio conjuntamente por CCOO y Actúa, buscaba más cubrir las espaldas a la Empresa que defender los derechos de los trabajadores. Basta comparar el documento presentado por CSC para el punto 3.b con el que presentaron los delegados de Proyecto Motocicleta para entender quién se toma en serio los abusos que la empresa comete contra los trabajadores y quién sólo aparenta mientras se limita a plantear las acciones más inocuas para la Empresa.



Cabría pensar que todo este desbarajuste no era más que fruto de las prisas y la precipitación, pero esas prisas dejaron de tener sentido cuando el personalismo y el despecho tomaron las riendas del siguiente pleno, que se convocó para el 30 de julio, dos días antes de que entrase en vigor el nuevo contrato con EPO. Dicho pleno se convocaba con el siguiente orden del día, aunque se volvería a modificar de forma antirreglamentaria hasta quedar en el que finalmente se reflejó en acta.















Para el día 30 las prisas habían desaparecido y las dos denuncias aplazadas en el pleno del 21 se quedaron en una, que no dejaba de ser un batiburrillo de hechos y una mezcla de conceptos que poco o nada tenían que ver entre sí, y que hacían de la denuncia algo insostenible. Así lo expresó CSC y así lo reconoció CCOO, a pesar de seguir afirmando que su denuncia era muy completa, como si se tratase de un boletín de noticias en lugar de una denuncia.



No es la primera vez que CCOO demuestra su absoluta ineptitud a la hora de preparar denuncias, tampoco sería la primera ocasión en la que se quedan esperando a que CSC arregle su desaguisado. Sin embargo, en esta ocasión CSC traía sus propias alternativas a las denuncias incluidas en el orden del día original, centradas en los hechos y los derechos legalmente exigibles y no en una simple narración de todo lo acontecido alrededor del proyecto EPO, por lo que rechazó de pleno el despropósito que CCOO pretendía presentar en Inspección de Trabajo.


Esta actitud tampoco sorprende por parte de CCOO puesto que ya han reconocido que su estrategia sindical pasa por insistir una y otra vez en lo mismo, a ver si suena la flauta. Pero no deja de ser llamativa la incoherencia de andar con prisas para convocar el pleno del día 21 y luego rechazar las denuncias presentadas por CSC con la excusa de que no se puede partir del calendario laboral porque el calendario laboral está denunciado y aún no tenemos respuesta de ITSS, cuando es precisamente la razón de mayor peso.



CCOO reconoció ese día que las denuncias presentadas por CSC eran necesarias, pero prefirió rechazarlas, como casi rechazan la propuesta de CSC de pedir a la empresa que las clases de inglés se consideren formación, y con ello tiempo efectivo de trabajo, de forma que no sean recuperables, argumentando que votaban más en función a votos emitidos por CSC en el pasado que por razones objetivas en relación al asunto que se estaba tratando en ese momento, demostrando que les movía más el personalismo y el despecho que la necesidad de defender los derechos de los trabajadores.


Esta es la actitud de CCOO ante los problemas de los trabajadores: aparentar, hacer por hacer aun sin el mínimo sentido, aunque se ponga en riesgo el puesto de trabajo de los compañeros, y tumbar denuncias necesarias presentadas por CSC sólo porque CSC rechazó denuncias presentadas por CCOO que no tenían ni pies ni cabeza. Porque lo único que realmente les importa es poder decir que ellos lo intentaron, aunque realmente no tengan intención de conseguir nada, porque su única misión es la de desmovilizar a los trabajadores mientras la Empresa hace y deshace a su antojo. Por eso no tienen miedo a las represalias que la Empresa pueda tomar contra sus reuniones improvisadas. Por eso actúan de espaldas al Comité, salvo cuando quieren que el resto del Comité les legitime. Por eso no plantean denuncias serias, y rechazan las denuncias que sí están bien fundamentadas.


¡Compañero, despierta! Quien afirma tener el beneplácito de la Empresa mientras dice defenderte de los abusos de la misma, MIENTE. Los trabajadores solo se tienen a sí mismos para defenderse, y su mejor arma es la organización.


Leer más ...

miércoles, 7 de octubre de 2020

Actúa continúa con su labor de bloquear al Comité

0 comentarios






















Ya pocos trabajadores pueden dudar de que Actúa es una estructura creada y dirigida por la dirección de la empresa para interferir en el Comité de Empresa y de esta forma alterar, ralentizar y entorpecer la labor del mismo y, consecuentemente, impedir que los trabajadores avancemos en derechos. Son muchas las pruebas que lo demuestran.




Lo sucedido en los Plenos del Comité de Empresa celebrados el 18 de junio y el 10 de julio de 2020 son una muestra más de para qué fue concebida la agrupación Actúa: torpedear la labor sindical en everis Centers Sevilla.


Para entender toda la situación es necesario explicar el funcionamiento del Comité de Empresa en base a su Reglamento Interno, un reglamento que fue aprobado por unanimidad por todos los delegados del Comité, incluidos los de Actúa.


El artículo 12.1 del reglamento, “Reuniones ordinarias”, regula la convocatoria y celebración de los Plenos ordinarios del Comité e indica cómo deben ser convocadas las reuniones y qué información es necesario incluir en esa convocatoria.












Como puede observarse, la convocatoria de un pleno incluye entre la información el día de celebración así como la hora de la reunión. Sin embargo, no se indica una hora de finalización ni un tiempo de duración puesto que las reuniones del Comité conllevan generalmente debates que pueden extenderse más de lo inicialmente previsto.




Al inicio del Pleno ordinario celebrado el 18 de junio, como puede observarse en el acta del mismo, desde Actúa se solicitó esperar a uno de sus delegados y el comienzo del pleno se retrasó 5 minutos, algo que sucede de manera habitual y que por cortesía todos los delegados aceptamos de buena fe, pues nos puede ocurrir a cualquiera algo que nos retrase unos minutos.





También por cortesía, la actual Secretaria del Comité de Empresa, delegada de CSC, a la hora de convocar los Plenos intenta cuadrar las agendas de los delegados y crea una convocatoria de Outlook para que se incluya en las agendas de todos los miembros del Comité, tarea que excede las funciones designadas para su cargo y que no deja de ser un acto de buena fe. Crear esas convocatorias en Outlook implica necesariamente incluir una hora de inicio y una de fin, no dejando de ser esta última una estimación, pero no una obligación.


La duración de las reuniones del Comité de Empresa ha oscilado hasta ahora entre los 10 minutos y las 3 horas, y por ello los delegados disponemos de un crédito horario que nos permite organizarnos y poder asistir a las mismas sin que la empresa pueda presionarnos o impedirnos realizar nuestras tareas sobrecargándonos de trabajo y reuniones, incluso permitiéndonos modificar la estimación del consumo de horas sindicales comunicada previamente a la empresa si una reunión o cualquier otra tarea ha durado más o menos de lo previsto. Es por ello que desde CSC tenemos claro que las labores de representación legal de los trabajadores son una prioridad frente a las cuestiones laborales, siendo esa la única forma de poder ejercerlas de manera adecuada y sin injerencias por parte de la empresa, exceptuando el caso de nuestros delegados sindicales represaliados.



En esa misma reunión del día 18, cuando se acercaba la hora que la secretaría había añadido en la convocatoria de Outlook a modo de estimación, un miembro de Actúa comunica que en pocos minutos tiene que abandonar la reunión, tal y como recoge también el acta de la misma.





Posteriormente dicho delegado abandonó la reunión 5 minutos antes de que se realizara la votación del punto que se estaba tratando y de que terminara el Pleno del Comité, no pudiendo de esta forma votar dicho punto. El resultado de la votación de dicho punto fue de 11 votos a favor y 4 abstenciones, quedando aprobado el mismo por una amplísima mayoría.


Hasta aquí todo normal. Pero como la función de Actúa no es otra que la de entorpecer la labor sindical, no podía quedar así la cosa y pocos minutos después de finalizar el pleno, un delegado de Actúa indica que la votación del último punto se ha producido “fuera de tiempo” y que debería repetirse, mostrando un absoluto desconocimiento del reglamento interno del Comité y pretendiendo imponer a una mayoría el criterio de una minoría cuya única finalidad es hacer ruido y dificultar el trabajo.







Ante semejante muestra de desconocimiento del funcionamiento del Comité de Empresa, la Secretaria del Comité tuvo que indicarle a este delegado que lo que indicaba no era correcto, que el Pleno terminó justo después de la votación, por lo que ésta es correcta, a lo que de nuevo los delegados de Actúa se apresuraron a contestar insistiendo en demostrar lo poco que les importa la labor de representación de los trabajadores.





Es lógico que quienes no tienen interés en defender los derechos de los trabajadores y rinden cuentas ante la dirección de la empresa y no ante quienes les han votado, no se molesten en conocer las leyes y reglamentos que regulan sus tareas, algo que en más de una ocasión han reconocido los delegados de Actúa en diversos Plenos del Comité. Por eso es más sangrante aún la actitud de quienes no saben cómo realizar sus tareas y pretenden, desde la ignorancia, imponer un criterio erróneo, logrando de esta forma enturbiar el funcionamiento del Comité.


Así que, a pesar de las explicaciones de la Secretaria, los delegados de Actúa continuaron en su terquedad insistiendo en que la votación se había producido “fuera de la hora de finalización planificada”, cuando la realidad es que en los Plenos ordinarios del Comité no existe ese concepto de hora de finalización planificada.





Alegando esto, los delegados de Actúa forzaron la realización de un Pleno especial del Comité que se celebró el pasado 10 de julio únicamente para votar la aprobación del Acta, a lo que se habían negado previamente, haciendo de esta forma perder el tiempo de 17 delegados del Comité de Empresa en un nuevo trámite burocrático que no tiene ninguna razón de ser porque además de todo lo ya indicado, hay que recordar que el punto que genera toda esta situación fue aprobado con 11 votos a favor y 4 abstenciones, siendo totalmente irrelevante a efectos del resultado y aprobación del punto los dos votos no emitidos.


Cabe preguntarse pues, ¿qué persigue Actúa insistiendo en llevar hasta el extremo toda la burocracia y en forzar reuniones innecesarias que tan solo nos hacen perder el tiempo? ¿Qué beneficio pueden obtener los trabajadores de esta actitud? ¿Cómo justifican ante sus votantes estas actuaciones que nada tienen que ver con la defensa de los derechos de los trabajadores?




Todo esto no deja de ser una nueva muestra de que la candidatura “independiente” Actúa no es más que una forma encubierta de la empresa para infiltrarse en el Comité y que solo sirve a los intereses de la dirección. Desde CSC consideramos indispensable que los trabajadores conozcan estos hechos y que rompan de una vez las cadenas que les atan a Actúa, porque solo así podremos avanzar y dar los pasos para construir una organización hecha por y para los trabajadores, bajo los principios del sindicalismo de clase.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A CSC!


Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger