lunes, 1 de octubre de 2018

Un gerente en el comité de empresa

0 comentarios


En mayo de 2015 hacían uno a uno su presentación formal los componentes de la “Plataforma Actúa” de cara a las elecciones sindicales de junio de ese mismo año. Uno de sus miembros, José Antonio Ramiro Bonet, se expresaba así:


El resultado de aquellas elecciones sindicales permitió a Ramiro Bonet entrar en el comité de empresa, del cual forma parte hasta la fecha. 

El Artículo 16 del Real Decreto 1382/1985, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del personal de alta dirección, dice que “el personal de alta dirección no participará como elector ni como elegible". Además existe abundante jurisprudencia al respecto que impide albergar la más mínima duda de quién puede o no participar en un proceso electoral:

“No puede presentarse ni votar ni avalar el personal con poderes especiales (dirigir, despedir, asignar funciones e incentivos, comprar y vender, bancos, hipotecas, representar a la empresa en juicio y fuera de él)”. Laudo B-154/05 Barcelona.

“No puede presentarse ni votar ni avalar el director general (laudo 27/84 Badajoz) ni aquel que ejerza sus funciones sin serlo”. Laudo B-80/08 Barcelona.

"Con independencia de que exista o no un acto formal de apoderamiento, si el trabajador se encuentra incluido en el círculo en el que se adoptan las decisiones estratégicas de la empresa, procede su exclusión del censo". Laudo 18/96 Sevilla.

"Cuando los poderes son ejercitados con plena autonomía y responsabilidad, estando tan sólo limitados por las instrucciones y criterios de la dirección de la empresa, la relación es de alta dirección". Laudo 101/95 Sevilla.

“No pueden presentarse ni votar ni avalar el director de RR.HH. ni el asesor jurídico ni el encargado de aplicar las políticas de personal”. Laudo B-215/06 Barcelona. Sentencia Juzgado de lo Social Barcelona 27/2/07, autos 31/07.

“No puede presentarse ni votar ni avalar el gerente de RR.HH.” Laudo B-22/07 Barcelona.

“No puede presentarse ni votar ni avalar quien tenga contrato directivo, poderes y sea miembro del consejo de administración.” Laudo B-56/07 Barcelona.

“Los cargos directivos de centros sanitarios con contrato laboral son personal de alta dirección” (STS 2/4/01), por lo que no pueden presentarse ni votar ni avalar. 


La propia empresa determina en su política de “Compensación y beneficios” quién forma parte del equipo directivo: 


El día 25 de julio de este año, el consejero delegado para España del grupo everis, Sergi Biosca, envió a toda la plantilla del grupo everis España un correo electrónico titulado “Nuevos gerentes en everis España” en el que se congratulaba de las promociones a gerente de este año, trasladándoles su “enhorabuena y la bienvenida al equipo ejecutivo de everis”.


Uno de esos nuevos gerentes es José Antonio Ramiro Bonet


Han pasado casi dos meses desde su ascenso a la alta dirección, tiempo más que suficiente para dimitir de su cargo en el comité. Sin embargo, desde Plataforma Actúa (y con la condescendencia habitual de CCOO) no han movido un dedo para hacer su cese efectivo, hecho que demuestra sin dudas lo que venimos denunciando desde que constituimos la sección sindical de CSC en el centro de Sevilla: que aquella candidatura fue construida para defender los intereses de la empresa y que su presencia en el comité es un desprecio a los derechos de los trabajadores. 

Aquel que decía embarcarse en unas elecciones sindicales “por un comité más libre y con más capacidad para cambiar las cosas” en realidad se dedica a avalar la represión ejercida por la empresa a los trabajadores (en su currículum 'sindical' consta el haber servido como testigo de la empresa en el juicio por el despido de un compañero de trabajo que, además de pertenecer también al comité, realizaba funciones de programador en el proyecto SAP que Ramiro dirigía por aquel entonces), a frenar todas las iniciativas tendentes a mejorar las condiciones laborales del centro y, para colmo, a acceder a un puesto de dirección para tener todavía más poder para someter a quien considere oportuno en favor de la empresa.

Los trabajadores no nos merecemos que alguien con semejante trayectoria de servicio a la dirección de la empresa siga presente ni un minuto más en el comité, no ya porque pueda ser ilegal sino sobre todo porque es inmoral que un representante de la empresa usurpe el órgano de representación unitaria de los trabajadores.

Sabemos que con la ausencia de este señor en el comité, éste seguirá estando atado de pies y manos, situación que sólo puede dar un giro de 180 grados si los trabajadores votan el año que viene mayoritariamente a la candidatura que ha demostrado no vender a la plantilla ni ceder ni un milímetro ante la empresa; es decir, a la candidatura de CSC. Pero no por ello hemos podido dejar de llevar este asunto al último Pleno del comité, de tal forma que, amparándonos en el Artículo 11 del Reglamento Interno del Comité, Bajas en el Comité de Empresa, convocamos el pasado viernes un Pleno del comité en donde exigimos a José Antonio Ramiro Bonet su renuncia voluntaria de su acta de delegado en el comité de empresa. De no hacerlo, emprenderemos las acciones legales que estén a nuestro alcance. Veremos qué ocurre.
Leer más ...

viernes, 14 de septiembre de 2018

La automatización, una fusión de empresas y el futuro de Everis

0 comentarios


El pasado 1 de abril el periódico ABC publicaba una entrevista a Benito Vázquez, ex CEO de Everis y ahora responsable de NTT Data para las regiones de EMEA y América Latina. Dentro de las tareas pendientes en su nuevo cargo, la que puede tener un mayor impacto es la fusión de las 3 compañías del grupo NTT Data en estas regiones, NTT DATA EMEA, Itelligence y Everis. Preguntado al respecto de dicha fusión, Benito responde:


"La idea es hacer un proceso de unificación que a día de hoy no sabemos cuál va a ser la resultante, porque lo decidiremos entre todos. Puede ser algo muy «soft», manteniendo todas las compañías pero compartiendo recursos y con una visión alineada, y puede ser algo más «hard», lo que sería hacer una integración, creando una nueva compañía. Tenemos toda la libertad para elegir qué tipo de unificación queremos".


En primer lugar, es de un cinismo insultante que diga que el proceso "lo decidiremos entre todos". ¿Quiénes son todos para el señor Vázquez? ¿Es que acaso los trabajadores podremos decidir algo en ese proceso que afectará en mayor o menor medida a nuestro futuro laboral? Es curioso como cuando nos venden lo maravillosa que es la empresa nos incluyen a todos como parte de la misma, pero a la hora de la verdad no somos más que números que no tenemos voz ni voto.


En segundo lugar, por mucho que lo disfracen con anglicismos ("soft" o "hard"), lo que implica una fusión de empresas es lo que en lenguaje empresarial se denomina una reestructuración de plantilla, y eso en román paladino significa despidos y/o EREs. En qué medida afectará dicha reestructuración a la plantilla de Everis es algo que los trabajadores no podemos saber, ni sobre lo que seremos informados ni consultados. Es por ello que se hace más importante que nunca tener una representación legal fuerte, honesta, y que esté 100% con los trabajadores, puesto que los representantes que dicen buscar el equilibrio y el beneficio para ambas partes (empresa y trabajadores), son los primeros en firmar EREs y retrocesos en las condiciones de trabajo. En esto CCOO y UGT tienen años de experiencia, habiendo firmado cientos de EREs que han mandado al paro a millones de trabajadores, mientras de cara a la galería reclamaban mejoras laborales.


Todo esto encaja además perfectamente en la estrategia anunciada por la empresa en la última reunión general de automatizar a medio plazo hasta un 30% de las tareas realizadas actualmente.


También reincide Benito Vázquez en vanagloriarse de los espectaculares resultados económicos de Everis, recordando que "han pasado cuatro años y hemos más que duplicado el ingreso, casi triplicado el beneficio y casi duplicado el número de personas", y que en un futuro "rondaremos los 1,2 billones de euros de ingresos, creceremos en torno al 20%". Todo esto mientras se sigue contratando a trabajadores por unos miserables 10.500 euros brutos anuales y se mantiene el sueldo congelado de muchos compañeros.


Sobre los perfiles más buscados para contratar, esto es lo que dice el ya ex CEO:


"La mayoría son de carreras técnicas como ingenierías, matemáticas... pero también administración de empresas y la transformación digital ha traído la necesidad de perfiles más multidisciplinares como filólogos, filósofos, sociólogos, historiadores... gente muy creativa que te ayude a abrir la mente y mirar al futuro".


Gente muy creativa pero a la que se valora menos que al resto, aplicando una doble escala salarial en función del sector al que pertenezca la titulación.


Pero si en un aspecto es más insultante la hipocresía con la que hablan los dueños de Everis es al referirse a los trabajadores, al hablar de "gente buena, con valores, principios, noble, generosa... seguiremos siendo extremadamente cuidadosos con el equipo", mientras la realidad es que nos condenan a la precariedad, nos explotan todo lo que les permite la ley y más y nos ningunean sistemáticamente negándose a escucharnos.


Estos momentos de bonanza económica para Everis, unidos al servilismo y la pasividad de las candidaturas amarillas (Actúa y CCOO) en el comité de empresa, están adormeciendo a los trabajadores inculcando la idea de que nada puede salir mal, de que vamos a seguir creciendo eternamente. Pero cualquiera que tenga un mínimo de experiencia en el mundo laboral sabrá de primera mano lo volátil que es la situación económica de cualquier empresa. Y quien no lo haya vivido seguro que tiene en su entorno a quien sí lo ha hecho. Cuando vengan los malos momentos, que vendrán (y viendo la futura fusión de empresas del grupo NTT Data, más pronto que tarde), necesitamos estar preparados y tener un comité de empresa fuerte y combativo, que no se pliegue a los deseos de la empresa, es decir, necesitamos estar unidos en torno a una organización sindical de clase que no venda los derechos de los trabajadores.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La educación para everis: Ciclos Formativos a 10.000 euros

0 comentarios


El 12 de junio, el diario La opinión de Murcia publicaba un publi-reportaje titulado "El futuro está en sus manos", donde se anunciaba que "la prestigiosa multinacional de consultoría tecnológica everis crea en Murcia un centro de Formación Profesional oficial en el que ofrece el título de Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma".


El artículo, más propio del departamento de Recursos Humanos que de un medio de comunicación, resalta la "existencia de un salto cada vez más pronunciado entre las necesidades profesionales que demandan las empresas y los perfiles formados por el sistema educativo", recalcando además que "las tasas de desempleo en España son muy altas -y aún mayores entre los jóvenes". No contentos con el nivel de explotación al que someten a los recién titulados (perfiles junior) a los que se contrata desde unos miserables 10.500 euros brutos anuales, everis "ha decidido pasar a la acción lanzando everis school, una iniciativa que pretende crear ese alineamiento continuado entre las necesidades del mercado, y por tanto de la propia everis, formando profesionales reales que aporten valor desde el primer momento". Por lo visto, para everis, los estudiantes de ciclos formativos en el sistema público de educación no son "profesionales reales".


Por supuesto, la Formación en Centros de Trabajo (prácticas de empresa) se realizará en alguno de los centros de trabajo que everis tiene a lo largo del estado español, reduciendo de esta forma el número de estudiantes de centros de educación pública que podrán acceder a dichas prácticas. Esta forma de proceder por parte de empresas del sector TIC puede depararnos un abominable futuro en el que para acceder a una de las empresas del sector, haya que pasar obligatoriamente por uno de los centros de estudios de dicha empresa, haciendo realidad el sueño de muchos empresarios de cobrarnos por trabajar.


Everis, pionera como es en métodos de explotación, ya ha dado el primer paso en este sentido, porque lo que no se explica en el panfleto publicitario es el precio del ciclo formativo en uno de los centros de Everis School: 9.810 € por dos años de formación que en cualquier instituto público es gratis. Así, el primer año de un trabajador que acceda a un puesto de trabajo en everis a través de unas prácticas de estos ciclos formativos, cobrando 10.500 euros brutos anuales, estará prácticamente amortizado, pudiendo everis obtener un 100% de plusvalía de su trabajo.




De esta forma se cierra el círculo de la explotación laboral, cobrando por nuestra formación unos precios astronómicos y ofreciendo después unos salarios miserables. Así es como everis pretende seguir creciendo a costa de nuestras vidas y nuestro futuro, mientras que parte de sus millonarios beneficios los emplea en publicidad amable de lavado de cara, patrocinando eventos como los premios Factor Humano, que este año se celebraron bajo el lema "Una visión más amplia. Una mirada más humana", y que premian a personas y proyectos que "han destacado por su compromiso con las personas y que representan los principios y valores que ella -everis- representaba: trato humano, innovación, pragmatismo y visión global".


Trato humano es para everis cobrar 9.810 euros por un ciclo formativo y pagar 10.500 euros al año. Trato humano es congelar los salarios de muchos compañeros y condenar a la precariedad a gran parte de los trabajadores. Trato humano es ignorar las demandas de los trabajadores y ningunear a sus representantes legales. Trato humano es implantar una jornada diaria ordinaria de 10 horas. Trato humano es negarse a rebajar lo más mínimo la inhumana jornada anual de 1.800 horas. Trato humano es eliminar la jornada intensiva de verano en proyectos que acumulan 461 horas extraordinarias tan solo en los tres primeros meses de 2018. Trato humano es vender armas a un país como Israel que está masacrando al pueblo palestino. Trato humano es implantar jornadas de trabajo en días festivos y fines de semana para cubrir las necesidades del cliente, ignorando una vez más las de los trabajadores.


En el colmo de la hipocresía, mientras cobra cerca de 10.000 euros por un ciclo formativo, everis colabora con United Way, una fundación que “organiza y coordina los esfuerzos de empresas, entidades, instituciones y particulares para llevar a cabo proyectos sociales que mejoran la vida de las personas que se encuentran en una situación vulnerable”, centrando esfuerzos “en las áreas de educación, seguridad financiera, inserción laboral y salud”.


Cada día que los trabajadores no nos organizamos para pelear por nuestros derechos y por unas mejores condiciones laborales, la empresa da un nuevo paso en aumentar sus beneficios a costa de nuestra explotación y de nuestro futuro; un futuro que será cada vez más negro cuanto mayor sea el control de las empresas sobre nuestras vidas. Por un futuro donde no seamos esclavos; por un futuro laboral digno y próspero; ¡organízate y lucha!


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

lunes, 10 de septiembre de 2018

¿Por qué es peligroso el argumentario en favor de la libertad individual en el ámbito de las condiciones de trabajo?

0 comentarios


Os dejamos a continuación el texto literal que un trabajador de everis nos ha enviado con una reflexión acerca de la jornada de 10 horas y la libertad de elección:

«En la mentalidad capitalista, la que nos inculcan cada día, a veces de forma sutil, a veces de forma ruda y brutal, nos hacen creer que en la relación empresario-trabajador el poder lo tiene el primero, y si el segundo se enfrenta a este, está destinado a perder. En este contexto, acogemos como agua de mayo cualquier concesión por parte de la empresa, sin prestar la más mínima atención a lo que pagamos a cambio, véanse los compensados sacrificando la jornada de 40 horas, y/o las tardes libre a cambio de la jornada de 10 horas.

Aquí subyacen dos ideas fundamentales: las reglas las pone la empresa (ni el Estatuto de los Trabajadores, ni el Convenio Colectivo, ni cualquiera de las denigrantes leyes redactadas por la patronal), y el trabajador medio no sólo tiene que dar las gracias a la empresa y recibirlo con alegría sino que, además, tiene que presionar al compañero que es capaz de ver la trampa para volver a ponerle la venda en los ojos. Y como la empresa manda, lo que un día nos da, otro día nos lo quita y nos quedamos de brazos cruzados (recordemos que según el sistema ni siquiera es nuestro el descanso del bocadillo).

No quiero hablar aquí de la trampa en sí, sino de los tramposos, los "mediadores" que dicen estar en medio cuando deberían de estar del lado de los trabajadores y en realidad están del lado del empresario. Enarbolan la bandera de la libertad para justificar permitir, es decir, dar su consentimiento (y el de los trabajadores, ya que lo hacen en nuestro nombre), a ciertas modificaciones sustanciales de las condiciones del trabajo. Permiso que, por otro lado, el empresario necesita, ya que de no ser así, no lo pediría. Obviamente, detrás de estos movimientos, la empresa no busca el bienestar de los trabajadores, por más que se empeñe en venderlo como tal, sino conseguir ciertas concesiones que le permitan obtener "ventajas competitivas", como por ejemplo, ampliar el horario del centro de 7 a 21, con la excusa de la flexibilidad horaria. 

El argumento que más he oído es "Si la empresa lo permite, y a alguien le viene bien, ¿por qué tienen los del sindicato (en concreto, los de CSC) que limitarnos?". Sinceramente, ¿quién va a conciliar vida familiar alguna trabajando hasta las 9 de la noche? De nuevo aparece aquí la suposición de que la empresa es la que pone las reglas, la que nos "concede" y permite esta gran "mejora" (la cual no es tal, ya que lo que dejamos de trabajar por un lado lo trabajamos por otro).

Está muy bien eso de tener más libertad, pero claro, junto a la palabra libertad, viene otra más temida: responsabilidad. De hecho, aparece en negrita en el correo de Thierry y es uno de los grandes valores del centro. El problema con la libertad es que "las reglas del juego" se desdibujan, y al final, el responsable será el trabajador. Del mismo modo que, según el discurso de la empresa somos responsables de nuestra evolución y nuestra carrera dentro de la misma. Esto se puede traducir en que, si por una mala gestión, un trabajador tiene que echar horas extras, estas ya no se considerarán como tal, y el trabajador tendrá que modificar su horario de acuerdo a "las necesidades del proyecto", y sin la más mínima compensación. El trabajador es libre de aceptarlo o no, pero también será responsable por ello. Del mismo modo, si una mala asignación le sitúa en un proyecto para el que no da el perfil, el único responsable si se ve afectada su productividad será el trabajador.

Esto, unido a lo confuso y arbitrario del plan de carrera y el sistema de subidas anuales, en el que priman criterios subjetivos sobre los objetivos, se traduce en que cualquier trabajador debe dejar que se pisoteen sus derechos si quiere medrar en la empresa, o ver su carrera y su salario congelado si exige que estos se respeten. Además, el trabajador no tendrá derecho a quejarse (ni siquiera por desahogarse), porque lo que le sobrevenga será únicamente responsabilidad suya.

Volviendo a los que decíamos al principio, sobre el poder de la empresa frente al trabajador aislado, cuando un patrón, un responsable, pide a un trabajador que ceda parte de sus derechos, pone sobre él una losa, con todo el peso de la empresa, y ante esa presión, tenderá siempre a ceder ante el miedo a posibles represalias, directas o indirectas, ya que el sistema interno de la empresa no aporta al trabajador ni seguridad, ni herramientas para saber qué le corresponde al final de cada año.

La única forma que tienen los trabajadores de contrarrestar esa presión es unirse, y ejercer esa presión de forma conjunta. Porque a un trabajador se le sustituye fácilmente, pero sustituir a una plantilla entera es más costoso que entregarnos lo que nos pertenece. Lo que el comité consigue en nombre de la "libertad" del trabajador, no es otra cosa que desdibujar los límites de lo establecido, ya que para cada uno lo establecido es diferente, y por consiguiente, aislarlo de sus compañeros, puesto que al tener condiciones diferentes, es más difícil sentir que te puede tocar a ti, y solidarizarte con el compañero perjudicado. Pero claro, mañana te pueden cambiar de proyecto, y tus concesiones por parte de la empresa, o de tu anterior responsable, se pueden quedar en un limbo y no podrás reclamarlas porque “las necesidades del proyecto” tendrán más valor que tu dignidad.»
Leer más ...

miércoles, 25 de julio de 2018

Los Sindicatos de Clase del Estado Español rechazan el reciente pacto social entre la patronal, CCOO y UGT

0 comentarios

Los Sindicatos de Clase del Estado Español DECLARAN:

Su total y rotundo rechazo, firme y enérgico, del citado IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Pacto que combatiremos explicando a la clase obrera del estado español todas sus características negativas. Este es uno de los acuerdos que tomamos el 10 de julio en la reunión de los sindicatos afiliados y amigos de la FSM, celebrada en Madrid a iniciativa del Secretariado de la Federación Sindical Mundial. 

El nuevo acuerdo es fundamentalmente una recomendación de que los salarios aumenten alrededor del 2%, pudiendo llegar al 3% en función de la productividad y el absentismo. Esa subida, que supone una nueva pérdida de poder adquisitivo cuando el IPC oficial está ya en el 2,3%, ni siquiera está asegurada, por cuanto se trata de una recomendación; de hecho ya hay casos de propuestas patronales de aumento por debajo del 2% en la negociación de los nuevos convenios. Además, la patronal ha manifestado que el acuerdo no se cumplirá si el gobierno incrementa la presión fiscal a las empresas con el aumento del impuesto de sociedades. Por todo ello, el nuevo AENC no sólo es negativo para la clase obrera, sino que puede quedar en papel mojado si así lo decide la patronal. 

Inmediatamente después de firmado, los medios de comunicación y el gobierno burgués aplaudieron y bendijeron este acuerdo, presentándolo como un avance social de “profundo calado”. Además, los enemigos de la clase obrera no dudaron en afirmar que dicho Acuerdo “garantizará la paz social en las relaciones laborales”. Asimismo, este Pacto Social regala a la patronal su histórica reivindicación (siempre rechazada por el sindicalismo de clase) de hacer depender los salarios de la productividad y del absentismo, alineándose completamente con las directrices que imponen las multinacionales que deciden la política de la Unión Europea.

Tal como pasa en toda Europa, los trabajadores y trabajadoras de los países capitalistas siguen perdiendo logros históricos, adquiridos con largas luchas que supusieron sangre, asesinatos, despidos, exilios y sacrificios de nuestra clase. Al mismo tiempo, los capitalistas y las transnacionales siguen maximizando sus ganancias, acumulando riquezas en sus arcas.

No se pueden esconder, ahora menos que nunca, las responsabilidades históricas de los sindicatos amarillos que sembraron, para aplicar la Paz Social que les exigen los que les pagan las millonarias subvenciones que reciben (patronal, gobierno y la UE), la cultura de la colaboración de clases y de las mesas redondas, convirtiendo los diálogos en claudicaciones, y la expresión 'lucha de clases' en palabra prohibida para todas sus actividades públicas.

Los sindicatos abajo firmantes, hacemos un llamamiento a todos nuestros afiliados en el plurinacional Estado español, a seguir luchando contra las recetas de los patrones y sus lacayos, reivindicando la satisfacción de las necesidades contemporáneas de nuestra clase. Los sindicatos de clase no podemos aceptar bajo ningún concepto ningún acuerdo que suponga una subida salarial por debajo del IPC y por supuesto no podemos aceptar que el anhelo de la patronal de hacer desaparecer la referencia del IPC se haga realidad. Por todo ello los sindicatos firmantes seguiremos luchando, cada uno en su ámbito de actuación, para mejorar las condiciones de trabajo de la clase trabajadora y para neutralizar los efectos de este acuerdo que se trata de un paso más en las políticas re-centralizadoras del Estado Español.

El nuevo proceso de negociación anunciado en la Segunda Reunión en la Moncloa, celebrada el 10 de julio, de la patronal, el gobierno del PSOE y los sindicatos amarillos, presupone dar continuidad a los pasos atrás en las conquistas de la clase obrera. De nuevo se anuncian medidas que los sindicatos amarillos no están dispuestos a llevar a las asambleas de trabajadores.

También rechazamos la sumisión de los sindicatos amarillos a las decisiones del imperialismo europeo y mundial, que también el 10 de julio inició el proceso de doblar o triplicar sus gastos militares, como OTAN, para facilitar sus intervenciones imperialistas y genocidas, que solo sirven para robar las riquezas de los países de Asia y África, y generan la necesidad de emigrar hacia los países sin conflictos armados. Emigración en la que la clase obrera de los citados continentes ve morir cada año decenas de miles de sus miembros.

Por último, convocamos a todos nuestros afiliados a solidarizarse con nuestros hermanos y hermanas del Estado español que sufren represión por su lucha sindical (detenciones, cárcel, despidos, sanciones, etc.) y reiteramos nuestra solidaridad internacionalista y de clase, que incluye la necesidad de respetar el derecho de autodeterminación de los pueblos. 

Los sindicatos abajo firmantes seguiremos dando respaldo a todas las justas reivindicaciones planteadas por los sindicatos de clase, con el objetivo de alcanzar, más pronto que tarde, un cambio político y social radical para ir creando un nuevo modelo político, económico y social, sin explotación y con igualdad de derechos de todas las personas.


Estado español, julio de 2.018

AST (Alternativa Sindical de Trabajadores)
CGT (Confederación General del Trabajo)
COBAS (Sindicato de Comisiones de Base)
Confederación Intersindical
COS (Coordinadora Obrera Sindical)
CSC (Coordinadora Sindical de Clase)
CSI (Corriente Sindical de Izquierda, Asturies)
CSU (Extremadura)
CSU de PyJ (Pensionistas y Jubilados)
CTA (Central de Trabajadores de Andalucía)
CUT (Aragón)
CUT (de Galicia)
ESK (Euskal Herria)
IA (Intersindical de Aragón)
IAC (Intersindical Alternativa de Catalunya)
Intersindical Canaria
Intersindical CSC (Catalunya)
Intersindical Valenciana
FSC (Federación Sindical de Clase)
FSOC (Frente Sindical Obrero de Canarias)
LAB (Euskal Herria)
SAC (Sindicat de l'Administració de Catalunya)
SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores/as)
SDT (Sindicato Democrático de Trabajadores) (Málaga)
SOA-STA (Sindicato Obrero Aragonés - Sendicato d'os/as Treballadors/as d'Aragón)
Solidaridad Obrera (Confederación Sindical)
Somos Sindicalistas
STEI Intersindical (Illes Balears)
STM-Intersindical Valenciana (Sindicat de Treballadores i Treballadors del Metall)
Leer más ...

miércoles, 11 de julio de 2018

Reunión general 2018 en everis Centers Sevilla, IA, RPA y pena de muerte (y III)

0 comentarios

Por otro lado tenemos el 98.8% del PIB español que ha alcanzado la deuda pública en el primer trimestre del año, concluyendo no pocos economistas que el país está en bancarrota. Así mismo, en su informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018”, la Organización Internacional del Trabajo señala que “[...] el desempleo y los déficits de trabajo decente se mantendrán a niveles persistentemente altos en muchas regiones del mundo, cerca de 1.400 millones de trabajadores ocupaban un empleo vulnerable en 2017, y se prevé que otros 35 millones se sumen a ellos para 2019. [...] el número de trabajadores que viven en pobreza extrema se mantendrá por encima de 114 millones, afectando a 40 por ciento de las personas con un empleo en 2018”. En resumen, el panorama resultante no invita precisamente al optimismo para la clase trabajadora, por muy alentadoras que sean las palabras de los dueños de everis.




En el estudio más exhaustivo realizado hasta la fecha sobre el Capitalismo, aquel Carlos Marx que el mismísimo Fernando Francés tuvo el atrevimiento de nombrar, escribió: “En sus 'Principios de economía política' dice John Stuart Mill: «Es discutible que todos los inventos mecánicos efectuados hasta el presente hayan aliviado la faena cotidiana de algún ser humano». Pero no es éste, en modo alguno, el objetivo de la maquinaria empleada por el capital. Al igual que todo otro desarrollo de la fuerza productiva del trabajo, la maquinaria debe abaratar las mercancías y reducir la parte de la jornada laboral que el obrero necesita para sí, prolongando, de esta suerte, la otra parte de la jornada de trabajo, la que el obrero cede gratuitamente al capitalista. Es un medio para la producción de plusvalor. [...] La destrucción masiva de máquinas que tuvo lugar bajo el nombre de movimiento ludista en los distritos manufactureros ingleses durante los primeros 15 años del siglo XIX, a causa sobre todo de la utilización del telar de vapor, ofreció al gobierno antijacobino de un Sidmouth, un Castlereagh, etc., el pretexto para adoptar las más reaccionarias medidas de violencia. Se requirió tiempo y experiencia antes que el obrero distinguiera entre la maquinaria y su empleo capitalista, aprendiendo así a transferir sus ataques, antes dirigidos contra el mismo medio material de producción, a la forma social de explotación de dicho medio”



Es decir, si analizamos el mundo científicamente como hizo Marx y no superficialmente como quieren que hagamos los empresarios, los trabajadores podemos comprender que la automatización no es el problema sino en manos de quién está. Si las crestas de la crisis estructural del sistema capitalista son el dramático resultado que periódicamente provoca la anarquía de la producción capitalista, por el cual se producen bienes de consumo en cantidades tales que no se pueden consumir, enviando al paro a millones de trabajadores en todo el mundo y formando un ejército de reserva que la burguesía utiliza como mano de obra barata para despojar aún más de derechos a la clase trabajadora entera, como se ha demostrado históricamente con cada crisis de producción, la introducción a gran escala de la automatización de procesos bajo el Capitalismo aumenta todavía más las contradicciones del sistema porque el objetivo no es otro que el de producir a más velocidad y más cantidad, cayendo en la misma trampa del periodo anterior a la automatización pero mucho más agudizada porque la cuota de plusvalía será infinitamente menor.


Según expusieron los directivos de everis el día 4 de junio, en un horizonte temporal cercano estiman que un 30% de la producción estará totalmente automatizada. A continuación señalaron también que en ese mismo futuro inmediato será insostenible el ritmo de crecimiento de la plantilla que everis ha venido experimentando todo este tiempo. No hay que ser el padre de la sociología moderna como Marx para descubrir “Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia”: la relación entre automatización y paro es clara y directa. Si la automatización en particular y la producción en general no se ponen en manos de todo el pueblo trabajador para liberar al hombre de la explotación, las consecuencias serán catastróficas

Entidades y representantes de ALIANZA 4 UNIVERSIDADES, AYUNTAMIENTO DE BARCELONA, AYUNTAMIENTO DE MADRID, BERGÉ Y CIA, CASA ASIA, ESTEVE TEIJING HEALTHCARE, FICOSA, FUJITSU, GARRIGUES, GESTAMP, IBERIA, LÍNEAS AÉREAS DE ESPAÑA S.A. OPERADORA, SOCIEDAD UNIPERSONAL, INDITEX, MITSUBISHI, MITSUI&CO, NISSAN MOTOR IBÉRICA, PASIPHAE, REAL MADRID CLUB DE FÚTBOL, UNIVERSIDAD DE VALLADOLID y por supuesto everis integran la Fundación Consejo España Japón, presidida por el político, economista y empresario español, ministro de distintas carteras durante los gobiernos de Aznar, de 1996-2004 y desde diciembre de 2007 hasta agosto de 2013 presidente de Vueling ​Josep Piqué (para que luego se lamente Benito Vazquez de las tormentosas relaciones entre política y empresa). El panel 2017 llevaba por título “El futuro del trabajo y el trabajo del futuro” y en él se trataron los siguientes temas que no pueden esconder nuestra impugnación sobre la automatización: Transformación del mercado de trabajo en la era digital. Factores demográficos: envejecimiento de la población y la generación Millenial. Factores tecnológicos: automatización y destrucción de empleo. Nuevas profesiones. El trabajo del futuro. Nuevas competencias y habilidades profesionales y el reto de la obsolescencia profesional. Humanidades y carreras STEM en la educación del futuro. Transformación del rol económico y social del trabajo. Ellos piensan, analizan y actúan. Los trabajadores no podemos quedarnos rezagados. Nuestro presente y nuestro futuro están en juego.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!

Leer más ...

martes, 10 de julio de 2018

Reunión general 2018 en everis Centers Sevilla, IA, RPA y pena de muerte (II)

0 comentarios


Fernando Francés, entrevistado por ABC en 2006, hizo una sorprendente revelación: “Hay un socio que dice que esta compañía es el sueño de Marx, pero hecho por gente de derechas. Es verdad. Todos somos dueños de la compañía. Todos los empleados somos accionistas. Si las cosas van bien, van bien para todos. Si van mal, van mal para todos. Sin embargo, somos gente de derechas. Normalmente, cuando las personas de izquierdas, que tanto enarbolan esto, lo intentan hacer, no saben” . Esas declaraciones del que fue uno de los socios fundadores de everis tienen mucha enjundia. 

Para empezar, el señor Francés falta descaradamente a la verdad al meter en el mismo saco a dueños y ‘empleados’. En el sistema socioeconómico actual, los primeros son los propietarios de los medios de producción mientras que los segundos -trabajadores asalariados o proletarios- no poseen más que su fuerza de trabajo, que se ven obligados a vender al patrón de turno. En una sociedad así ni las relaciones sociales ni las relaciones laborales se basan en una especie de justicia universal. El dueño tiene el poder, el asalariado no.

En segundo lugar, sus palabras tienen un marcado carácter político alineándose públicamente con la derecha, a pesar de lo que decía Benito Vázquez -recién nombrado responsable adjunto de NTT Data para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y América Latina- a EL INDEPENDIENTE en 2017 de que “Ni los políticos tienen interés en escuchar a los empresarios ni viceversa”; a pesar de la extensa y polimórfica carrera política del actual presidente del grupo everis Eduardo Serra, ocupando cartera en el Ministerio de Defensa en el año 1982 con la UCD, pasando por la etapa socialdemócrata del PSOE como Secretario de Defensa hasta coronar en el gobierno del PP de Aznar la cartera de Ministro de Defensa, cuando puso en marcha despilfarradores Programas Especiales de Armamento que dejaron un agujero de más de 30.000 millones de euros en las arcas del Estado; a pesar de los, por ejemplo, 32 millonarios contratos que solamente el Ayuntamiento del cambio de Barcelona firmó con varias empresas del grupo everis el año pasado. Curiosa definición que le da el señor Vázquez al término interés.

Volviendo al asunto de la transformación digital, las señales del peligro que se cierne sobre la clase trabajadora son incontestables y no provienen únicamente de esa izquierda de la que tanta aversión siente el señor Francés sino de informes económicos elaborados por los mismos empresarios y grupos de opinión que tanto enarbolan la bandera de la automatización. Veamos unos cuantos ejemplos:

La OCDE "ya avanzó que más de 60 millones de trabajadores correrán el riesgo de ser reemplazados por máquinas en los próximos años. Y es que el 14% de los empleos en los países desarrollados son altamente automatizablesmientras que “otro 32% de empleos sufrirán cambios sustanciales por la influencia de la tecnología y la robótica. [...] En España, el porcentaje de empleos listos para escapar de manos humanas asciende al 20%, es decir, la tecnología puede destruir uno de cada cinco empleos

Otro informe demoledor es el que elaboró el Departamento de Macroeconomía, Área de Planificación Estratégica y Estudios de Caixa Bank, entidad nada sospechosa de ludismo. “Según sus estimaciones, un 43% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España tienen un riesgo elevado (con una probabilidad superior al 66%) de poder ser automatizados a medio plazo, mientras que el resto de los puestos de trabajo quedan repartidos a partes iguales entre el grupo de riesgo medio (entre el 33% y el 66%) y bajo (inferior al 33%)”


Por su parte, en la edición de 2016 en Davos, el Fondo Monetario Internacional señaló que en total la inteligencia artificial dilapidará cinco millones de puestos de trabajo para 2020 en los 15 países más industrializados del mundo.

A las funestas previsiones del impacto de la transformación digital en el mundo del trabajo debemos añadir, por un lado, la crisis sistémica mundial del capitalismo, que en el Estado español tuvo su última aparición en 2007 con un saldo de casi 3.3 millones de puestos de trabajo destruidos, cifra que le concede el honor de encabezar la sangría del paro en toda Europa con 6.1 millones de personas sin trabajo en su punto álgido de 2013.

Leer más ...

lunes, 9 de julio de 2018

Reunión general 2018 en everis Centers Sevilla, IA, RPA y pena de muerte (I)

0 comentarios

El pasado 4 de junio tuvo lugar en un céntrico hotel de Sevilla una nueva edición de la reunión general que everis viene organizando anualmente en nuestra ciudad mediante la cual sus directivos ofrecen a los presentes la visión empresarial de la actualidad del negocio tanto a nivel internacional como local. 



Como en años anteriores, la dirección presentó mediante ilustrativas diapositivas un aluvión de cifras relativas a plantillas, incorporaciones, salidas, estimaciones, proyectos, etc. Pero lo novedoso en esta ocasión fue el enfoque común que los principales oradores dieron a sus ponencias ensalzando las virtudes de la Inteligencia Artificial (Artificial Inteligence, AI) y la Automatización de Procesos (Robotic Process Automation, RPA) áreas del conocimiento que, a tenor de lo expresado, debemos considerar como las dos partes integrantes del maná del mundo empresarial del siglo XXI que traerá un futuro desbordante de prosperidad.


A modo de macabra introducción intervino Juan Garay, socio de centros y apoderado de everis Spain S.L. desde octubre de 2017. Interpretando la historia como a los dueños de los medios de producción les interesa, Garay se sumó a todo ese ejército de organizaciones e individuos que, como la poderosa Fundación para la Tecnología de la Información e Innovación de Estados Unidos -financiada por gigantes corporaciones como Google, Dell o Microsoft que compiten con el PIB de muchos países- aprovechan cualquier ocasión (y la reunión general era idónea) para criminalizar el movimiento obrero cuando éste se rebela ante tanta injusticia y sufrimiento

Así, el responsable de producción de everis Centers hizo un relato descalificador acerca de lo que se ha dado en llamar ludismo, un movimiento espontáneo de obreros destructores de máquinas surgido entre 1800 y 1830 en Inglaterra. Olvidó mencionar el señor Garay que aquella era “[...] una década de guerra contra Napoleón [que] disparó el desempleo, así como los precios de los productos cotidianos. La clase trabajadora sufría una fuerte crisis económica y los dueños de la potente industria textil del norte de Inglaterra buscaron reducir costes mediante la bajada de los salarios de sus trabajadores y la introducción de nueva maquinaria que suponía prescindir de parte de la mano de obra para obtener un producto más barato pero de peor calidad. Con los sindicatos prohibidos y perseguidos desde 1800, el movimiento ludita surgió el 11 de marzo de 1811 en Arnold, cerca de Nottingham. Después de ser reprimida por el ejército una protesta que demandaba más trabajo y mejores salarios, esa misma noche una turba destruyó 63 telares automáticos que reemplazaba la fuerza de trabajo de los tejedores”

Lo que no olvidó señalar el señor Garay, tal y como dejó explícitamente dicho ante casi 600 trabajadores, suponemos que en un intento de amedrentar al personal, fue el final que les deparó a aquellos luditas cuyo único delito fue luchar como sabían y podían para que se les respetase su sustento de vida: la pena de muerte. Efectivamente, “La respuesta del Gobierno británico fue implacable. 12.000 soldados se desplegaron para luchar contra los luditas, superando en número a las tropas enviadas a la península ibérica para luchar contra Napoleón. El parlamento aprobó en 1812 una ley que castigaba con pena de muerte la destrucción de máquinas. Al menos 30 luditas fueron ahorcados y más de 60 fueron desterrados a Australia”

Pero la cosa no se quedó en una mera revisión de la historia sino que advirtió a todo aquel que ose ir en contra de la sacrosanta automatización que correrá la misma suerte de castigo que los luditas del siglo XIX. Vemos una vez más que la empresa y su sindicato CCOO añoran aquellos años en los que los trabajadores eran brutalmente reprimidos por el hecho de defender sus derechos.

Tirando de hemeroteca, podemos leer que everis es pionera en las áreas de IA y RPA, habiendo definido su “Modelo de Pensamiento Productivo” ya en el año 2010; un concepto que, en palabras de Rodrigo Catalán, director ejecutivo del departamento homónimo “nos hace capaces de transformar y exponenciar los beneficios a grandes organizaciones. Por su parte, Rodrigo Zambón, responsable de BPO Américas de everis, explica que el Pensamiento Productivo “es mejorar la calidad de los productos mitigando los riesgos y disminuyendo los costos del negocio [...]”. Por si los eufemismos anteriores no nos dieran suficientes pistas sobre las implicaciones que tiene la automatización para los trabajadores, el portal CIOPERU, cuyo fin es “brindar a los líderes de Tecnología de la Información y Comunicaciones [...] la información más precisa relacionada con las aplicaciones de las tecnologías de la Información (TI) en la gestión empresarial, en busca de facilitarles el logro de sus objetivos empresariales”, nos lo explica con total claridad: “[...] el Pensamiento Productivo permite eficiencias exponenciales, como una reducción de costos de entre el 20% al 40% y una reducción en la planilla -o contratos con terceros- de hasta el 80%. Con esta visión, por ejemplo, se logró que una empresa de transporte redujera sus FTE (la cantidad de empleados necesaria para realizar una tarea) en un 80% [...]”.

Por su parte, las reflexiones de David Pereira, responsable de arquitectura digital de everis España e inteligencia artificial de everis Europa, hechas para el diario del negocio digital Kilpell01 son también muy reveladoras. Por un lado, señala que “McKinsey predice que un tercio de las tareas se automatizarán en cerca del 60% de los trabajos. Un informe de la Casa Blanca de 2016, por su lado, señalaba que el 83% de los trabajos por debajo de los veinte dólares la hora iban a desaparecer. Estos son los más alarmistas. En mi opinión, la IA todavía está en una fase de madurez muy temprana. Más que sustituir a los humanos, les dará apoyo. Todavía falta mucha regulación en este campo y un debate ético y moral.” para inmediatamente después afirmar que ”Los trabajos más mecánicos serán los más susceptibles de ser sustituidos por la IA [...]”.

Leer más ...

martes, 3 de julio de 2018

Significado de 'negociación' para everis, un paripé con sus secciones sindicales

0 comentarios

En el Pleno extraordinario del comité celebrado el 10 de mayo, cuando aún la empresa no había implantado la política de flexibilidad horaria que llevaba fraguando desde hacía meses, los miembros de CSC incluimos en el orden del día el siguiente punto:

  • Solicitar a la empresa negociar con el comité la política de flexibilidad horaria para que se puedan disfrutar de tardes libres sin necesidad de ampliar la jornada ordinaria a 10 horas diarias
Probablemente para no desdecirse de lo que venía defendiendo junto a la empresa en sus negociaciones secretas, CCOO propuso eliminar la enjundia de nuestro texto, es decir: “para que se puedan disfrutar de tardes libres sin necesidad de ampliar la jornada ordinaria a 10 horas diarias”. Por nuestra parte no teníamos inconveniente en que el punto se cerrara con el texto amputado si con ello salía adelante la propuesta porque dejaba abierta la posibilidad de plantear más tarde la cláusula eliminada. Efectivamente, la votación fue favorable con las 5 abstenciones de Actúa.

El 11 de junio la empresa recibía en la cuenta de correo de Spain Laboral la susodicha solicitud. De todo lo ocurrido aquel día tenéis puntual información en nuestro comunicado “Crónica de un gatillazo”.

El 15 de junio Spain Laboral tenía la deferencia de confirmar la celebración de la reunión “para informar sobre la política de flexibilidad horaria y recibir el feedback y opciones de mejora por parte del mismo” aunque sin concretar ninguna fecha. Habría que esperar hasta el 20 de junio, es decir, 9 días después de la recepción del correo del comité, para que la dirección del centro de Sevilla fijara la cita para el día 27 del mismo mes, aunque para esa fecha la empresa ya había implantado unilateralmente su plan, como anunció públicamente el responsable de People Centers, Thierry Biotteau

Fue el director del centro, José María Díaz, quien dio comienzo a la reunión preguntando qué era lo que el comité quería saber en relación a la política de flexibilidad horaria. Era de esperar que la presidenta del comité respondiera en los términos en los que habíamos acordado en el Pleno del 10 de mayo pero ante el silencio en la sala decidimos intervenir los miembros de CSC dando lectura a la propuesta que llevamos por escrito y que podéis leer íntegramente en este enlace. Como se puede ver, en ella reivindicamos un modelo de flexibilidad laboral que realmente suponga un beneficio para los trabajadores, eliminando la jornada diaria de 10 horas e incluyendo numerosos ejemplos de empresas donde ya se aplican jornadas anuales considerablemente inferiores a las excesivas 1800 de everis. Es decir, demostramos que nuestra propuesta es perfectamente factible en el contexto económico actual, además de ser justa desde el punto de vista de quién produce día a día todo lo que se genera en la empresa, que somos los trabajadores.

Aunque podéis leer la propuesta al completo en el enlace anterior, en resumen, se basa en los siguientes puntos:

  • Posibilidad de desplazar la jornada intensiva para comenzar a mediados de junio en lugar de principios de julio, realizando jornada intensiva desde el 15 de junio hasta el 31 de agosto.
  • Posibilidad de entrada al centro de trabajo desde las 7:00 hasta las 10:00.
  • Posibilidad de salida del centro de trabajo desde las 15:00 hasta las 19:00.
  • Posibilidad de realizar jornadas diarias de entre 7 y 9 horas en horario estándar de invierno, computando 40 horas semanales (9 - 9 - 8 - 7 - 7; 8 - 8 - 8 - 8 - 8; 9 - 8 - 8 - 8 - 7 ...).
  • Jornada intensiva de 7 horas diarias de lunes a viernes en verano, computando 35 horas semanales.
  • 4 festivos de empresa en semana santa o feria.
  • 4 festivos de empresa en navidades.

Pero nada más lejos de entablar una negociación seria entre las partes, lo que expresó el director del centro fue su negativa tajante a cualquier propuesta encaminada a reducir la jornada laboral aduciendo que es el mercado el que lo impide, argumento que nos recuerda lo que escribimos en un anterior comunicado y que sintetiza una vez más la posición de la empresa:

“A pesar de haber obtenido unos beneficios de 74,3 y 96 millones de euros en los últimos dos años, everis no está dispuesta a sentarse a negociar absolutamente nada que pudiera suponer ni siquiera una mínima redistribución de esos beneficios en favor de unas mejores condiciones para los trabajadores, mostrando de esa manera el más absoluto desprecio por nuestras condiciones de vida. Entretanto, continúan usando esos beneficios para seguir expandiendo sus negocios, como la inversión de $700 millones en innovación en la Región del Bío Bío (Chile), mientras aquí en nuestro país siguen contratando a programadores junior por un mísero salario de 10.500 euros brutos anuales”.

A partir de ese momento comenzó el pasteleo habitual de intercambio de impresiones entre la empresa y las secciones amarillas del comité. 

A los intentos de éstos de dulcificar un poco el plan de flexibilidad de la empresa, pidiendo que se fijaran unas normas mínimas que garantizaran el mantenimiento de la jornada elegida por el trabajador ante un cambio de proyecto, la contestación que recibieron por parte del director del centro fue que hay que asumir el riesgo de la misma forma que el teletrabajo y que la empresa no puede hacer una norma para todo. En concreto recalcó que nadie se vaya a creer que por acogerse al horario de 40 horas semanales automáticamente podrá hacer un turno de 7:00 a 15:00 porque ese horario está pensado para entrar a las 8:00 y salir a las 17:00

El resto de ideas que CCOO y Actúa ofrecieron a la empresa recibieron respuestas similares por parte del director del centro: que habría que elevarlo hacia arriba, que él no puede tomar esa decisión, etc. y siempre apostillando que personalmente ve difícil que la empresa las conceda, demostrándose así que en la estructura empresarial del grupo everis, el Centro de Sevilla no tiene autorización para determinar las políticas a aplicar y que quien corta el bacalao en los asuntos importantes está en los despachos de la Avenida de Manoteras de Madrid.

Antes de finalizar la reunión y para intentar mantener el engaño de que la empresa quería escuchar a los representantes legales de los trabajadores, el director del centro solicitó que el documento elaborado por CSC fuera remitido a la dirección de la empresa para ser estudiado, recalcando una vez más que la empresa no se planteaba en ningún momento reducir la jornada anual, ante lo que los miembros de CSC contestamos que lo trasladaremos al comité de empresa para que sea este órgano el que lo apruebe y envíe.

Respecto a la crónica de aquella farsa de reunión entre la empresa y el comité, nada más que añadir por nuestra parte, constatando que los trabajadores seguimos perdiendo derechos y que la única forma de conseguirlos es mediante la unidad, la organización y la lucha. Por eso es necesario fortalecer el sindicalismo de clase participando todos en CSC.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

martes, 26 de junio de 2018

La Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz muestra su apoyo a CSC

0 comentarios
La Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz, ante las inminentes elecciones sindicales en Ayesa AT, muestra su apoyo a la candidatura de CSC. Os dejamos a continuación el texto completo del comunicado emitido:


Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger