viernes, 16 de noviembre de 2018

Proyecto Motocicleta (CCOO), haciendo honor al sindicato al que representa, juega sucio en el comité

0 comentarios


El pasado 10 de septiembre de 2018, en una reunión extraordinaria del comité de empresa, se aprobó la presentación de un conflicto colectivo por la negación de la empresa a formar una comisión para la negociación del plan de igualdad.



En dicha reunión, CSC dejó claro desde un primer momento que para dicho conflicto no podíamos confiar en los servicios jurídicos de CCOO, puesto que estos pertenecen a la estructura de dicho sindicato y responden ante ellos, y por diversos motivos que iremos desglosando en CSC no confiamos en el proceder de dicho sindicato y sus servicios jurídicos.









Como puede verse en este extracto del acta del pleno del comité de dicho día, la experiencia nos demuestra cómo trabajan los servicios jurídicos de CCOO, que desestiman un conflicto colectivo presentado en nombre de un comité de empresa sin el consentimiento de éste, lo que llevó a estos trabajadores a abandonar CCOO.





En este segundo extracto podemos ver la explicación en detalle de cómo los servicios jurídicos de CCOO comunicaron un día antes del juicio la anulación del mismo al comité de empresa de Indra Software Badajoz, sin dar explicaciones hasta dos meses después, y en contra del criterio del propio comité, que decidió en su mayoría abandonar CCOO.


También puede verse en dicho extracto cómo los miembros de CSC no tenemos ningún problema en presentar el conflicto colectivo con los miembros del comité de empresa, independientemente de su afiliación sindical, pero no podemos admitir que CCOO, cuyas cúpulas negocian a nivel político con las empresas y a espaldas de los trabajadores, participe en dicho conflicto.




Desde CSC aclaramos además en dicha reunión que la asesoría jurídica con la que trabajamos, Autonomía Sur, no pertenece a las estructuras de nuestro sindicato, sino que es una asesoría independiente, que trabaja también para otros sindicatos. Además, desde dicha asesoría ya nos habían avisado que en el pasado, cuando habían intentado coordinar procesos conjuntamente con los servicios jurídicos de CCOO, no había funcionado.


Ante el interés de aprobar en primer lugar la presentación del conflicto colectivo, desde CSC dejamos también claro que había que definir con qué asesoría jurídica se iba a presentar.




De nuevo en esa misma reunión hicimos hincapié en la imposibilidad de presentar el conflicto colectivo de forma conjunta entre ambas asesorías jurídicas.




En dicha reunión, CCOO solicitó información acerca del caso de Indra para poder contrastar con los servicios jurídicos ese caso. Información que fue facilitada por CSC.




En el correo que se muestra a continuación puede verse la información facilitada por parte de CSC a CCOO acerca de ese caso y de otros muchos que hacen que desconfiemos de las estructuras y los servicios jurídicos de CCOO.




En dicho correo, además del caso de Indra, se relatan otras actuaciones de CCOO en las que este sindicato ha actuado contra los trabajadores a los que dicen representar y defender:








Por estos y por muchos otros motivos, desde CSC hemos dejado clara en numerosas ocasiones nuestra negativa a que los servicios jurídicos de CCOO se inmiscuyan en los asuntos del comité de empresa de everis Centers Sevilla. Pero lejos de escuchar nuestros argumentos, los miembros de dicho sindicato (Proyecto Motocicleta), están intentando ahora mediante una sucia jugarreta incluir por todos los medios a sus servicios jurídicos, que ha quedado más que demostrado que obran de espaldas a los trabajadores y en su contra, en este conflicto.


La jugada que intentan llevar a cabo es la siguiente:


Este es el orden del día planteado por CCOO para la próxima reunión del comité de empresa:




Como puede verse, a pesar de haber insistido desde CSC numerosas veces en la imposibilidad de hacer la demanda de forma conjunta, desde CCOO insisten en votar un punto que, de aprobarse, no podría llevarse a cabo, o lo que es lo mismo, proponen votar una imposibilidad. No contentos con ello, las posibilidades reales, que son las de aprobar la demanda con la asesoría propuesta por CSC (Autonomía Sur), o presentar la demanda con los servicios jurídicos de CCOO, se incluyen en dos puntos del orden del día que solo se votarían de no aprobarse el anterior punto, desvirtuando de esta forma la votación al intentar eliminar la posibilidad de que se voten esos puntos si consiguen antes lo que les conviene.


Pero dicha jugada sucia, sospechamos, va más allá, y es que bajo la excusa de trabajar como comité de empresa de forma conjunta, posibilidad esta que los miembros de CCOO en el comité ya han pisoteado numerosas veces antes, como cuando votaron en contra de presentar una demanda colectiva por incumplimiento de las categorías y las tablas salariales del convenio, los miembros de Proyecto Motocicleta ya estuvieron dejando ver cuáles podían ser sus intenciones.


En reuniones del comité de empresa celebradas los días 28 de septiembre y 29 de octubre, con la asesoría jurídica Autonomía Sur y los servicios jurídicos de CCOO respectivamente, desde CCOO preguntaron lo siguiente:






Como puede intuirse por las preguntas realizadas por CCOO a ambas asesorías jurídicas, la jugada consistiría en, una vez votado en el comité el surrealista orden del día presentado por CCOO, bien porque se aprobara una imposibilidad, bien porque no se aprobara nada (puesto que tal como está planteado es algo probable), tirar por la calle de en medio y presentar ellos la demanda como sección sindical, dejando en manos de los servicios jurídicos de CCOO un tema tan importante, y monopolizando una vez más las negociaciones por parte de este sindicato que hace bien poco firmaba un convenio colectivo, tan dañino que ni sus propios delegados en everis estaban de acuerdo.




Ante nuestro intento de votar en el comité de empresa los puntos de forma correcta (o bien presentar la demanda con los servicios jurídicos de CCOO o bien presentarla con los servicios jurídicos de Autonomía Sur), CCOO se niega a modificar el orden del día en un rastrero intento de embarrar la situación y sacar rédito para su sindicato. La supuesta línea que pudiera separar a la dirección de CCOO de sus delegados, la posible autonomía que pudieran tener los miembros del comité de empresa de dicho sindicato, vemos cómo queda totalmente destruida ante esta defensa a ultranza por parte de Proyecto Motocicleta de los servicios jurídicos de CCOO.


Esta postura sitúa a los miembros de CCOO en el comité en el mismo plano que la dirección de su sindicato, dirección que acata las reformas laborales, que negocia convenios dañinos y llenos de retrocesos, que maltrata a sus propios trabajadores, que está corrompida hasta la médula. Eso es lo que representa Proyecto Motocicleta en everis Centers Sevilla.


Para darle la vuelta a esta situación necesitamos organizarnos en torno al sindicalismo de clase, un sindicalismo honesto y con principios, un sindicalismo que no traicione a los trabajadores ni negocie a sus espaldas.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A CSC!
Leer más ...

martes, 30 de octubre de 2018

¿Qué es la Coordinadora Sindical de Clase?

0 comentarios


Los miembros de la sección sindical de CSC en everis Centers creemos que es importante regirse por unos principios y estar organizados en base a ellos. Es por eso que pertenecemos a la Coordinadora Sindical de Clase, que es la organización sindical que representa nuestra visión sindical y nuestra idea de cómo y con qué objetivos deben defenderse los derechos de los trabajadores en un centro de trabajo.


Para explicar por qué formamos parte de CSC, creemos que lo mejor es exponer el documento “¿Quienes somos?”, que recoge perfectamente los principios y la política sindical que asumimos en nuestro sindicato, no como una mera declaración de principios sino llevándolos a la práctica con todas las consecuencias.


¿Quiénes somos?


La Coordinadora Sindical de Clase (CSC) es una organización sindical de ámbito nacional que reivindica el sindicalismo de clase en el estado español ante la deriva del sindicalismo en los últimos 40 años.


Nuestra forma de hacer sindicalismo

  • CSC se financia exclusivamente con las cuotas de sus afiliados, lo que garantiza la independencia en sus actuaciones. Ni subvenciones públicas ni prebendas por parte de la patronal.
  • Apostamos por la potenciación y el desarrollo del Comité de Empresa como órgano unitario y democrático que representa a todos/as los trabajadores/as en la empresa.
  • Oposición rotunda a los delegados sindicales liberados por las empresas apostando por el trabajo de los delegados/as en sus centros de trabajo.
  • La Asamblea de trabajadores/as es un elemento primordial para defender sus derechos y es por ello que la CSC la considera como una herramienta fundamental para el fomento de la participación y la unidad de los trabajadores.
  • Unidad de acción con aquellas organizaciones sociales, políticas y sindicales que reivindiquen el sindicalismo de clase y la unidad de todos los trabajadores, independientemente de la empresa a la que pertenezcan y del sector en el que desarrollen su actividad.
  • Por la superación del ámbito de la empresa y del marco territorial y por la unidad de toda la clase obrera.

¿Qué queremos hacer?


Creemos en la fuerza de los trabajadores y que, entre todos, podemos y debemos transformar la realidad. Por eso, queremos hacer protagonistas a los trabajadores de las decisiones importantes que afectan a su futuro, que todos aportemos soluciones. Para ello es necesario comprender la realidad que nos rodea y, en ello, CSC pone todos sus esfuerzos en mantener informados a los trabajadores y trabajadoras y elevar su conciencia: todos los trabajadores tenemos unos intereses comunes que van en contradicción con los del empresario que quiere ganar más a nuestra costa. Para que ellos ganen más, nosotros debemos perder derechos. Y eso no lo vamos a consentir. Por eso queremos construir una fuerza que haga frente común al empresario y poder defender con más ímpetu los derechos que tanto costó conseguir durante años de lucha.


¿Qué prometemos?


Los delegados de la CSC podríamos prometer el cielo si quisiéramos pero solo podemos prometer lo que podemos cumplir al 100%:

  • Lucha, determinación y fortaleza.
  • CSC NO va a firmar NINGÚN retroceso en las condiciones de los trabajadores y ni mucho menos ningún ERE. CSC no es partidario de firmar el mal menor.
  • Los delegados de CSC se deben comprometer a elevar en conciencia a sus compañeros, informándoles, trasladándoles su visión y fomentando su participación.
  • CSC está abierto a la negociación siempre que suponga un avance en las condiciones de los trabajadores.
  • Siempre y cuando se respeten los principios que definen nuestra forma de hacer sindicalismo, la dirección del sindicato – ni ningún órgano superior del mismo – no se inmiscuirá en el trabajo interno de los afiliados dentro de la empresa.

¿SOMOS RADICALES?


Por supuesto que sí. Según la RAE:


Radicalismo.


2. m. Conjunto de ideas y doctrinas de quienes, en ciertos momentos de la vida social, pretenden reformar total o parcialmente el orden político, científico, moral y aun religioso.


Queremos, entre todos, cambiar las cosas desde la raíz. Así que:


Sí, somos radicales… pero no somos extremistas


¿CREEMOS EN EL DIÁLOGO?


Claro que creemos en el diálogo. En ningún momento renunciamos a sentarnos en una mesa para dialogar y/o negociar con quien sea si con ello podemos conseguir mejoras y avances para los trabajadores. Pero creemos que los acuerdos favorables para los trabajadores se arrancan desde una posición de fuerza y nunca desde una posición de inferioridad y debilidad.


Diálogo sí para avanzar, nunca para retroceder


NUESTROS PRINCIPIOS


CSC debe dejar claro y por escrito cuáles son los principios que impulsan en su existencia y en su forma de vivir el día a día y para que quede claro a todos aquellos que reinventan el modelo sindical cada veinte minutos. Debemos tener definidos perfectamente cuáles son esos principios y su forma de aplicarlos.


Estas características y principios son:

  • CSC tiene como objetivo, en todas sus actuaciones, realizar una transformación de la sociedad económica, política y social y, para ello, su proyecto sindical se basa en transformar el actual Estado y donde se invierta el actual desorden económico, donde los seres humanos estemos protegidos desde el trabajo, la educación, la salud, donde se socialice la riqueza y donde se tenga capacidad productiva. Pensamos en un mundo nuevo y no nos resignamos a que generaciones futuras vivan en un mundo como el actual, en el que unos necesitan trabajar para poder sobrevivir y otros viven para enriquecerse a costa del trabajo de los demás.
  • CSC es ANTICAPITALISTA porque el tipo de economía capitalista hace que miles de millones de seres humanos vivamos con sufrimientos innecesarios en nuestras vidas.
  • CSC reconoce la LUCHA DE CLASES como motor de la historia porque es el método que sirve para que los trabajadores tomen conciencia de su existencia colectiva y de sus intereses colectivos contrapuestos a los del capital. La LUCHA DE CLASES es consustancial a nuestra existencia como organización.
  • CSC debe ser SOLIDARIA. En ello nos va nuestra fuerza: somos solidarios y debemos saber dar una respuesta adecuada en cada momento pensando en el colectivo y no sólo por lo que nos pase a nosotros en primera persona; nos importa lo que le ocurra al compañero ya que somos conscientes de que los despidos que se hacen en la empresa de al lado mañana puede ser para nosotros. Con la solidaridad tejemos lazos y vínculos entre los trabajadores que garantizan nuestra propia seguridad en todos los aspectos de la vida.
  • CSC NO es CORPORATIVISTA. El corporativismo es aquel que cree que el solo hecho de pertenecer a una profesión, empresa o ámbito territorial tiene el derecho a preservar sus propios intereses por encima del resto. Si los intereses entre los trabajadores de dos empresas o de una misma empresa están vinculados entre sí – como siempre lo están –, no tiene lógica llevar una política sindical distinta.
  • CSC debe tener un CÓDIGO DE ÉTICA. Los representantes de los trabajadores que se presenten por CSC en las empresas deben de saber claramente que la utilización del crédito horario sindical es para trabajar para los trabajadores en el Sindicato o en el centro de trabajo y que debe ser motivo de expulsión el mal uso de ese crédito horario. Asimismo, los representantes de CSC tienen la obligación de defender los intereses de los trabajadores y, si tienen alguna incompatibilidad con el ejercicio de esa responsabilidad, deben comunicárselo a la Dirección y apartarse de la representación.
  • EN CSC estamos EN CONTRA de la figura del LIBERADO SINDICAL. Para representar a sus compañeros, el delegado de CSC debe estar en primera fila, conociendo de primera mano los problemas de sus compañeros. Si el delegado comparte los mismos problemas que sus compañeros, empatizará más fácilmente con su situación. Un delegado que se aleje voluntariamente de su centro de trabajo no puede ejercer una labor sindical efectiva.
  • CSC es DEMOCRÁTICA, puesto que sus decisiones las toma de forma colegiada y por acuerdo de la mayoría.
  • CSC es INTERNACIONALISTA. Los intereses de los trabajadores están vinculados a esquemas de producción y de explotación de los productores o de los servicios impuestos por el capitalismo. Esos esquemas traspasan las fronteras y los trabajadores de distintos países tenemos que estar vinculados con objeto de tener una visión del conjunto de los movimientos del capital. Por eso es fundamental la solidaridad internacional de los trabajadores. Para ello, CSC forma parte de la Federación Sindical Mundial (FSM), a nivel internacional.
  • CSC es INDEPENDIENTE del Estado y la Patronal. CSC no puede tener ningún compromiso que la vincule al Estado en la opción de gobierno, puesto que es una organización obrera de carácter económico. En el ejercicio de sus objetivos, en todo momento, será independiente del Estado y la Patronal.
Leer más ...

martes, 23 de octubre de 2018

¿Hasta cuándo se van a reír de nosotros?

1 comentarios


Ayer asistimos a una nueva iniciativa de everis para recordarnos lo 'cool' que es esta empresa y la suerte que tenemos de trabajar aquí, que nos invitan a galletas y a juegos clásicos de ordenador. Rara es la semana que no nos sorprenden con un evergrupo, un desayuno solidario, un concurso fotográfico o una fiesta temática. La propaganda verde inunda nuestros buzones de correo con mensajes positivistas que intentan vender la imagen de empresa moderna y que se preocupa por nosotros.


Para todas esas campañas de marketing, desayunos, fiestas, etc, ninguna inversión parece poca; todo con tal de mantener esa imagen. Pero para lo que realmente preocupa a los trabajadores, para nuestros salarios y nuestras condiciones de trabajo, cualquier inversión es inviable, impensable. A pesar de vender que es una empresa abierta y comunicativa, everis no acepta sentarse a negociar absolutamente nada que implique una verdadera mejora en nuestras condiciones de trabajo.


Cuando desde CSC planteamos una plataforma de negociación para un convenio de empresa, que incluye entre otras medidas, unas categorías laborales reales en función de las tareas que realizamos y con unas tablas salariales adecuadas, y no una amalgama como lo que firmaron patronal, CCOO y UGT en el nuevo convenio colectivo, salarios que nunca bajen de los 1000 euros netos mensuales en 14 pagas, establecer cláusulas para que ningún trabajador pierda nivel adquisitivo (subidas mínimas ligadas al IPC), reparto de beneficios, una jornada máxima anual de 1600 horas (en lugar de las 1800 actuales), jornada semanal de 35, etc, everis ni siquiera tuvo la decencia de sentarse a negociar con el comité de empresa estas medidas, no para que se impusiera nuestra propuesta al completo, sino tan siquiera para llegar al más mínimo acuerdo.


Cuando planteamos una flexibilidad horaria basada en una reducción de la jornada anual de forma que se trabajaran 40 horas a la semana (en lugar de 43), manteniendo jornada intensiva en verano así como compensados en semana santa/feria y en navidad, la empresa nuevamente se negó a sentarse a negociar nada.


Como último ejemplo de esta postura de cerrazón, ante un requerimiento de la Inspección de Trabajo que solicita a la empresa que negocie un plan de igualdad que la empresa ha venido modificando de espaldas a la representación legal de los trabajadores, everis se niega una vez más a negociar nada.


Ante las múltiples peticiones del comité de empresa, everis hace oídos sordos y se niega una y otra vez a ceder en absolutamente nada, mostrando una postura extremista, encerrada en su posición de desprecio hacia los trabajadores, a los que se niega a conceder el más mínimo beneficio real. Pero todo eso lo tapan una y otra vez con medidas propagandísticas que encubren los verdaderos problemas: salarios miserables, horas extraordinarias desmedidas, jornadas de trabajo en festivos y fines de semana, etc. Y mientras tanto, cada año se cuidan de restregarnos por la cara los millonarios beneficios obtenidos a nuestra costa.




Todo esto ocurre ante nuestra pasividad, o más bien, por nuestra pasividad. Dejamos que nuestro día a día nos consuma y que pasen las semanas, deseando que llegue el fin de semana (aquellos que no tengan que trabajarlo, claro), las vacaciones, anhelando un futuro mejor que solo será posible si nos organizamos y luchamos por él. Todas las conquistas laborales de las que hoy disfrutamos (vacaciones pagadas, fines de semana, etc) son el fruto de la organización y la lucha de los trabajadores en el pasado, y nuestra apatía y desidia actuales están haciendo que poco a poco vayamos perdiendo todas esas conquistas. Si los trabajadores no damos ya un paso al frente y comenzamos a pelear todos unidos por nuestros derechos laborales, por nuestras condiciones, por nuestros puestos de trabajo, la situación seguirá empeorando cada día irremediablemente.


Desde CSC hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a que comencemos a organizarnos en torno al sindicalismo de clase, en torno a unos principios que vayan más allá de bonitas palabras y que nos pongamos todos manos a la obra a construir la representación que los trabajadores de everis necesitan para defender sus derechos. Por eso te animamos a que te pongas en contacto con nosotros y demos el primer paso para tener un futuro mejor en la empresa.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A CSC!
Leer más ...

lunes, 1 de octubre de 2018

Un gerente en el comité de empresa

0 comentarios


En mayo de 2015 hacían uno a uno su presentación formal los componentes de la “Plataforma Actúa” de cara a las elecciones sindicales de junio de ese mismo año. Uno de sus miembros, José Antonio Ramiro Bonet, se expresaba así:


El resultado de aquellas elecciones sindicales permitió a Ramiro Bonet entrar en el comité de empresa, del cual forma parte hasta la fecha. 

El Artículo 16 del Real Decreto 1382/1985, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del personal de alta dirección, dice que “el personal de alta dirección no participará como elector ni como elegible". Además existe abundante jurisprudencia al respecto que impide albergar la más mínima duda de quién puede o no participar en un proceso electoral:

“No puede presentarse ni votar ni avalar el personal con poderes especiales (dirigir, despedir, asignar funciones e incentivos, comprar y vender, bancos, hipotecas, representar a la empresa en juicio y fuera de él)”. Laudo B-154/05 Barcelona.

“No puede presentarse ni votar ni avalar el director general (laudo 27/84 Badajoz) ni aquel que ejerza sus funciones sin serlo”. Laudo B-80/08 Barcelona.

"Con independencia de que exista o no un acto formal de apoderamiento, si el trabajador se encuentra incluido en el círculo en el que se adoptan las decisiones estratégicas de la empresa, procede su exclusión del censo". Laudo 18/96 Sevilla.

"Cuando los poderes son ejercitados con plena autonomía y responsabilidad, estando tan sólo limitados por las instrucciones y criterios de la dirección de la empresa, la relación es de alta dirección". Laudo 101/95 Sevilla.

“No pueden presentarse ni votar ni avalar el director de RR.HH. ni el asesor jurídico ni el encargado de aplicar las políticas de personal”. Laudo B-215/06 Barcelona. Sentencia Juzgado de lo Social Barcelona 27/2/07, autos 31/07.

“No puede presentarse ni votar ni avalar el gerente de RR.HH.” Laudo B-22/07 Barcelona.

“No puede presentarse ni votar ni avalar quien tenga contrato directivo, poderes y sea miembro del consejo de administración.” Laudo B-56/07 Barcelona.

“Los cargos directivos de centros sanitarios con contrato laboral son personal de alta dirección” (STS 2/4/01), por lo que no pueden presentarse ni votar ni avalar. 


La propia empresa determina en su política de “Compensación y beneficios” quién forma parte del equipo directivo: 


El día 25 de julio de este año, el consejero delegado para España del grupo everis, Sergi Biosca, envió a toda la plantilla del grupo everis España un correo electrónico titulado “Nuevos gerentes en everis España” en el que se congratulaba de las promociones a gerente de este año, trasladándoles su “enhorabuena y la bienvenida al equipo ejecutivo de everis”.


Uno de esos nuevos gerentes es José Antonio Ramiro Bonet


Han pasado casi dos meses desde su ascenso a la alta dirección, tiempo más que suficiente para dimitir de su cargo en el comité. Sin embargo, desde Plataforma Actúa (y con la condescendencia habitual de CCOO) no han movido un dedo para hacer su cese efectivo, hecho que demuestra sin dudas lo que venimos denunciando desde que constituimos la sección sindical de CSC en el centro de Sevilla: que aquella candidatura fue construida para defender los intereses de la empresa y que su presencia en el comité es un desprecio a los derechos de los trabajadores. 

Aquel que decía embarcarse en unas elecciones sindicales “por un comité más libre y con más capacidad para cambiar las cosas” en realidad se dedica a avalar la represión ejercida por la empresa a los trabajadores (en su currículum 'sindical' consta el haber servido como testigo de la empresa en el juicio por el despido de un compañero de trabajo que, además de pertenecer también al comité, realizaba funciones de programador en el proyecto SAP que Ramiro dirigía por aquel entonces), a frenar todas las iniciativas tendentes a mejorar las condiciones laborales del centro y, para colmo, a acceder a un puesto de dirección para tener todavía más poder para someter a quien considere oportuno en favor de la empresa.

Los trabajadores no nos merecemos que alguien con semejante trayectoria de servicio a la dirección de la empresa siga presente ni un minuto más en el comité, no ya porque pueda ser ilegal sino sobre todo porque es inmoral que un representante de la empresa usurpe el órgano de representación unitaria de los trabajadores.

Sabemos que con la ausencia de este señor en el comité, éste seguirá estando atado de pies y manos, situación que sólo puede dar un giro de 180 grados si los trabajadores votan el año que viene mayoritariamente a la candidatura que ha demostrado no vender a la plantilla ni ceder ni un milímetro ante la empresa; es decir, a la candidatura de CSC. Pero no por ello hemos podido dejar de llevar este asunto al último Pleno del comité, de tal forma que, amparándonos en el Artículo 11 del Reglamento Interno del Comité, Bajas en el Comité de Empresa, convocamos el pasado viernes un Pleno del comité en donde exigimos a José Antonio Ramiro Bonet su renuncia voluntaria de su acta de delegado en el comité de empresa. De no hacerlo, emprenderemos las acciones legales que estén a nuestro alcance. Veremos qué ocurre.
Leer más ...

viernes, 14 de septiembre de 2018

La automatización, una fusión de empresas y el futuro de Everis

0 comentarios


El pasado 1 de abril el periódico ABC publicaba una entrevista a Benito Vázquez, ex CEO de Everis y ahora responsable de NTT Data para las regiones de EMEA y América Latina. Dentro de las tareas pendientes en su nuevo cargo, la que puede tener un mayor impacto es la fusión de las 3 compañías del grupo NTT Data en estas regiones, NTT DATA EMEA, Itelligence y Everis. Preguntado al respecto de dicha fusión, Benito responde:


"La idea es hacer un proceso de unificación que a día de hoy no sabemos cuál va a ser la resultante, porque lo decidiremos entre todos. Puede ser algo muy «soft», manteniendo todas las compañías pero compartiendo recursos y con una visión alineada, y puede ser algo más «hard», lo que sería hacer una integración, creando una nueva compañía. Tenemos toda la libertad para elegir qué tipo de unificación queremos".


En primer lugar, es de un cinismo insultante que diga que el proceso "lo decidiremos entre todos". ¿Quiénes son todos para el señor Vázquez? ¿Es que acaso los trabajadores podremos decidir algo en ese proceso que afectará en mayor o menor medida a nuestro futuro laboral? Es curioso como cuando nos venden lo maravillosa que es la empresa nos incluyen a todos como parte de la misma, pero a la hora de la verdad no somos más que números que no tenemos voz ni voto.


En segundo lugar, por mucho que lo disfracen con anglicismos ("soft" o "hard"), lo que implica una fusión de empresas es lo que en lenguaje empresarial se denomina una reestructuración de plantilla, y eso en román paladino significa despidos y/o EREs. En qué medida afectará dicha reestructuración a la plantilla de Everis es algo que los trabajadores no podemos saber, ni sobre lo que seremos informados ni consultados. Es por ello que se hace más importante que nunca tener una representación legal fuerte, honesta, y que esté 100% con los trabajadores, puesto que los representantes que dicen buscar el equilibrio y el beneficio para ambas partes (empresa y trabajadores), son los primeros en firmar EREs y retrocesos en las condiciones de trabajo. En esto CCOO y UGT tienen años de experiencia, habiendo firmado cientos de EREs que han mandado al paro a millones de trabajadores, mientras de cara a la galería reclamaban mejoras laborales.


Todo esto encaja además perfectamente en la estrategia anunciada por la empresa en la última reunión general de automatizar a medio plazo hasta un 30% de las tareas realizadas actualmente.


También reincide Benito Vázquez en vanagloriarse de los espectaculares resultados económicos de Everis, recordando que "han pasado cuatro años y hemos más que duplicado el ingreso, casi triplicado el beneficio y casi duplicado el número de personas", y que en un futuro "rondaremos los 1,2 billones de euros de ingresos, creceremos en torno al 20%". Todo esto mientras se sigue contratando a trabajadores por unos miserables 10.500 euros brutos anuales y se mantiene el sueldo congelado de muchos compañeros.


Sobre los perfiles más buscados para contratar, esto es lo que dice el ya ex CEO:


"La mayoría son de carreras técnicas como ingenierías, matemáticas... pero también administración de empresas y la transformación digital ha traído la necesidad de perfiles más multidisciplinares como filólogos, filósofos, sociólogos, historiadores... gente muy creativa que te ayude a abrir la mente y mirar al futuro".


Gente muy creativa pero a la que se valora menos que al resto, aplicando una doble escala salarial en función del sector al que pertenezca la titulación.


Pero si en un aspecto es más insultante la hipocresía con la que hablan los dueños de Everis es al referirse a los trabajadores, al hablar de "gente buena, con valores, principios, noble, generosa... seguiremos siendo extremadamente cuidadosos con el equipo", mientras la realidad es que nos condenan a la precariedad, nos explotan todo lo que les permite la ley y más y nos ningunean sistemáticamente negándose a escucharnos.


Estos momentos de bonanza económica para Everis, unidos al servilismo y la pasividad de las candidaturas amarillas (Actúa y CCOO) en el comité de empresa, están adormeciendo a los trabajadores inculcando la idea de que nada puede salir mal, de que vamos a seguir creciendo eternamente. Pero cualquiera que tenga un mínimo de experiencia en el mundo laboral sabrá de primera mano lo volátil que es la situación económica de cualquier empresa. Y quien no lo haya vivido seguro que tiene en su entorno a quien sí lo ha hecho. Cuando vengan los malos momentos, que vendrán (y viendo la futura fusión de empresas del grupo NTT Data, más pronto que tarde), necesitamos estar preparados y tener un comité de empresa fuerte y combativo, que no se pliegue a los deseos de la empresa, es decir, necesitamos estar unidos en torno a una organización sindical de clase que no venda los derechos de los trabajadores.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La educación para everis: Ciclos Formativos a 10.000 euros

0 comentarios


El 12 de junio, el diario La opinión de Murcia publicaba un publi-reportaje titulado "El futuro está en sus manos", donde se anunciaba que "la prestigiosa multinacional de consultoría tecnológica everis crea en Murcia un centro de Formación Profesional oficial en el que ofrece el título de Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma".


El artículo, más propio del departamento de Recursos Humanos que de un medio de comunicación, resalta la "existencia de un salto cada vez más pronunciado entre las necesidades profesionales que demandan las empresas y los perfiles formados por el sistema educativo", recalcando además que "las tasas de desempleo en España son muy altas -y aún mayores entre los jóvenes". No contentos con el nivel de explotación al que someten a los recién titulados (perfiles junior) a los que se contrata desde unos miserables 10.500 euros brutos anuales, everis "ha decidido pasar a la acción lanzando everis school, una iniciativa que pretende crear ese alineamiento continuado entre las necesidades del mercado, y por tanto de la propia everis, formando profesionales reales que aporten valor desde el primer momento". Por lo visto, para everis, los estudiantes de ciclos formativos en el sistema público de educación no son "profesionales reales".


Por supuesto, la Formación en Centros de Trabajo (prácticas de empresa) se realizará en alguno de los centros de trabajo que everis tiene a lo largo del estado español, reduciendo de esta forma el número de estudiantes de centros de educación pública que podrán acceder a dichas prácticas. Esta forma de proceder por parte de empresas del sector TIC puede depararnos un abominable futuro en el que para acceder a una de las empresas del sector, haya que pasar obligatoriamente por uno de los centros de estudios de dicha empresa, haciendo realidad el sueño de muchos empresarios de cobrarnos por trabajar.


Everis, pionera como es en métodos de explotación, ya ha dado el primer paso en este sentido, porque lo que no se explica en el panfleto publicitario es el precio del ciclo formativo en uno de los centros de Everis School: 9.810 € por dos años de formación que en cualquier instituto público es gratis. Así, el primer año de un trabajador que acceda a un puesto de trabajo en everis a través de unas prácticas de estos ciclos formativos, cobrando 10.500 euros brutos anuales, estará prácticamente amortizado, pudiendo everis obtener un 100% de plusvalía de su trabajo.




De esta forma se cierra el círculo de la explotación laboral, cobrando por nuestra formación unos precios astronómicos y ofreciendo después unos salarios miserables. Así es como everis pretende seguir creciendo a costa de nuestras vidas y nuestro futuro, mientras que parte de sus millonarios beneficios los emplea en publicidad amable de lavado de cara, patrocinando eventos como los premios Factor Humano, que este año se celebraron bajo el lema "Una visión más amplia. Una mirada más humana", y que premian a personas y proyectos que "han destacado por su compromiso con las personas y que representan los principios y valores que ella -everis- representaba: trato humano, innovación, pragmatismo y visión global".


Trato humano es para everis cobrar 9.810 euros por un ciclo formativo y pagar 10.500 euros al año. Trato humano es congelar los salarios de muchos compañeros y condenar a la precariedad a gran parte de los trabajadores. Trato humano es ignorar las demandas de los trabajadores y ningunear a sus representantes legales. Trato humano es implantar una jornada diaria ordinaria de 10 horas. Trato humano es negarse a rebajar lo más mínimo la inhumana jornada anual de 1.800 horas. Trato humano es eliminar la jornada intensiva de verano en proyectos que acumulan 461 horas extraordinarias tan solo en los tres primeros meses de 2018. Trato humano es vender armas a un país como Israel que está masacrando al pueblo palestino. Trato humano es implantar jornadas de trabajo en días festivos y fines de semana para cubrir las necesidades del cliente, ignorando una vez más las de los trabajadores.


En el colmo de la hipocresía, mientras cobra cerca de 10.000 euros por un ciclo formativo, everis colabora con United Way, una fundación que “organiza y coordina los esfuerzos de empresas, entidades, instituciones y particulares para llevar a cabo proyectos sociales que mejoran la vida de las personas que se encuentran en una situación vulnerable”, centrando esfuerzos “en las áreas de educación, seguridad financiera, inserción laboral y salud”.


Cada día que los trabajadores no nos organizamos para pelear por nuestros derechos y por unas mejores condiciones laborales, la empresa da un nuevo paso en aumentar sus beneficios a costa de nuestra explotación y de nuestro futuro; un futuro que será cada vez más negro cuanto mayor sea el control de las empresas sobre nuestras vidas. Por un futuro donde no seamos esclavos; por un futuro laboral digno y próspero; ¡organízate y lucha!


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
Leer más ...

lunes, 10 de septiembre de 2018

¿Por qué es peligroso el argumentario en favor de la libertad individual en el ámbito de las condiciones de trabajo?

0 comentarios


Os dejamos a continuación el texto literal que un trabajador de everis nos ha enviado con una reflexión acerca de la jornada de 10 horas y la libertad de elección:

«En la mentalidad capitalista, la que nos inculcan cada día, a veces de forma sutil, a veces de forma ruda y brutal, nos hacen creer que en la relación empresario-trabajador el poder lo tiene el primero, y si el segundo se enfrenta a este, está destinado a perder. En este contexto, acogemos como agua de mayo cualquier concesión por parte de la empresa, sin prestar la más mínima atención a lo que pagamos a cambio, véanse los compensados sacrificando la jornada de 40 horas, y/o las tardes libre a cambio de la jornada de 10 horas.

Aquí subyacen dos ideas fundamentales: las reglas las pone la empresa (ni el Estatuto de los Trabajadores, ni el Convenio Colectivo, ni cualquiera de las denigrantes leyes redactadas por la patronal), y el trabajador medio no sólo tiene que dar las gracias a la empresa y recibirlo con alegría sino que, además, tiene que presionar al compañero que es capaz de ver la trampa para volver a ponerle la venda en los ojos. Y como la empresa manda, lo que un día nos da, otro día nos lo quita y nos quedamos de brazos cruzados (recordemos que según el sistema ni siquiera es nuestro el descanso del bocadillo).

No quiero hablar aquí de la trampa en sí, sino de los tramposos, los "mediadores" que dicen estar en medio cuando deberían de estar del lado de los trabajadores y en realidad están del lado del empresario. Enarbolan la bandera de la libertad para justificar permitir, es decir, dar su consentimiento (y el de los trabajadores, ya que lo hacen en nuestro nombre), a ciertas modificaciones sustanciales de las condiciones del trabajo. Permiso que, por otro lado, el empresario necesita, ya que de no ser así, no lo pediría. Obviamente, detrás de estos movimientos, la empresa no busca el bienestar de los trabajadores, por más que se empeñe en venderlo como tal, sino conseguir ciertas concesiones que le permitan obtener "ventajas competitivas", como por ejemplo, ampliar el horario del centro de 7 a 21, con la excusa de la flexibilidad horaria. 

El argumento que más he oído es "Si la empresa lo permite, y a alguien le viene bien, ¿por qué tienen los del sindicato (en concreto, los de CSC) que limitarnos?". Sinceramente, ¿quién va a conciliar vida familiar alguna trabajando hasta las 9 de la noche? De nuevo aparece aquí la suposición de que la empresa es la que pone las reglas, la que nos "concede" y permite esta gran "mejora" (la cual no es tal, ya que lo que dejamos de trabajar por un lado lo trabajamos por otro).

Está muy bien eso de tener más libertad, pero claro, junto a la palabra libertad, viene otra más temida: responsabilidad. De hecho, aparece en negrita en el correo de Thierry y es uno de los grandes valores del centro. El problema con la libertad es que "las reglas del juego" se desdibujan, y al final, el responsable será el trabajador. Del mismo modo que, según el discurso de la empresa somos responsables de nuestra evolución y nuestra carrera dentro de la misma. Esto se puede traducir en que, si por una mala gestión, un trabajador tiene que echar horas extras, estas ya no se considerarán como tal, y el trabajador tendrá que modificar su horario de acuerdo a "las necesidades del proyecto", y sin la más mínima compensación. El trabajador es libre de aceptarlo o no, pero también será responsable por ello. Del mismo modo, si una mala asignación le sitúa en un proyecto para el que no da el perfil, el único responsable si se ve afectada su productividad será el trabajador.

Esto, unido a lo confuso y arbitrario del plan de carrera y el sistema de subidas anuales, en el que priman criterios subjetivos sobre los objetivos, se traduce en que cualquier trabajador debe dejar que se pisoteen sus derechos si quiere medrar en la empresa, o ver su carrera y su salario congelado si exige que estos se respeten. Además, el trabajador no tendrá derecho a quejarse (ni siquiera por desahogarse), porque lo que le sobrevenga será únicamente responsabilidad suya.

Volviendo a los que decíamos al principio, sobre el poder de la empresa frente al trabajador aislado, cuando un patrón, un responsable, pide a un trabajador que ceda parte de sus derechos, pone sobre él una losa, con todo el peso de la empresa, y ante esa presión, tenderá siempre a ceder ante el miedo a posibles represalias, directas o indirectas, ya que el sistema interno de la empresa no aporta al trabajador ni seguridad, ni herramientas para saber qué le corresponde al final de cada año.

La única forma que tienen los trabajadores de contrarrestar esa presión es unirse, y ejercer esa presión de forma conjunta. Porque a un trabajador se le sustituye fácilmente, pero sustituir a una plantilla entera es más costoso que entregarnos lo que nos pertenece. Lo que el comité consigue en nombre de la "libertad" del trabajador, no es otra cosa que desdibujar los límites de lo establecido, ya que para cada uno lo establecido es diferente, y por consiguiente, aislarlo de sus compañeros, puesto que al tener condiciones diferentes, es más difícil sentir que te puede tocar a ti, y solidarizarte con el compañero perjudicado. Pero claro, mañana te pueden cambiar de proyecto, y tus concesiones por parte de la empresa, o de tu anterior responsable, se pueden quedar en un limbo y no podrás reclamarlas porque “las necesidades del proyecto” tendrán más valor que tu dignidad.»
Leer más ...

miércoles, 25 de julio de 2018

Los Sindicatos de Clase del Estado Español rechazan el reciente pacto social entre la patronal, CCOO y UGT

0 comentarios

Los Sindicatos de Clase del Estado Español DECLARAN:

Su total y rotundo rechazo, firme y enérgico, del citado IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Pacto que combatiremos explicando a la clase obrera del estado español todas sus características negativas. Este es uno de los acuerdos que tomamos el 10 de julio en la reunión de los sindicatos afiliados y amigos de la FSM, celebrada en Madrid a iniciativa del Secretariado de la Federación Sindical Mundial. 

El nuevo acuerdo es fundamentalmente una recomendación de que los salarios aumenten alrededor del 2%, pudiendo llegar al 3% en función de la productividad y el absentismo. Esa subida, que supone una nueva pérdida de poder adquisitivo cuando el IPC oficial está ya en el 2,3%, ni siquiera está asegurada, por cuanto se trata de una recomendación; de hecho ya hay casos de propuestas patronales de aumento por debajo del 2% en la negociación de los nuevos convenios. Además, la patronal ha manifestado que el acuerdo no se cumplirá si el gobierno incrementa la presión fiscal a las empresas con el aumento del impuesto de sociedades. Por todo ello, el nuevo AENC no sólo es negativo para la clase obrera, sino que puede quedar en papel mojado si así lo decide la patronal. 

Inmediatamente después de firmado, los medios de comunicación y el gobierno burgués aplaudieron y bendijeron este acuerdo, presentándolo como un avance social de “profundo calado”. Además, los enemigos de la clase obrera no dudaron en afirmar que dicho Acuerdo “garantizará la paz social en las relaciones laborales”. Asimismo, este Pacto Social regala a la patronal su histórica reivindicación (siempre rechazada por el sindicalismo de clase) de hacer depender los salarios de la productividad y del absentismo, alineándose completamente con las directrices que imponen las multinacionales que deciden la política de la Unión Europea.

Tal como pasa en toda Europa, los trabajadores y trabajadoras de los países capitalistas siguen perdiendo logros históricos, adquiridos con largas luchas que supusieron sangre, asesinatos, despidos, exilios y sacrificios de nuestra clase. Al mismo tiempo, los capitalistas y las transnacionales siguen maximizando sus ganancias, acumulando riquezas en sus arcas.

No se pueden esconder, ahora menos que nunca, las responsabilidades históricas de los sindicatos amarillos que sembraron, para aplicar la Paz Social que les exigen los que les pagan las millonarias subvenciones que reciben (patronal, gobierno y la UE), la cultura de la colaboración de clases y de las mesas redondas, convirtiendo los diálogos en claudicaciones, y la expresión 'lucha de clases' en palabra prohibida para todas sus actividades públicas.

Los sindicatos abajo firmantes, hacemos un llamamiento a todos nuestros afiliados en el plurinacional Estado español, a seguir luchando contra las recetas de los patrones y sus lacayos, reivindicando la satisfacción de las necesidades contemporáneas de nuestra clase. Los sindicatos de clase no podemos aceptar bajo ningún concepto ningún acuerdo que suponga una subida salarial por debajo del IPC y por supuesto no podemos aceptar que el anhelo de la patronal de hacer desaparecer la referencia del IPC se haga realidad. Por todo ello los sindicatos firmantes seguiremos luchando, cada uno en su ámbito de actuación, para mejorar las condiciones de trabajo de la clase trabajadora y para neutralizar los efectos de este acuerdo que se trata de un paso más en las políticas re-centralizadoras del Estado Español.

El nuevo proceso de negociación anunciado en la Segunda Reunión en la Moncloa, celebrada el 10 de julio, de la patronal, el gobierno del PSOE y los sindicatos amarillos, presupone dar continuidad a los pasos atrás en las conquistas de la clase obrera. De nuevo se anuncian medidas que los sindicatos amarillos no están dispuestos a llevar a las asambleas de trabajadores.

También rechazamos la sumisión de los sindicatos amarillos a las decisiones del imperialismo europeo y mundial, que también el 10 de julio inició el proceso de doblar o triplicar sus gastos militares, como OTAN, para facilitar sus intervenciones imperialistas y genocidas, que solo sirven para robar las riquezas de los países de Asia y África, y generan la necesidad de emigrar hacia los países sin conflictos armados. Emigración en la que la clase obrera de los citados continentes ve morir cada año decenas de miles de sus miembros.

Por último, convocamos a todos nuestros afiliados a solidarizarse con nuestros hermanos y hermanas del Estado español que sufren represión por su lucha sindical (detenciones, cárcel, despidos, sanciones, etc.) y reiteramos nuestra solidaridad internacionalista y de clase, que incluye la necesidad de respetar el derecho de autodeterminación de los pueblos. 

Los sindicatos abajo firmantes seguiremos dando respaldo a todas las justas reivindicaciones planteadas por los sindicatos de clase, con el objetivo de alcanzar, más pronto que tarde, un cambio político y social radical para ir creando un nuevo modelo político, económico y social, sin explotación y con igualdad de derechos de todas las personas.


Estado español, julio de 2.018

AST (Alternativa Sindical de Trabajadores)
CGT (Confederación General del Trabajo)
COBAS (Sindicato de Comisiones de Base)
Confederación Intersindical
COS (Coordinadora Obrera Sindical)
CSC (Coordinadora Sindical de Clase)
CSI (Corriente Sindical de Izquierda, Asturies)
CSU (Extremadura)
CSU de PyJ (Pensionistas y Jubilados)
CTA (Central de Trabajadores de Andalucía)
CUT (Aragón)
CUT (de Galicia)
ESK (Euskal Herria)
IA (Intersindical de Aragón)
IAC (Intersindical Alternativa de Catalunya)
Intersindical Canaria
Intersindical CSC (Catalunya)
Intersindical Valenciana
FSC (Federación Sindical de Clase)
FSOC (Frente Sindical Obrero de Canarias)
LAB (Euskal Herria)
SAC (Sindicat de l'Administració de Catalunya)
SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores/as)
SDT (Sindicato Democrático de Trabajadores) (Málaga)
SOA-STA (Sindicato Obrero Aragonés - Sendicato d'os/as Treballadors/as d'Aragón)
Solidaridad Obrera (Confederación Sindical)
Somos Sindicalistas
STEI Intersindical (Illes Balears)
STM-Intersindical Valenciana (Sindicat de Treballadores i Treballadors del Metall)
Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger