jueves, 23 de septiembre de 2021

¿Por qué la Patronal apuesta por el teletrabajo?

0 comentarios




Las empresas llevan tiempo queriendo imponer el teletrabajo, pero ha sido a raíz del COVID-19 cuando se han aprovechado de esta situación para implantarnos esta práctica, vendiéndonosla como una forma de ahorrar tiempo y dinero en transporte, una mayor conciliación entre la vida familiar y el trabajo, y que para la sociedad supone una reducción de la contaminación, atascos o accidentes de tráfico. 


Pero la cara oculta de la moneda del teletrabajo la estamos viendo en nuestro día a día a la hora de tener que montar nuestra propia oficina en casa, pagar todos los gastos que supone el teletrabajo (internet, luz, agua, mobiliario...). Además, hay que destacar que durante el verano el gasto de electricidad aumenta con los aparatos de aire acondicionado y demás maquinaria para mantener un espacio adecuado a nuestro trabajo. Las empresas pretenden que este gasto salga de nuestros bolsillos lo que supondría un gran ahorro para la empresa, del cual los trabajadores y trabajadoras no vamos a tener ninguna compensación a cambio.


Un punto a tener en cuenta es el cambio aplicado en la nueva factura de la luz desde el 1 de junio, en la que se diferencian tres tarifas, coincidiendo las horas más caras con el horario habitual en nuestro sector y en muchos otros. 


Además, recientemente hemos podido comprobar cómo a pesar de la bajada del IVA al 10%, los precios del kWh no han bajado, sino que han alcanzado máximos históricos, permitiendo así que la avaricia de las eléctricas recaiga completamente sobre los hombros de la clase obrera, quedando la medida del Gobierno autodenominado como el más progresista de la historia como un acto de mera justificación inútil ante el pueblo trabajador, con el que ocultan su plena disposición a satisfacer los intereses de la oligarquía eléctrica, intercambiándolos por jugosos puestos en los consejos de administración mediante las llamadas puertas giratorias, de las que el PSOE es usuario destacado junto al PP. La única medida eficaz que puede resolver esta sangrante situación de redistribución de la riqueza desde la clase obrera hacia la clase dominante, y que bajo ningún concepto se plantean los partidos políticos del Parlamento corrompidos por la patronal, sería la socialización de las empresas energéticas así como de todos los sectores estratégicos del país.


La propia Ley del teletrabajo aprobada por este mismo Gobierno es otra muestra más del postureo socialdemócrata otorgando supuestos “nuevos derechos” para la clase trabajadora, que en realidad son otro ejemplo de estar al servicio de la patronal, pues:


  • Traspasa hacia los obreros los gastos de producción (herramientas, mobiliario, suministros y alquiler de espacios) que son gastos propios de la patronal.

  • Supedita la compensación de gastos a una futura negociación colectiva (a partir de que se supere la pandemia), lo que es lo mismo que dejarlo en meras buenas intenciones, pues la patronal sólo tiene que negarse a negociar indefinidamente, y únicamente se atendrá a incluirlo en los convenios colectivos cuando le interese, en mesas de negociación donde se garantice un acuerdo favorable, gracias a la participación traidora de los sindicatos amarillos subvencionados por el Estado de la patronal: CCOO, UGT y algún otro.


Otras desventajas que nos trae el teletrabajo, a la larga, es la falta de regularización de la ergonomía fuera de las oficinas, pues las empresas se desentienden de este aspecto simplemente haciendo afirmar al trabajador o trabajadora, que tiene un espacio adecuado; provocar que echemos más horas de las que nos marca el horario de trabajo; aislarnos, lo que conlleva la falta de contacto real con el resto de la plantilla, puede dañar nuestro bienestar psicológico y dificulta el trabajo en equipo; nos obligan a compartir el espacio de trabajo con el doméstico, lo que termina dificultando la desconexión y supone tener menos descanso mental; sedentarismo. 


Pero, sobre todo impide de facto la organización de los trabajadores y de las trabajadoras ante las agresiones de las empresas, que serán individualizadas y silenciadas. Ya viene siendo habitual, tal y como estamos viendo, que los despidos, y cualquier otra agresión contra nuestros derechos, se comuniquen vía correo electrónico, a nuestra casa, sin que el resto de la plantilla, ni siquiera el propio grupo de trabajo, se enteren de la agresión. Es decir, nos dejan a los trabajadores y las trabajadoras sin posibilidad de organizarnos y de luchar, con la única posibilidad de acudir a la “justicia” burguesa que, como regla general, conduce a la clase obrera a la derrota.   


Todo esto, junto con la desregulación de los horarios bajo la excusa de la flexibilidad en pos de una supuesta conciliación que sólo consigue que la hora de salida se extienda ad infinitum, nos acerca cada vez más a una situación más propia del siglo XIX que del siglo XXI: el trabajo a destajo. Nadie se sorprenderá si hablamos de problemas de estrés, ansiedad y depresión provocados por jornadas interminables, que los propios trabajadores y trabajadoras asumen sin que el patrón tenga siquiera que presionar, víctimas de la alienación más descarnada bajo la denominación de “orientación a objetivos” (imposibles) y la “satisfacción del cliente” (que siempre va a pedir más de lo que quiere pagar) que tanto reclaman y promueven los departamentos de RRHH bajo las amables palabras de “flexibilidad responsable”, y que solo buscan consolidar retrocesos salariales y evitar los necesarios ajustes del incremento del coste de la vida.


La tan machacona frase acuñada por muchas empresas de “flexibilidad responsable” no es otra cosa que permitir a los trabajadores y trabajadoras tener la autonomía de asumir responsabilidades por encima de lo que les corresponde (y muy por encima de lo que cobran), así como la “libertad” de renunciar individualmente a sus derechos. Eso sí, esa libertad y esa autonomía están limitadas por la segunda palabra, pues la empresa se reserva el derecho de andar exigiendo luego responsabilidades, sea por acción u omisión del trabajador/a. De esta forma, vemos constantemente a trabajadores y trabajadoras renunciando efectivamente a sus derechos, haciendo sobreesfuerzos, asumiendo esas cargas de responsabilidad que no les corresponden, con la esperanza de que la empresa quiera recompensar de alguna manera esos sacrificios, normalizando una situación que cada vez más nos acerca a la uberización del sector, a la inestabilidad y la precarización más absoluta: el trabajo a destajo, sistema que se remonta al sistema de trabajo de los gremios, que a su vez hunde sus raíces en la antigua Roma.


A esto se suma el recién publicado Libro blanco sobre el teletrabajo internacional de La Asociación Española de Movilidad Laboral Internacional – FEEX, que se define a sí misma como una organización técnica sin ánimo de lucro constituida en 2004, cuya existencia responde a la necesidad de las empresas españolas de prestarse mutuo apoyo, para afrontar el proceso de internacionalización de sus actividades y negocios”. A lo que añaden: “Uno de sus objetivos es promover el desarrollo de un marco normativo e institucional que apoye la movilidad laboral internacional, así como representar a las empresas asociadas ante toda clase de entidades públicas o privadas dentro y fuera de la Unión Europea, en asuntos relacionados con la gestión internacional de recursos humanos”. Es decir, es una organización sin ánimo de lucro que representa y defiende los intereses de empresas que sí tienen ánimo de lucro. Repsol, Cuatrecasas, PwC, Enel, Sargadoy Abogados, Deloitte, Everis, Accenture, Cepsa, Banco Santander… son sólo algunas de las empresas que conforman esta asociación. Muchas de ellas dicen competir entre sí por cierta cuota de mercado y convencen a los trabajadores y trabajadoras que tienen que hacer esfuerzos para que la empresa sea más competitiva. Sin embargo, no dudan en asociarse para proponer un marco jurídico internacional. Marco en el que los trabajadores no tendremos voz ni voto, y que implicará a todas luces una bajada general de los salarios, pues la pérdida de millones de puestos de trabajo derivados del desarrollo de la automatización junto con estas normas de teletrabajo internacional nos va a empujar a competir contra trabajadores de todo el mundo, favoreciendo la deslocalización hacia países con salarios medios más bajos que los ya ínfimos de este país, a fin de obtener la mayor plusvalía posible. 


La clase obrera debe poner fin a todos los abusos de las empresas descritos en este documento. La única salida que tenemos los trabajadores es organizarnos en un sindicato de clase como ASC para confrontar esta situación tan lesiva, y poner el desarrollo tecnológico y la producción de las empresas al servicio de la clase obrera y demás clases populares que conformamos la inmensa mayoría de la sociedad. Solo organizados como clase se podrá dar la vuelta a las políticas abusivas de la patronal y poner fin a la barbarie a la que nos pretenden conducir.

 

Leer más ...

jueves, 16 de septiembre de 2021

everis aplica una ley tan criminal que, cuando nos echa, el Estado nos niega el derecho al paro

0 comentarios



Como se ve a continuación, el compañero E.M.U. firmó con everis el 12 de julio de 2021 un contrato de trabajo indefinido en el que se establecía un periodo de prueba de 6 meses:

 




 

Se trataba de un puesto de trabajo para el centro de Murcia con perfil de Center Senior Specialist tras estar tres años como tester en Capgemini, en donde cursó baja voluntaria el 30 de junio. Antes de aceptar la oferta de everis, ésta prometió a E.M.U. que tendría todo el apoyo necesario para adquirir las habilidades que requería ser responsable de un pequeño equipo de proyecto para alguien sin experiencia previa como él, de tal manera que pudiera superar el periodo de prueba exigido por la empresa.

 

El llamado “periodo de prueba” surge por vez primera regulado nada menos que en la Ley de Aprendizaje de 17 de julio de 1911 y, tal y como su nombre indica, iba destinado a regular un tipo de relación muy concreta: el contrato de aprendizaje. Aquel periodo de prueba establecido el siglo pasado no podía exceder en ningún caso los dos meses de duración y tenía que venir expresamente recogido como una cláusula en el contrato de aprendizaje.

 

El sindicato amarillo UGT y la patronal CEOE firmaron en 1980 el retrógrado Estatuto de los Trabajadores sin la participación de los trabajadores. Aquellos señores regularon mediante el Artículo 14 un periodo de prueba que, con perspectiva histórica, era peor que el que se estableció setenta años antes, pues de facto aumenta hasta 4 meses más su duración y confiere  el carácter de aprendiz a un trabajador que, como nuestro compañero E.M.U., ha firmado un contrato indefinido, no de aprendizaje, y por tanto, del que se espera cierta estabilidad.

 



 

Así, el nefasto XVII Convenio de Consultoría firmado también a espaldas de los trabajadores por los sindicatos amarillos CCOO y UGT y la patronal del sector TIC con everis a la cabeza, termina de apuntalar en su Artículo 10 el periodo de prueba para cada grupo funcional:



 

Según reza en su contrato, a E.M.U. le correspondían 6 meses de prueba, el máximo permitido por ley y, como ya sabemos, everis es muy cumplidora de las leyes cuando se trata de explotar al máximo a los trabajadores. Tal era el periodo de tiempo que everis tenía para evaluar su desempeño y si encajaba con el perfil solicitado. Medio año, que se dice pronto, para que un empresario pueda comprobar si le gusta el trabajador. Y si no, a la calle. Que es al empresario a quien satisface la inclusión del periodo de prueba en la legislación laboral es algo indudable. No en vano, es el empresario y no el trabajador el que tiene la potestad de añadir al contrato laboral la cláusula del período de pruebas como hace everis sin temblarle el pulso.

 

A tan solo 10 minutos de comenzar E.M.U. su primera jornada de trabajo, everis empieza a mostrar su verdadero rostro pidiéndole que no informe a nadie del sueldo que le habían ofrecido para no generar recelos en otros compañeros. Pero lo que venía a continuación dejaba en mera anécdota aquella extraña petición pues en pleno periodo del verano se encuentra con un proyecto nuevo, con muchos desarrolladores y responsables en vacaciones o a punto de irse, lo que obliga al compañero a asumir funciones que no le competen, a lo que se le une una deficiente formación, dificultada por las condiciones de aislamiento derivadas del teletrabajo y la realización de horas extras que ni siquiera le fueron compensadas.

 

En este punto creemos necesario mostrar con qué solvencia se define everis a sí misma en su página corporativa:



 

Y esto es lo que en abril de 2016 decíamos desde nuestra sección sindical: tras su lectura, admitimos que para aquellos que estén desconectados de la realidad de esta empresa, puede resultar atractiva esa combinación de Visión, Creencias y Valores que la compañía dice cultivar con tanto empeño. Sin embargo, la sensación que nos queda a nosotros es una mezcla de empacho y repulsión, porque tanta moralina en tan pocas palabras proviniendo de una multinacional que manda a las listas del paro impunemente a sus trabajadores del centro de Sevilla es sencillamente un ejercicio de cinismo.

 

5 años después, la realidad laboral es igual o peor en Sevilla, Murcia o cualquier lugar del mundo donde los empresarios tienen el poder de arrebatar de un plumazo a los trabajadores su sustento de vida, como en esta ocasión le ocurrió a E.M.U. el 3 de septiembre al recibir la siguiente carta:

 



 

38 días laborales le bastaron a everis para rescindir unilateralmente el contrato indefinido de E.M.U., sin más explicaciones que la mera referencia a un Real Decreto que sarcásticamente se llama “Estatuto de los Trabajadores” cuando sería mucho más apropiado “Estatuto de los Empresarios” al ser un instrumento que le permite a las empresas despojar de esta forma tan aséptica a un trabajador de un derecho tan elemental como es el derecho al trabajo. Y es que “todo está atado y bien atado” con lo recogido en el Artículo 38 de la Constitución Española:Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación, es decir, para garantizar su poder y su beneficio económico, se reconoce la libertad de los empresarios de disponer de los trabajadores de todas las formas que sean necesarias, siendo el periodo de prueba incluído en el contrato de trabajo uno de esos instrumentos.

 

Pero ahí no acaba todo.

 

Respecto a la prestación contributiva por desempleo -o simplemente el “paro” como se le conoce coloquialmente- el Ministerio de Trabajo y Economía Social dice en su página web que protege la situación de desempleo de quienes pudiendo y queriendo trabajar, pierdan su empleo de forma temporal o definitiva o vean reducida temporalmente su jornada ordinaria de trabajo entre un mínimo de un 10 % y un 70 %.

 

Para poder recibir dicha protección, establece una serie de requisitos, entre los cuales está el de Haber trabajado y cotizado a desempleo al menos 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar y Encontrarse en situación legal de desempleo, estar disponible para buscar activamente empleo y para aceptar una colocación adecuada. La solicitud incluye el compromiso de actividad.

 

Si hacemos click en el primer enlace leemos que Situaciones legales de desempleo son las causas por las que finaliza o se suspende la relación laboral que no dependen de la voluntad de la persona trabajadora. Permiten a las personas trabajadoras acceder a las prestaciones por desempleo, siempre que reúnan los requisitos exigidos. Una de esas situaciones legales de desempleo es el Cese por no superar el periodo de prueba. Y ahí se queda el Ministerio de Trabajo y Economía Social del “gobierno más progresista de la historia”, ocultando al trabajador lo que recoge la Ley General de la Seguridad Social en su Artículo 267. Situación legal de desempleo, esto es, que se estará en situación legal de desempleo, y por lo tanto con derecho a cobrar el paro, cuando la empresa indique un periodo de prueba no superado y hayan transcurrido más de tres meses desde la fecha de baja voluntaria hasta el periodo de prueba no superado. Dicho de otro modo, es obligatorio que hayan transcurridos tres meses para tener derecho al paro entre la fecha de efectos de la baja voluntaria y la fecha de efectos del periodo de prueba no superado por la empresa.

 

Tal limitación del derecho al paro pudo comprobarla E.M.U. en sus propias carnes al realizar una consulta online sobre su caso en la página del Ministerio de Trabajo, obteniendo la siguiente por respuesta:

 



 

Vale la pena volver a la Carta Magna, dónde podemos contrastar lo que recoge el Artículo 35 con la cruda realidad que se encuentra un trabajador como E.M.U.:

 



 

Queda claro que ni todos los españoles tienen el deber de trabajar, pues ahí están los capitalistas para acreditarlo viviendo del trabajo ajeno, ni todos los españoles tienen el derecho al trabajo, pues ahí está E.M.U. para demostrar que libremente el empresario despoja al trabajador de su sustento de vida, ni tienen el derecho a una remuneración para satisfacer sus necesidades y las de sus familia, pues a un trabajador que ha hecho todo lo posible y más para superar el periodo de prueba, el Estado le deniega la prestación por desempleo justificando que la causa es “ser despedido en periodo de prueba sin que hubieran transcurrido 3 meses desde la anterior baja voluntaria”. Ahí está “la libertad, la justicia y la igualdad” que propugna “un Estado social y democrático de Derecho” como España:

 



 

En resumen, las empresas en general y everis en particular tienen a su disposición unas leyes tan criminales para quitarse de encima a un trabajador que cuando nos echan por considerar que no hemos superado el periodo de prueba, si no se han cumplido tres meses desde la baja voluntaria en la anterior empresa, el Estado nos niega el derecho a una prestación por desempleo para la cual hemos estado cotizando anteriormente. Ante este escenario salvaje, ¿qué nos queda a los trabajadores salvo librarnos de las cadenas que nos pone un sistema inhumano como el Capitalismo encarnado en el Estado español a través de sus leyes represivas e injustas?

 

Compañero, afíliate a ASC para luchar contra la situación de indefensión que padecemos todos los trabajadores. Solo unidos y organizados podremos hacer frente a tantos atropellos. La solución no está en cambiar de empresa, máxime sabiendo ya a lo que estamos expuestos si no superamos el periodo de prueba que imponen los empresarios con el Estado a su servicio, sino en luchar aquí y ahora por nuestros derechos.

Leer más ...

martes, 14 de septiembre de 2021

Un nuevo despido, ahora por "causas objetivas"

0 comentarios


El pasado 15 de julio de 2021, el Comité de Empresa del centro de Sevilla recibía el ya habitual correo por parte de la empresa informando de las “salidas deseadas”, lo que viene a traducirse en nuevos despidos, es decir, más compañeros que pierden su sustento de vida para incrementar los beneficios de los capitalistas dueños de everis en una espiral de explotación en la que los trabajadores  estamos considerados como la fuerza de trabajo de la que extraer toda la plusvalía posible.


Cómo venimos denunciando en diversos comunicados en los últimos meses, everis va dejando un reguero de despidos disciplinarios sin justificar, basándose en una supuesta disminución del rendimiento laboral, disminución de la que no aporta ninguna prueba, limitándose a ejercer de juez de primera instancia y condenando a muchos compañeros a la mayor de las condenas, el despido.


Pero la imaginación de everis a la hora de explotar a los trabajadores no tiene límites, y ese 15 de julio, en el correo recibido por el Comité de Empresa había 2 despidos; uno disciplinario como todos los que venimos denunciando; otro, del compañero A.G.M., por causas organizativas aplicando el artículo 52.c del Estatuto de los Trabajadores.


El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores hace referencia a los despidos “por causas objetivas”. El apartado c de dicho artículo hace referencia a las causas previstas en el artículo 51.1 cuando la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo. El artículo 51 hace referencia al despido colectivo “fundado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”, o sea, este artículo es el que las empresas usan para aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).


Sin embargo, leyendo las causas de dicho despido, la propia empresa reconoce implícitamente el verdadero motivo por el que envía al paro a otro compañero.


La empresa empieza su relato de los hechos indicando la categoría que este compañero desempeñaba antes de su periodo de baja por Incapacidad Temporal (IT). En el siguiente párrafo se dedica a exponer los ya manidos argumentos sobre el rendimiento laboral, siempre basados en la exigencia de la empresa que obliga a realizar tareas de superior categoría a la gran mayoría de trabajadores para después usar en su contra cualquier fallo. Pero dos párrafos más abajo vuelve a aflorar la verdadera causa del despido, alegando la empresa que como consecuencia de la baja por IT se produjo una reorganización del equipo y la amortización de su puesto de trabajo.


Toda una sarta de argumentos sobre un supuesto problema de rendimiento laboral para acabar reconociendo que el despido ha sido motivado por una baja por IT. Pero, ¿acaso una baja médica conlleva necesariamente la reorganización de un equipo y el despido del trabajador de baja? Evidentemente no. De hecho, la empresa reorganiza los diferentes equipos de trabajo constantemente, asignando a trabajadores en diferentes proyectos según sus necesidades, haciendo que muchos compañeros pasen incluso por varios proyectos al año. No hay ningún problema para quitar a un trabajador de un proyecto y mandarlo a otro cuando así lo necesita la empresa por cualquier motivo. Sin embargo en este caso esa reorganización es usada como excusa para despedir objetivamente a un trabajador, ahorrándose de paso un pellizco en la indemnización como bien se encargan de indicar en la propia carta de despido al indicar que la misma será de 20 días de salario por año de antigüedad, modalidad de despido que cabe recordar que aprobó el gobierno del PP en tiempos de Rajoy y que más tarde aplicaron CCOO y UGT a sus propias plantillas sin ningún pudor.


Como podemos ver, everis sigue mostrando un desprecio absoluto hacia los trabajadores. Cuando no los acusa de cometer faltas graves sin aportar absolutamente ninguna prueba, se inventa supuestas causas organizativas para ahorrarse dinero en un despido.


Esa es la verdadera cara de una empresa que sigue creciendo cada año y aumentando sus beneficios a nuestra costa, mientras los trabajadores seguimos sometidos a la despótica voluntad de un puñado de empresarios que se reparten millonarios beneficios mientras despojan a trabajadores de su sustento de vida.


Y lejos de ser una excepción, esta es la cara de un sistema en el que quienes generamos toda la riqueza, nos vemos obligados a malvivir, a sobrevivir con sueldos miserables, a vivir con miedo a ser despedidos, a ser pisoteados y maltratados para beneficio de una minoría.


La realidad, por muy cruda que pueda ser, es que nadie va a venir a salvarnos de todos estos ataques. Si no somos los propios trabajadores los que nos organizamos y luchamos por nuestros derechos, si no plantamos cara ante estos abusos y decimos basta, nuestra vida será cada vez más miserable.


Compañero, compañera, demos un paso al frente y plantemos cara de forma organizada y bajo los principios del sindicalismo de clase para decir ¡basta! Basta de abusos, basta de despidos arbitrarios, basta de horarios interminables y salarios de miseria. Organízate en ASC para luchar por nuestro futuro.

Leer más ...

lunes, 13 de septiembre de 2021

Negociación del teletrabajo: everis quiere trasladar costes a los trabajadores

0 comentarios



Desde que el 5 de agosto tuviera lugar la primera reunión de la mesa de negociación para las condiciones del teletrabajo, se han mantenido hasta ahora 3 reuniones en las que se ha comenzado a dialogar acerca de las diferentes materias que regula el Real decreto ley 28/2020 de teletrabajo o simplemente "Ley del teletrabajo", con una irrisoria primera propuesta por parte de la empresa.


Estas reuniones no han acercado de momento posturas, pero ya van dejando entrever cuáles son las intenciones de la empresa en esta negociación: trasladar la mayor parte posible de los gastos a los trabajadores.


Esta es la principal conclusión que podemos sacar hasta ahora, ya que el argumento de la empresa para no afrontar algunos de los gastos que desde el Comité de Empresa consideramos que se deben asumir ha sido el de exigir unas condiciones mínimas por parte del trabajador y, de no cumplirse, no ofrecer a ese trabajador la posibilidad de teletrabajar.


La cuestión es que esas condiciones podrían ir desde tener un espacio físico en el que teletrabajar, algo que podría entenderse como lógico, hasta disponer de una conexión a internet que permita teletrabajar, de la que everis no pretende hacerse cargo, proponiendo en su documento inicial asumir tan sólo un ínfimo porcentaje del gasto medio en comunicaciones por persona en los hogares andaluces, basado en el número de horas que se teletrabaja, como si la conexión a internet pudiera pagarse por tramos, como si pudieran cobrarnos el acceso a internet en base a un consumo determinado, y considerando que la media de esos gastos incluye a familias que no tienen una conexión a internet en casa, lo cual no refleja la realidad de nuestro sector y de nuestra empresa, que es lo que debe tenerse en cuenta a la hora de cubrir los gastos del teletrabajo.


Para las empresas, el teletrabajo se traduce en un enorme ahorro de costes, pero además esconde otros condicionantes que están relacionados con el nuevo modelo productivo que la patronal quiere imponer, un modelo basado en el aislamiento de los trabajadores, en el trabajo por objetivos, sin horarios, sin derechos laborales, con un modelo similar al de los falsos autónomos. Que una empresa como everis, experta en explotación y una de las que peores condiciones laborales ofrece del mercado, lleve años promoviendo el teletrabajo, debe hacernos sospechar que éste va a venir de la mano de medidas enfocadas a aumentar nuestra explotación, pues esta es la única forma que tienen las empresas de aumentar beneficios y seguir siendo competitivas.


El caramelo del teletrabajo, ese que nos venden los medios como una medida de conciliación pero que en gran parte de los casos es todo lo contrario, con aumento del estrés al tener que compartir nuestro espacio personal con el laboral, vendrá envenenado por el verdadero interés de las empresas, que no es otro que el de aumentar la explotación sobre los trabajadores.


Esta negociación de las condiciones del teletrabajo debe servir para mucho más que conseguir 10 euros más o 10 euros menos al mes; debe servir para aumentar la organización y la conciencia de los trabajadores, implicar a cuantos más compañeros mejor y hacerlos partícipes de este proceso. Sólo mostrando ante la empresa que la plantilla está organizada, unida y con capacidad de movilización, podremos ir frenando los abusos y ataques que everis y el resto de empresas cometen contra nosotros, además de conseguir mejores condiciones de trabajo.


En ASC queremos que todos los trabajadores de everis Centers seamos partícipes de esta negociación y por tanto, los delegados de ASC llevaremos al Comité de Empresa la necesidad de convocar una Asamblea de Trabajadores en la que poder explicar el estado de la negociación, aclarar cualquier duda y sumar a todos los trabajadores a este proceso.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A ASC!


Leer más ...

jueves, 26 de agosto de 2021

Irrisoria primera propuesta de everis en la negociación de las condiciones del teletrabajo

0 comentarios


El jueves 5 de agosto tuvo lugar la primera reunión de la mesa de negociación para las condiciones del teletrabajo en el centro de Sevilla, entre representantes de la empresa y una comisión de negociación elegida por el Comité de Empresa del centro como parte social de esa mesa.


Para dicha reunión, el Comité había enviado previamente el 20 de julio un documento con una propuesta inicial que sirviera de partida para negociar, incluyendo algunas cuantías y detalles. La empresa por su parte no envió una propuesta propia hasta el día 4 de agosto a las 15:11, de forma que para la reunión del día 5 de agosto resultó imposible que los delegados del Comité pudieran revisarla.


Una vez en manos de los delegados del Comité la propuesta de la empresa, podemos comprobar que la intención de esta es la de seguir en la misma tónica que con los salarios: pagar una miseria.


El principal argumento de la empresa es que la mayoría de los trabajadores quieren seguir teletrabajando, como si las condiciones en las que se teletrabaja no importaran para nada. ¿Acaso los trabajadores de everis estamos dispuestos a teletrabajar a costa de reducir nuestros salarios y aumentar la jornada semanal?


Para poner en contexto las cantidades presentadas, vamos a compararlas con las propuestas llevadas al Comité previamente. Por parte de ASC llevamos una propuesta que sumaba 194€ al mes. Por parte de CCOO, la propuesta inicial era de 85€ al mes. La propuesta de Actúa que ya analizamos en un anterior comunicado variaba entre unos patéticos 30€ y 60€ al mes. La propuesta inicial consensuada por los tres grupos de Delegados dentro del Comité de Empresa es de 138€ al mes. La propuesta inicial que posteriormente la empresa presentó es de 161,76 € anuales, lo que correspondería a 13,48€ al mes.


Para justificar esta irrisoria cantidad la empresa usa diferentes argumentos que no se sostienen, como pretender que el gasto de luz y el de internet se reduzcan al 20,55% del total por equivaler 1.800 horas a ese porcentaje de las horas que tiene un año. Esto, por un lado, presupone que el consumo de luz es simétrico y regular a lo largo de todo el día, como si al dormir consumiéramos la misma energía que trabajando. Además, pretende dividir el consumo de internet de la misma forma, cuando las tarifas de internet no varían en función del consumo sino que son tarifas planas que el trabajador debe pagar sí o sí aunque sólo las use para trabajar.


Desde ASC pelearemos en todos los frentes posibles, incluida la mesa de negociación para las condiciones del teletrabajo, para que los trabajadores de everis Centers Sevilla no tengan que seguir asumiendo los gastos que actualmente pagan por teletrabajar. Para ello, es importante que los trabajadores estemos organizados y participemos de este proceso, que estemos informados y aportemos todo lo que podamos. Por ello, una vez más os animamos a contactar con nosotros y participar de forma activa en la lucha por la mejora de nuestras condiciones de trabajo.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A ASC!

 

Leer más ...

viernes, 20 de agosto de 2021

Nuevos despidos disciplinarios en everis

0 comentarios



Con un total acumulado de 47 desde junio de 2019 everis Centers continúa su incesante goteo de despidos disciplinarios, usando el Artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores que indica que el despido está “basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador”. Esto es, la empresa impone la sanción máxima a estos trabajadores, la gran mayoría de las veces por una supuesta disminución en el rendimiento laboral, sin aportar prueba ninguna, sin previo aviso y reconociendo a la misma vez la improcedencia del despido al entregar al trabajador despedido un documento con el finiquito incluyendo la indemnización por despido improcedente.


Como vemos, en el mismo correo en el que la empresa despide disciplinariamente alegando disminución del rendimiento laboral, se deduce claramente que esa supuesta disminución no es más que una invención al reconocer la improcedencia del despido. Un auténtico despropósito que refleja el poco respeto que everis siente por las leyes, que interpreta a su antojo para hacer y deshacer como le convenga, y menos respeto aún por los trabajadores.


Por tanto, everis no necesita motivos para imponer a un trabajador la sanción más grave que la ley permite, despojándolo de su puesto de trabajo de una forma tan rastrera y deshaciéndose de los trabajadores que le ‘sobran’. Esta es la realidad de esta empresa y del mundo del trabajo en este sistema; por mucho que lo disfracen de democracia, la única libertad que tenemos los trabajadores es la de morirnos de hambre, ya que nuestros puestos de trabajo, nuestro sustento, no nos pertenecen y las empresas no dudan en darnos una patada y mandarnos a la calle sin pestañear.


Nuevamente, el 30 de julio fue despedido disciplinariamente S.A.B. Compañero que engrosa la lista de despidos disciplinarios y que se ve privado de su trabajo por una causa injustificada.


Esta misma realidad se vive en otras muchas empresas, que usan la misma fórmula, o en tantas otras donde distintas modalidades de contrato mantienen a los trabajadores pendientes de una posible renovación o directamente de que les vuelvan a llamar, dado que el despido después de cierto tiempo trabajado está garantizado para no hacer evidente el fraude de ley.


Estos casos nos reafirman una vez más en la necesidad de estar organizados para repeler estos ataques de las empresas contra los trabajadores, ya que cuando se produce el despido es en general demasiado tarde para actuar. Muchos compañeros se ponen en contacto con nosotros cuando esta realidad que venimos denunciando día tras día les afecta personalmente, pero lamentablemente ese es el peor momento. Compañeros, no dejéis que llegue el fatídico momento en el que la empresa arremeta contra vosotros personalmente, pues cada ataque a un trabajador individual es en realidad un ataque a toda la clase trabajadora, y como clase, unidos y organizados, debemos responder. No esperéis a que sea demasiado tarde y poneos en contacto con nosotros cuanto antes para comenzar a organizarnos.


¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, ÚNETE A CSC!

 

Leer más ...

viernes, 13 de agosto de 2021

ASC se refuerza en everis Centers con otro Delegado sindical

0 comentarios




En asamblea de afiliados de ASC en everis Centers celebrada el pasado 6 de agosto fue nombrado Delegado sindical el compañero Sergio Moreno García, trabajador adscrito al centro de Murcia desde el año 2017. Su designación fue notificada a la empresa al día siguiente mediante un escrito firmado por el Secretario General de nuestro sindicato. Hoy con este comunicado queremos darlo a conocer también a toda la plantilla. 


A Sergio le asiste, en su condición de Delegado sindical de ASC, el Artículo 64. Derechos de información y consulta y competencias del Estatuto de los Trabajadores y el Artículo diez de la Ley Orgánica de Libertad Sindical, lo cual significa que tiene los siguientes derechos:


1.º Tener acceso a la misma información y documentación que la empresa ponga a  disposición del comité de empresa, estando obligados los delegados sindicales a guardar  sigilo profesional en aquellas materias en las que legalmente proceda.


2.º Asistir a las reuniones de los comités de empresa y de los órganos internos de la  empresa en materia de seguridad e higiene o de los órganos de representación que se  establezcan en las Administraciones públicas, con voz pero sin voto.


3.º Ser oídos por la empresa previamente a la adopción de medidas de carácter colectivo que afecten a los trabajadores en general y a los afiliados a su sindicato en particular, y especialmente en los despidos y sanciones de estos últimos.


En virtud del punto 1º, nuestro compañero ha solicitado a la empresa toda la información a la que tiene derecho como Delegado sindical. De esta forma, la sección sindical de ASC podrá disponer de una serie de datos relevantes de cada centro de trabajo que desde el 10 de julio de 2017 y hasta la fecha la empresa le ha negado reiteradamente a base de subterfugios sin fundamento y por los cuales fue demandada ante la Audiencia Nacional, tribunal que en febrero de este año la condenó en sentencia no firme por entender vulnerada nuestra decisión de organizarnos a nivel de toda la empresa y por no reconocer el nombramiento de nuestros dos anteriores delegados sindicales.


Esperamos y deseamos que el paso al frente dado por nuestro compañero Sergio sirva de estímulo para que más trabajadores se unan al sindicalismo de clase que representa ASC y juntos podamos defender en everis Centers nuestros laborales con más fuerza.


¡Compañero, compañera, afíliate a ASC y lucha por tus derechos!


Leer más ...

miércoles, 4 de agosto de 2021

Respecto a la recuperabilidad de las horas de la jornada intensiva de agosto

0 comentarios

 


Muchos trabajadores se han puesto en contacto con nosotros durante los primeros días de agosto para solicitar más información sobre la jornada intensiva de agosto establecida en el XVII Convenio colectivo estatal de empresas de consultoría y estudios de mercado y de la opinión pública y, más concretamente, sobre el Artículo 20, el cual regula la jornada laboral.

 

Los compañeros nos han hecho saber que sus responsables les han exigido presentar una propuesta para recuperar las horas de agosto durante el mes de septiembre, o directamente que las recuperen a razón de una hora por día durante el mismo mes, a pesar de que en el calendario laboral en su versión de julio se indica lo siguiente:

 




 

Como hemos informado en recientes comunicados, el Artículo 20.2 determina que “Las Empresas sujetas a este Convenio disfrutarán de jornada intensiva en el mes de agosto. Las empresas que tengan establecida jornada intensiva durante el verano no podrán rebasar las treinta y seis horas semanales durante el período en que la tengan implantada, salvo pacto con la Representación Legal de los Trabajadores.”

 

Visto lo anterior podemos afirmar que la empresa no sólo tiene la desfachatez de obligar a recuperar horas que pertenecen legalmente a los trabajadores, sino que además pretende, a modo de castigo, que trabajadores que en su día a día les resulta inasumible una jornada de 43 horas, asuman de repente una jornada de 45 horas. ¡Ahí está el carácter dialogante de la empresa! ¡Esa es la flexibilidad de la que tanto se presume: flexibilidad para que el trabajador se adapte a las necesidades del proyecto pero nunca para atender las necesidades de los propios trabajadores!

 

Desde ASC llevamos un largo recorrido de más de un año de trabajo para hacer que la empresa respete este derecho claramente definido en el convenio. Así, además de promover en el Comité de Empresa del centro de Sevilla denuncias ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) en relación al incumplimiento del calendario laboral por trasladar la jornada intensiva de algunos trabajadores a fechas distintas a las establecidas, por modificar la jornada de trabajadores de distintos proyectos (anulando de forma efectiva la jornada intensiva) y otras relacionadas con la apropiación abusiva por parte de la empresa del tiempo de los trabajadores (guardias no reguladas, horas trabajadas y no compensadas, horas de exámenes relacionados con formación promovida por la empresa…) se sumaron sendas denuncias sobre el calendario laboral de 40 horas y sobre el calendario laboral de 43 horas, en las que mantuvimos que la empresa no estaba respetando el mencionado Artículo 20.2.

 

Sin embargo, cuando la inspectora actuante citó en enero de 2021 a representantes del Comité a un careo para tratar las denuncias pendientes de resolver (algunas presentadas en octubre de 2019), se puso de perfil eludiendo su responsabilidad y dejando que sean otros organismos los que se pronuncien respecto a la denuncia del calendario laboral de 43 horas:

 



 

De manera similar se pronunció en la denuncia individual que presentó una afiliada de ASC, incluyendo pruebas fehacientes de la vulneración de su derecho al disfrute de la jornada intensiva de agosto.

 

Con respecto a la denuncia interpuesta por el Comité en abril de 2020 en relación a la jornada de 40 horas, más de 15 meses después seguimos sin respuesta oficial por parte de este organismo. No obstante, no irían muy desencaminadas nuestras denuncias cuando la empresa ha intentado hasta el último momento usar al Comité para legitimar lo que a todas luces era una ilegalidad, pretensiones que finalmente ha tenido que abandonar y por las que ahora intenta castigar a los trabajadores afectados.

 

Por todo esto, ITSS es directamente responsable de que la empresa siga cometiendo abusos contra los trabajadores, demostrando una y otra vez que más que para proteger los derechos de los trabajadores frente a los abusos de la patronal, está ahí para enseñar a las empresas el modo de cometer los mismos abusos pero de forma que no sean denunciables.

 

¡¡Compañero, despierta!! ¡Los trabajadores sólo nos tenemos a nosotros mismos para defender nuestros derechos! ¡Sólo mediante la organización en un sindicato de clase, en ASC, podemos conseguir mejoras sustanciales en nuestras condiciones de trabajo!

Leer más ...
 

Copyright © 2015 Sección Sindical de ASC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger