viernes, 6 de noviembre de 2020

Deshumanización y cinismo: Incesante goteo de despidos en everis



Recientemente os hemos informado de los despidos discriminatorios que sufrieron los delegados sindicales de CSC en Murcia y Salamanca, haciendo ver lo mucho que teme everis que los trabajadores se organicen en sindicatos de clase. Sin embargo, no hace falta ser la cara visible de una organización sindical combativa y de clase para terminar sufriendo la sanción máxima que una empresa puede imponer a los trabajadores, porque la realidad nos demuestra que nuestro puesto de trabajo no nos pertenece, ya que el despido es libre y prácticamente gratuito y las empresas no necesitan ni siquiera justificar semejante decisión para dejar a cualquier trabajador en la estacada.




Después de detectar ciertas irregularidades en la documentación que nos compartían algunos de los trabajadores despedidos, desde CSC llevamos al Comité de Empresa la petición a la empresa de que informase correctamente a la Representación Legal de los Trabajadores remitiendo a la misma en tiempo y forma una copia de la carta de despido por la cual se comunica al trabajador la fatal decisión. Desde entonces, pudimos constatar no sólo que las irregularidades se daban en todos y cada uno de los casos sino también el infinito cinismo de una empresa que dice poner el foco en las personas pero que no tiene ningún complejo en titular como “Salidas deseadas” todos y cada uno de los correos en los que nos comunican algún despido.





















A poco que se observe la imagen se puede comprobar que las comunicaciones de despido se producen el mismo día que el despido se hace efectivo, pillando por sorpresa en muchos casos a los trabajadores, impidiendo que la RLT pueda tomar ninguna acción.


Sin embargo, más sangrante aún que verse en la calle de un día para otro es la fórmula que usa la empresa en sus cartas de despido, en la que recurre al Artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, que regula el despido disciplinario, mientras dice a los trabajadores que les está aplicando un despido improcedente. Sin embargo, el artículo 54 del ET es claro:













Es decir, aplica a los trabajadores la máxima sanción por un incumplimiento grave y culpable que ni prueba ni justifica, o lo que es lo mismo: las empresas despiden a trabajadores cada día sin motivos.




Para que un despido disciplinario pase a ser considerado improcedente, el trabajador tiene que comenzar un procedimiento de mediación, y es en este proceso en el que las empresas no tienen el más mínimo reparo en reconocer que no tiene razones para despedir al trabajador, reconociendo así la improcedencia. Tal es el descaro de everis en este aspecto, que al tiempo que da al trabajador su carta de despido, pone en sus manos la papeleta de mediación para iniciar el trámite antes descrito.




30 trabajadores han sufrido este destino en everis centers Sevilla desde que diera comienzo la legislatura en junio de 2019, y por lo que sabemos, en Murcia, Alicante y Salamanca la incidencia es similar, o puede que incluso mayor, al no tener estos centros Comités de Empresa, y por tanto, nadie que pida cuentas a la Empresa.




Esta es la realidad en everis, nuestro puesto de trabajo está siempre colgando de un hilo independientemente de nuestro desempeño o de nuestra actitud más o menos crítica. A la empresa no le tiembla el pulso a la hora de mandar al paro a cualquier trabajador, en muchos casos trabajadores que han estado durante años demostrando su valía en diferentes proyectos y que son tratados de la forma más inhumana posible. Por tanto, lejos de lo que muchos compañeros puedan creer, los trabajadores estamos más protegidos al estar organizados que al enfrentarnos individualmente al mundo del trabajo, pretendiendo pasar desapercibidos o no ser señalados, puesto que la empresa no necesita ninguna excusa para despojar de su puesto de trabajo a cualquiera de nosotros.


No obstante, esta forma de operar no es exclusiva de everis, sino que es una práctica habitual, permitida y facilitada por los sucesivos gobiernos y por los sindicatos amarillos CCOO y UGT lacayos del sistema, quienes han firmado cada retroceso que la patronal les ha puesto por delante, abaratando y facilitando los despidos, y despojándonos a los que no tenemos más que nuestra fuerza de trabajo del derecho más elemental: de nuestro medio de subsistencia.


Se demuestra por tanto que no podemos confiar en las instituciones para protegernos, puesto que estas existen para defender los intereses de la burguesía, la élite parasitaria que nos roba el fruto de nuestro trabajo. Los trabajadores sólo nos tenemos a nosotros mismos para revertir esta situación, y la única forma de hacerlo es tomar conciencia de clase y organizarnos.


Fortalece el sindicalismo de clase. Organízate en CSC


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger