miércoles, 16 de marzo de 2016

Gestión de Recursos en Everis

El pasado martes 16 la empresa despidió a nuestro compañero Sergio Blanco de forma fulminante, y en unas circunstancias lamentables.

A medio día fue llamado al despacho de dirección donde le comunicaron que prescindían de sus servicios, sin dar más explicaciones. Desde el departamento Recursos Humanos le explicaron que reconocían la improcedencia del despido, pero que no tenían los papeles preparados, y que su responsable debía haberle dicho qué hacer el resto del día desde ese momento. Como esto no había sido así, tuvo que preguntar él mismo qué hacer, a lo que le respondieron que guardara las cosas personales que tuviera en su equipo y que podía irse a casa si quería (entendemos que a esto se refiere everis cuando hablan de "gestión de personas").

Es significativo que en la última reunión del equipo, desde Solutions les trasladaron que el cliente (EPO) estaba muy contento con el trabajo realizado, teniendo intención de renovar el proyecto. La única justificación que Sergio puede encontrar para su despido es que en sus dos últimas evaluaciones le había aplicado dos "Necesita Mejorar", evaluaciones que él considera completamente injustificadas y carentes de razón (pensad un instante, ¿cuántos de vosotros os habéis encontrado en una situación similar?). El resultado de sus evaluaciones, que hasta entonces había sido bueno, cambió cuando, siendo él CAL Senior, pusieron como jefe de su equipo a un CAL.

Pero aún hay más circunstancias que afectan a este despido, aunque para la dirección del centro no existan (recordemos que en la reunión general se comentó que no había problemas en ningún proyecto). En el año 2015, en el proyecto EPO, varias personas superaron el límite de 80 horas extraordinarias anuales. Como sabréis, según lo estipulado en nuestro convenio, a partir de dicho límite las horas extraordinarias realizadas se deben compensar con tiempo de descanso, que se debe disfrutar en el mismo año natural en el que se hayan realizado, o, como máximo, en la primera semana del mes de Enero del año siguiente. Partiendo de esta premisa legal, además de esas 80 horas (que la empresa les ha pagado), hay personas en éste proyecto que tienen todavía horas extraordinarias del año anterior pendientes de compensar. El mismo Sergio compensó horas a mediados de enero, fuera del plazo permitido. Reflexionad de nuevo, ¿cuántos proyectos, y por tanto, cuántos equipos se encuentran en ésta situación?. Por si todo esto no fuera suficiente, además, la pasada jornada intensiva de verano ya tuvieron problemas para disfrutarla (de ahí el gran número de horas extra realizadas), situación que se dio en medio de un enorme servilismo por parte de everis al cliente, permitiendo que éste fije horarios, vacaciones, etc, siendo la previsión de este año similar, o peor, pese a ser una situación que ya se ha dado en el pasado.

Añadido a todo esto, las tareas del equipo no se planifican en Fénix hasta final de mes, lo que hace que cada día sus nombres estén en la lista de incumplimientos de incurridos en Fénix (entendemos en esto una mala práctica, denunciable incluso a la dirección de la empresa, según el curso obligatorio que se nos impartió el año pasado). Ante el intento por parte del equipo de incurrir a disponible cliente, se les prohíbe, indicando que se distribuyan las horas entre las tareas existentes (con la correspondiente repercusión negativa en la productividad que esto tiene). Las últimas revisiones del equipo han sido realmente deplorables, llegando alguna persona a salir llorando de ellas.

Todo esto lo permite everis, y no solo eso, sino que cuando una persona le estorba (negándose a incurrir de tal forma, como es el caso de Sergio), no tiene ningún problema, reparo, o escrúpulos, en despedirlo. Después de realizar su trabajo correctamente, de hacer un esfuerzo extra a lo largo del año y realizar tantísimas horas extraordinarias, entre otras tantas cosas, así es como le paga la empresa su dedicación. Eso es lo que somos los trabajadores para everis, un mero número, un recurso del que, cuando sale más caro que otro, o por dignidad no acata sus malas prácticas, no duda en prescindir. Práctica que dista mucho de la palabrería ya conocida por todos, como cuando hablan de "Personas, no números o recursos" o de la particular explicación que dieron los socios de la compañía en la reunión general pasada acerca de la "rotación no deseada", utilizando una torticera clasificación de los perfiles que abandonan la empresa para concluir que se acaban yendo los menos buenos.


Esta es la realidad de Everis Centers Sevilla, y más pronto que tarde nos puede tocar a cualquiera. Lo único que nos queda es unirnos y luchar por mejorar nuestras condiciones. Es por ello la gran necesidad de reunirnos en la asamblea del próximo 10 de marzo y conseguir un convenio digno. Si esperamos que las cosas mejoren solas, esto es lo que obtendremos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger