martes, 10 de julio de 2018

Reunión general 2018 en everis Centers Sevilla, IA, RPA y pena de muerte (II)



Fernando Francés, entrevistado por ABC en 2006, hizo una sorprendente revelación: “Hay un socio que dice que esta compañía es el sueño de Marx, pero hecho por gente de derechas. Es verdad. Todos somos dueños de la compañía. Todos los empleados somos accionistas. Si las cosas van bien, van bien para todos. Si van mal, van mal para todos. Sin embargo, somos gente de derechas. Normalmente, cuando las personas de izquierdas, que tanto enarbolan esto, lo intentan hacer, no saben” . Esas declaraciones del que fue uno de los socios fundadores de everis tienen mucha enjundia. 

Para empezar, el señor Francés falta descaradamente a la verdad al meter en el mismo saco a dueños y ‘empleados’. En el sistema socioeconómico actual, los primeros son los propietarios de los medios de producción mientras que los segundos -trabajadores asalariados o proletarios- no poseen más que su fuerza de trabajo, que se ven obligados a vender al patrón de turno. En una sociedad así ni las relaciones sociales ni las relaciones laborales se basan en una especie de justicia universal. El dueño tiene el poder, el asalariado no.

En segundo lugar, sus palabras tienen un marcado carácter político alineándose públicamente con la derecha, a pesar de lo que decía Benito Vázquez -recién nombrado responsable adjunto de NTT Data para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y América Latina- a EL INDEPENDIENTE en 2017 de que “Ni los políticos tienen interés en escuchar a los empresarios ni viceversa”; a pesar de la extensa y polimórfica carrera política del actual presidente del grupo everis Eduardo Serra, ocupando cartera en el Ministerio de Defensa en el año 1982 con la UCD, pasando por la etapa socialdemócrata del PSOE como Secretario de Defensa hasta coronar en el gobierno del PP de Aznar la cartera de Ministro de Defensa, cuando puso en marcha despilfarradores Programas Especiales de Armamento que dejaron un agujero de más de 30.000 millones de euros en las arcas del Estado; a pesar de los, por ejemplo, 32 millonarios contratos que solamente el Ayuntamiento del cambio de Barcelona firmó con varias empresas del grupo everis el año pasado. Curiosa definición que le da el señor Vázquez al término interés.

Volviendo al asunto de la transformación digital, las señales del peligro que se cierne sobre la clase trabajadora son incontestables y no provienen únicamente de esa izquierda de la que tanta aversión siente el señor Francés sino de informes económicos elaborados por los mismos empresarios y grupos de opinión que tanto enarbolan la bandera de la automatización. Veamos unos cuantos ejemplos:

La OCDE "ya avanzó que más de 60 millones de trabajadores correrán el riesgo de ser reemplazados por máquinas en los próximos años. Y es que el 14% de los empleos en los países desarrollados son altamente automatizablesmientras que “otro 32% de empleos sufrirán cambios sustanciales por la influencia de la tecnología y la robótica. [...] En España, el porcentaje de empleos listos para escapar de manos humanas asciende al 20%, es decir, la tecnología puede destruir uno de cada cinco empleos

Otro informe demoledor es el que elaboró el Departamento de Macroeconomía, Área de Planificación Estratégica y Estudios de Caixa Bank, entidad nada sospechosa de ludismo. “Según sus estimaciones, un 43% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España tienen un riesgo elevado (con una probabilidad superior al 66%) de poder ser automatizados a medio plazo, mientras que el resto de los puestos de trabajo quedan repartidos a partes iguales entre el grupo de riesgo medio (entre el 33% y el 66%) y bajo (inferior al 33%)”


Por su parte, en la edición de 2016 en Davos, el Fondo Monetario Internacional señaló que en total la inteligencia artificial dilapidará cinco millones de puestos de trabajo para 2020 en los 15 países más industrializados del mundo.

A las funestas previsiones del impacto de la transformación digital en el mundo del trabajo debemos añadir, por un lado, la crisis sistémica mundial del capitalismo, que en el Estado español tuvo su última aparición en 2007 con un saldo de casi 3.3 millones de puestos de trabajo destruidos, cifra que le concede el honor de encabezar la sangría del paro en toda Europa con 6.1 millones de personas sin trabajo en su punto álgido de 2013.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger