miércoles, 11 de julio de 2018

Reunión general 2018 en everis Centers Sevilla, IA, RPA y pena de muerte (y III)


Por otro lado tenemos el 98.8% del PIB español que ha alcanzado la deuda pública en el primer trimestre del año, concluyendo no pocos economistas que el país está en bancarrota. Así mismo, en su informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018”, la Organización Internacional del Trabajo señala que “[...] el desempleo y los déficits de trabajo decente se mantendrán a niveles persistentemente altos en muchas regiones del mundo, cerca de 1.400 millones de trabajadores ocupaban un empleo vulnerable en 2017, y se prevé que otros 35 millones se sumen a ellos para 2019. [...] el número de trabajadores que viven en pobreza extrema se mantendrá por encima de 114 millones, afectando a 40 por ciento de las personas con un empleo en 2018”. En resumen, el panorama resultante no invita precisamente al optimismo para la clase trabajadora, por muy alentadoras que sean las palabras de los dueños de everis.



En el estudio más exhaustivo realizado hasta la fecha sobre el Capitalismo, aquel Carlos Marx que el mismísimo Fernando Francés tuvo el atrevimiento de nombrar, escribió: “En sus 'Principios de economía política' dice John Stuart Mill: «Es discutible que todos los inventos mecánicos efectuados hasta el presente hayan aliviado la faena cotidiana de algún ser humano». Pero no es éste, en modo alguno, el objetivo de la maquinaria empleada por el capital. Al igual que todo otro desarrollo de la fuerza productiva del trabajo, la maquinaria debe abaratar las mercancías y reducir la parte de la jornada laboral que el obrero necesita para sí, prolongando, de esta suerte, la otra parte de la jornada de trabajo, la que el obrero cede gratuitamente al capitalista. Es un medio para la producción de plusvalor. [...] La destrucción masiva de máquinas que tuvo lugar bajo el nombre de movimiento ludista en los distritos manufactureros ingleses durante los primeros 15 años del siglo XIX, a causa sobre todo de la utilización del telar de vapor, ofreció al gobierno antijacobino de un Sidmouth, un Castlereagh, etc., el pretexto para adoptar las más reaccionarias medidas de violencia. Se requirió tiempo y experiencia antes que el obrero distinguiera entre la maquinaria y su empleo capitalista, aprendiendo así a transferir sus ataques, antes dirigidos contra el mismo medio material de producción, a la forma social de explotación de dicho medio”



Es decir, si analizamos el mundo científicamente como hizo Marx y no superficialmente como quieren que hagamos los empresarios, los trabajadores podemos comprender que la automatización no es el problema sino en manos de quién está. Si las crestas de la crisis estructural del sistema capitalista son el dramático resultado que periódicamente provoca la anarquía de la producción capitalista, por el cual se producen bienes de consumo en cantidades tales que no se pueden consumir, enviando al paro a millones de trabajadores en todo el mundo y formando un ejército de reserva que la burguesía utiliza como mano de obra barata para despojar aún más de derechos a la clase trabajadora entera, como se ha demostrado históricamente con cada crisis de producción, la introducción a gran escala de la automatización de procesos bajo el Capitalismo aumenta todavía más las contradicciones del sistema porque el objetivo no es otro que el de producir a más velocidad y más cantidad, cayendo en la misma trampa del periodo anterior a la automatización pero mucho más agudizada porque la cuota de plusvalía será infinitamente menor.

Según expusieron los directivos de everis el día 4 de junio, en un horizonte temporal cercano estiman que un 30% de la producción estará totalmente automatizada. A continuación señalaron también que en ese mismo futuro inmediato será insostenible el ritmo de crecimiento de la plantilla que everis ha venido experimentando todo este tiempo. No hay que ser el padre de la sociología moderna como Marx para descubrir “Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia”: la relación entre automatización y paro es clara y directa. Si la automatización en particular y la producción en general no se ponen en manos de todo el pueblo trabajador para liberar al hombre de la explotación, las consecuencias serán catastróficas

Entidades y representantes de ALIANZA 4 UNIVERSIDADES, AYUNTAMIENTO DE BARCELONA, AYUNTAMIENTO DE MADRID, BERGÉ Y CIA, CASA ASIA, ESTEVE TEIJING HEALTHCARE, FICOSA, FUJITSU, GARRIGUES, GESTAMP, IBERIA, LÍNEAS AÉREAS DE ESPAÑA S.A. OPERADORA, SOCIEDAD UNIPERSONAL, INDITEX, MITSUBISHI, MITSUI&CO, NISSAN MOTOR IBÉRICA, PASIPHAE, REAL MADRID CLUB DE FÚTBOL, UNIVERSIDAD DE VALLADOLID y por supuesto everis integran la Fundación Consejo España Japón, presidida por el político, economista y empresario español, ministro de distintas carteras durante los gobiernos de Aznar, de 1996-2004 y desde diciembre de 2007 hasta agosto de 2013 presidente de Vueling ​Josep Piqué (para que luego se lamente Benito Vazquez de las tormentosas relaciones entre política y empresa). El panel 2017 llevaba por título “El futuro del trabajo y el trabajo del futuro” y en él se trataron los siguientes temas que no pueden esconder nuestra impugnación sobre la automatización: Transformación del mercado de trabajo en la era digital. Factores demográficos: envejecimiento de la población y la generación Millenial. Factores tecnológicos: automatización y destrucción de empleo. Nuevas profesiones. El trabajo del futuro. Nuevas competencias y habilidades profesionales y el reto de la obsolescencia profesional. Humanidades y carreras STEM en la educación del futuro. Transformación del rol económico y social del trabajo. Ellos piensan, analizan y actúan. Los trabajadores no podemos quedarnos rezagados. Nuestro presente y nuestro futuro están en juego.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger