viernes, 5 de mayo de 2017

Actúa y CCOO entregan el comité de empresa a la dirección

Al igual que sucediera hace un año, se acerca la jornada intensiva de verano y la dirección de la empresa ha vuelto a dirigirse al comité para solicitar la aprobación de cambios horarios en algunos proyectos en los que le interesa planificar jornadas semanales de más de 36 horas durante el verano, pretendiendo incumplir sin ningún pudor nuevamente con el calendario laboral que ella misma presentó a principios de año. Junto con la aceptación de los cursos de formación que imparte periódicamente en el centro, estos son los dos únicos temas para los cuales la empresa tiene en consideración a la Representación Legal de los Trabajadores. ¿Por qué para estos dos asuntos sí tiene a bien la empresa contar con el comité, ignorándolo el resto del tiempo (incluso si eso conlleva saltarse la ley), menospreciando sus funciones y, por extensión, ninguneando también los derechos de todos los trabajadores? Fácil: porque hay mucha pasta en juego. La modificación de la jornada de verano, por un lado, le permite cubrir “las necesidades del servicio” y con ello no ver disminuida la factura a cobrar al cliente. Por otro lado, detrás de la formación para el empleo se encuentra la Fundación Estatal para la Formación en el empleo (FUNDAE) antigua Fundación Tripartita, que para el año 2016 manejaba un presupuesto para la financiación pública de la formación profesional para el empleo de 2.203,3 millones de euros.

Lamentablemente, lo que la empresa encuentra una y otra vez en el comité es, por un lado, la colaboración absoluta de la Plataforma Actúa -una candidatura auspiciada por la propia empresa- y, por otro lado, el entreguismo y la complicidad de CCOO que, lejos de posicionarse en defensa de los trabajadores, se sitúa del lado de Actúa para aprobar cuanto la empresa necesite, sin negociar absolutamente nada y actuando de espaldas al comité y en connivencia con la propia dirección.

El año pasado Actúa y CCOO aprobaron el cambio horario del proyecto EPO -hecho que fue denunciado en su día por CSC- para después descubrir con gran decepción cómo la empresa se saltaba su propia propuesta e incumplía el supuesto objetivo de dicho cambio horario, incumplimiento que fue más tarde rechazado y denunciado ante los trabajadores desde el comité por iniciativa de CSC y con el apoyo de CCOO que, de esta forma, venía a reconocer el error cometido al aprobar el horario. Sin embargo, este año vuelve a plantearse el mismo cambio horario, pero esta vez, además del proyecto EPO la empresa añade el proyecto ICM, dilapidando de esta forma, como siempre por exigencias del cliente, el derecho a la jornada intensiva de verano de los trabajadores de everis Centers.

En una primera reunión del pleno del comité de empresa, CCOO rechazaba ambos cambios horarios junto con CSC, alegando la desconfianza hacia el cumplimiento del mismo por parte de la dirección ante los antecedentes mostrados. Posteriormente, de espaldas al comité, CCOO hablaba con la empresa y con los trabajadores de ambos proyectos, y convocaba una nueva reunión en la que esta vez, sí aprueba junto con Actúa el cambio de horario en ambos proyectos. De dichas reuniones, el comité de empresa en pleno no tiene constancia hasta la propia reunión en la que se aprueban los horarios, no pudiendo el resto de miembros del comité comprobar la información aportada por CCOO. Alegan los miembros de esta candidatura que se han conseguido una serie de compromisos (que no van más allá del cumplimiento de la ley por parte de everis, como la aprobación de las vacaciones), y que los trabajadores del proyecto EPO tienen en sus correos esos compromisos por escrito, pero de esa información, la empresa no comunica absolutamente nada al comité; por lo tanto, imposibilita el control de dichos compromisos, y da de nuevo carta blanca a la empresa para saltárselos (como ya hicieran el año anterior). Por otro lado, con respecto al proyecto ICM, se aprueba en el comité el mismo cambio horario que en el proyecto EPO, lo que implicaría semanas alternas de jornada intensiva y jornada de 43 horas desde mayo pero en la práctica la empresa aplica otro horario distinto, alternando semanas de 35 horas de jornada intensiva con semanas de 36 horas con 1 día de compensación, distribuyéndolas en tres días de 9 horas y un día de 8 horas, horario que no fue el aprobado en el comité de empresa.

Estos cambios horarios encierran además una perversa forma de actuar, tanto de la empresa (y de Actúa al ser su mano dentro del comité), como de CCOO. Desde ambas partes se plantea siempre a los trabajadores una disyuntiva que es una trampa en sí misma, utilizando la técnica del mal menor consistente en plantear dos alternativas, una menos deseable y otra que es la que se quiere conseguir que acepten los trabajadores. De esta forma, ante la posibilidad de un horario aún peor que el aprobado por CCOO y Actúa, los trabajadores se ven obligados a elegir el menos malo, puesto que ni la empresa ni CCOO les plantean la posibilidad de mantener el horario intensivo durante el verano, lo cual es un derecho de todos los trabajadores de este centro. Basta con usar un poco la imaginación para ver cómo con esta técnica, cualquier retroceso, cualquier atropello hacia los derechos de los trabajadores, será aprobado por CCOO, ya que la alternativa que la empresa planteará a dicho retroceso, será siempre peor. Si quieren aprobar una bajada de salarios, basta con plantear como alternativa el despido de varios trabajadores, y de esta forma incluso intentar vender como un éxito la bajada de salarios haciendo ver que se han conseguido salvar puestos de trabajo, como hiciera hace poco UGT (compañero habitual de fechorías de CCOO) en Alestis Sevilla.

De todo este despropósito se sacan varias conclusiones. En primer lugar, el comité de empresa está mayoritariamente en manos de la dirección, que consigue la aprobación de cuanto necesita sin negociar absolutamente nada, dividiendo a los trabajadores y actuando de forma individualizada para quitarnos la fuerza que tendríamos unidos. En segundo lugar, que tanto Actúa, por ser la candidatura auspiciada por la empresa, como CCOO, no confrontan a la empresa ante los atropellos que ésta comete, dejando al comité sin ninguna función más allá de la de observar y acatar las decisiones provenientes de la empresa. En tercer lugar, vemos cómo CCOO le hace el trabajo sucio a everis, planteando la misma disyuntiva trampa de la dirección a los trabajadores, sin que aquella haya siquiera necesitado reunirse con el comité.

Esta es la situación actual del órgano unitario de los trabajadores de everis Centers Sevilla, con una correlación de fuerzas muy favorable para la empresa y, por tanto, de grave debilidad para los trabajadores. No obstante, desde CSC seguiremos esforzándonos, tanto como sección sindical, como desde dentro del comité, así como con otros comités de empresa a través de la ACDT, para conseguir revertir en la medida de lo posible esta situación desfavorable. Es por ello que necesitamos más vuestra participación y apoyo. Organízate junto a nosotros para fortalecer al conjunto de los trabajadores frente a los abusos de las empresas y la patronal, para luchar por mejores condiciones y defender nuestros derechos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger