miércoles, 14 de octubre de 2020

La pantomima de CCOO ante el proyecto EPO
























Ya os contamos cómo CCOO convocaba un pleno extraordinario para el día 21 de julio de forma precipitada e improvisada para atender a una supuesta comunicación de la Empresa que nunca llegó. Tan improvisado fue que el resultado de los asuntos a tratar fue el siguiente, tal y como podéis comprobar en el acta de dicho Pleno:
















La Presidenta en funciones justificó la precipitación alegando que había prisa, porque el 1 de agosto, los compañeros de EPO tendrían que hacer guardias de 24 horas, a pesar de que las únicas propuestas presentadas eran dos denuncias a Inspección de Trabajo, que tarda meses en contestar (de hecho, aún no tenemos respuesta de las primeras denuncias presentadas en esta legislatura interpuestas en octubre del pasado año), y un comunicado a la Empresa, que ignora sistemáticamente al Comité de Empresa al igual que ignora los derechos de los Trabajadores, como bien saben los delegados de CCOO. Sin embargo, poco importan a éstos las razones ni las formas, especialmente cuando no se busca más que el efectismo.


El punto segundo demuestra que la presidencia, en manos de CCOO desde que entrara en vigor el reemplazo de nuestro compañero G.R. como Presidente, aprobado el 18 de junio conjuntamente por CCOO y Actúa, buscaba más cubrir las espaldas a la Empresa que defender los derechos de los trabajadores. Basta comparar el documento presentado por CSC para el punto 3.b con el que presentaron los delegados de Proyecto Motocicleta para entender quién se toma en serio los abusos que la empresa comete contra los trabajadores y quién sólo aparenta mientras se limita a plantear las acciones más inocuas para la Empresa.



Cabría pensar que todo este desbarajuste no era más que fruto de las prisas y la precipitación, pero esas prisas dejaron de tener sentido cuando el personalismo y el despecho tomaron las riendas del siguiente pleno, que se convocó para el 30 de julio, dos días antes de que entrase en vigor el nuevo contrato con EPO. Dicho pleno se convocaba con el siguiente orden del día, aunque se volvería a modificar de forma antirreglamentaria hasta quedar en el que finalmente se reflejó en acta.















Para el día 30 las prisas habían desaparecido y las dos denuncias aplazadas en el pleno del 21 se quedaron en una, que no dejaba de ser un batiburrillo de hechos y una mezcla de conceptos que poco o nada tenían que ver entre sí, y que hacían de la denuncia algo insostenible. Así lo expresó CSC y así lo reconoció CCOO, a pesar de seguir afirmando que su denuncia era muy completa, como si se tratase de un boletín de noticias en lugar de una denuncia.



No es la primera vez que CCOO demuestra su absoluta ineptitud a la hora de preparar denuncias, tampoco sería la primera ocasión en la que se quedan esperando a que CSC arregle su desaguisado. Sin embargo, en esta ocasión CSC traía sus propias alternativas a las denuncias incluidas en el orden del día original, centradas en los hechos y los derechos legalmente exigibles y no en una simple narración de todo lo acontecido alrededor del proyecto EPO, por lo que rechazó de pleno el despropósito que CCOO pretendía presentar en Inspección de Trabajo.


Esta actitud tampoco sorprende por parte de CCOO puesto que ya han reconocido que su estrategia sindical pasa por insistir una y otra vez en lo mismo, a ver si suena la flauta. Pero no deja de ser llamativa la incoherencia de andar con prisas para convocar el pleno del día 21 y luego rechazar las denuncias presentadas por CSC con la excusa de que no se puede partir del calendario laboral porque el calendario laboral está denunciado y aún no tenemos respuesta de ITSS, cuando es precisamente la razón de mayor peso.



CCOO reconoció ese día que las denuncias presentadas por CSC eran necesarias, pero prefirió rechazarlas, como casi rechazan la propuesta de CSC de pedir a la empresa que las clases de inglés se consideren formación, y con ello tiempo efectivo de trabajo, de forma que no sean recuperables, argumentando que votaban más en función a votos emitidos por CSC en el pasado que por razones objetivas en relación al asunto que se estaba tratando en ese momento, demostrando que les movía más el personalismo y el despecho que la necesidad de defender los derechos de los trabajadores.


Esta es la actitud de CCOO ante los problemas de los trabajadores: aparentar, hacer por hacer aun sin el mínimo sentido, aunque se ponga en riesgo el puesto de trabajo de los compañeros, y tumbar denuncias necesarias presentadas por CSC sólo porque CSC rechazó denuncias presentadas por CCOO que no tenían ni pies ni cabeza. Porque lo único que realmente les importa es poder decir que ellos lo intentaron, aunque realmente no tengan intención de conseguir nada, porque su única misión es la de desmovilizar a los trabajadores mientras la Empresa hace y deshace a su antojo. Por eso no tienen miedo a las represalias que la Empresa pueda tomar contra sus reuniones improvisadas. Por eso actúan de espaldas al Comité, salvo cuando quieren que el resto del Comité les legitime. Por eso no plantean denuncias serias, y rechazan las denuncias que sí están bien fundamentadas.


¡Compañero, despierta! Quien afirma tener el beneplácito de la Empresa mientras dice defenderte de los abusos de la misma, MIENTE. Los trabajadores solo se tienen a sí mismos para defenderse, y su mejor arma es la organización.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger