martes, 17 de octubre de 2017

everis o como moldear trabajadores a su gusto (I)

Leíamos hace unos días en La Gaceta de Salamanca que everis se incorporaba al Parque Científico Universidad de Salamanca, con el objetivo de impulsar su presencia en Castilla y León. Según el propio Miguel Ángel Hernández, director de la oficina de Salamanca de everis, el acuerdo con la Universidad de Salamanca encaja perfectamente con la filosofía de everis de apostar por el talento local. A continuación desgranamos qué persigue esa 'filosofía' empresarial, qué actores intervienen y qué palancas tienen a su disposición para lograr sus objetivos.


Convenios para impulsar la innovación firmados con la Universidad de Navarra, acuerdos de colaboración para promover el empleo universitario con la Universidad Internacional de La Rioja, programas para el desarrollo del talento de la mano de la Universidad Politécnica de Valencia, colaboraciones con la Universidad Pontificia de Comillas ICAI-ICADE para fomentar el emprendimiento entre los estudiantes… Ya sea desde su Fundación, ya sea directamente desde la propia compañía, everis siempre ha realizado un esfuerzo notable por ampliar su influencia en el ámbito educativo público español. Fernando Francés, presidente de everis, lo expresaba así: “es esencial que el talento y el conocimiento generado por las instituciones educativas caminen de la mano junto con las empresas, quienes mejor conocen los requerimientos del mercado. Como dicho así alguien puede pensar que el descaro es patente, apostilla “para beneficio de toda la sociedad”.




Entrando más en materia, la presencia de everis, tanto en el sector público como en el privado, es incontestable. En la Universidad Politécnica de Madrid existe una Cátedra everis en santa compaña con el “Grupo de Tecnologías para la Gestión Empresarial (TIGE)” que ha redefinido por completo el concepto de Universidad, dejando de ser una institución de enseñanza universal para pasar a ser una “Universidad emprendedora”, es decir, imbuida al 100% del espíritu empresarial, a través de tres potentes mecanismos de estímulo de empresas como son el Programa de creación de empresas, los viveros, y los parques científicos. Además de everis, algunas de las empresas que colaboran habitualmente con el TIGE son accenture, Deloitte, HP o Telefónica, varias de ellas firmantes en 2008 y junto a la cúpula de CCOO del XVI Convenio del sector TIC que desde el año pasado se encuentra en ultraactividad.




La Universidad Politécnica de Cataluña también creó en 2011 su Cátedra Everis en investigación aplicada a las tecnologías de la información, codirigida por Ruth Raventós, la que fuera en aquellos momentos vicedecana de Relaciones con las Empresas de la Facultad de Informática de Barcelona (FIB) y actualmente co-fundadora y CEO de la empresa Nelio Software, es decir, toda una empresaria.


Un año después hacía lo propio la Universidad Autónoma de Madrid con su Cátedra de Patrocinio UAM-everis a través de su Fundación FUAM, presidida por aquel entonces por la señora María Artola González, que ahora ocupa el cargo de consejera de la Red de Desarrollo Sostenible nada más y nada menos que de Naciones Unidas. Uno de los objetivos de aquel acuerdo era “el impulso del desarrollo del espíritu emprendedor como elemento formativo en los diferentes niveles educativos impartidos en la EPS de la UAM”, es decir, de nuevo el emprendimiento como uno de los ejes principales de una universidad pública.  


UCA_emprender_es_posible.png


La Universidad de Cádiz no se queda atrás. Con su atractivo eslogan “EMPRENDER ES POSIBLE. ¡Nosotros te ayudamos!”, la Cátedra de Emprendedores de esta universidad pública andaluza nace en 2007 y durante todo este tiempo “Ha prestado asesoramiento personalizado a 856 proyectos empresariales” y “creado más de 100 empresas desde febrero de 2009 que dan empleo a casi 250 personas”, es decir, su contribución “a la sociedad” es la de generar micro-empresas de menos de 3 personas convertidas en empresarios que tienen que competir con grandes multinacionales como everis, sin mencionar en ningún momento que 9 de cada 10 empresas no llegan a los 3 años de vida. Todo ello acompañados por una enorme lista de entidades colaboradoras, apostando “por la Co-creación y el pensamiento colaborativo para crear valor”, entre las cuales destacan desde lo público la propia Junta de Andalucía y su Fundación Pública Andaluza, el Ministerio de Empleo y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo; y desde lo privado un nutrido elenco de representación empresarial como la Fundación Universidad Empresa de la provincia de Cádiz, la Confederación de Empresarios de la provincia de Cádiz, la Asociación de Jóvenes Empresarios de Cádiz, Andalucía Emprende, la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Cádiz, la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de Cádiz, la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar y el Centro Europeo de Empresas e Innovación, con su vivero de empresas en la Bahía de Cádiz. Ahí es nada.


Pero no sólo everis se sube al tren de la “colaboración público-privada”. Las demás también quieren su porción del pastel que tan suculentos beneficios reporta a medio y largo plazo. 25 de las más prestigiosas universidades españolas acudieron en 2016 a la jornada Red de Cátedras organizada por Telefónica en donde “se expusieron las propuestas para mejorar e impulsar la colaboración entre la Universidad y la Empresa”. Por su parte, el Banco Santander a través de la firma Universia, ha construido una red de 1.407 universidades -326 de ellas públicas- a lo largo de 23 países iberoamericanos, albergando a un total de 19,9 millones de profesores y estudiantes.


everis school.PNG


Sin embargo, esta estrategia de penetración y consolidación en el entorno educativo público no le debe resultar lo suficientemente satisfactoria a everis ya que en junio de este mismo año 2017, el gigante verde inauguró su propia escuela llamada “everis school” que, como recoge en su portal, se trata de “una iniciativa que pretende crear ese alineamiento continuado entre las necesidades del mercado, y por tanto de la propia everis, formando profesionales reales que aporten valor desde el primer momento y permitan cubrir de forma adecuada las altas demandas de contratación de profesionales que everis tendrá en los próximos años.. Es decir, para everis, el sistema público educativo falla al no cubrir las necesidades del mercado y hay que evitar a toda costa el gasto empresarial que supone contratar “profesionales” que no generan desde el minuto cero las plusvalías suficientes, según el criterio de los dueños de everis. La solución: matricularse en sus cursos por un importe de 900€, con el que uno puede convertirse en un “profesional real” listo para “aportar valor” a la compañía. Eso sí, el portal de everis advierte que “Es indispensable adjuntar el resguardo del ingreso bancario para que la solicitud de matrícula sea admitida”. En román paladino, la pasta por delante…




De esta forma, tras inaugurar en Madrid el primero de los centros “everis school” en colaboración con el colegio privado Legamar, hace unos días se anunciaba en prensa, avalado por el mismísimo delegado de la Junta de Castilla-León en Valladolid, Pablo Trillo, el inicio del módulo de Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, que se impartirá en las instalaciones del colegio religioso “concertado” Sagrada Familia Hijas de Jesús de la capital castellana. En palabras de Diego López, director general de everis school “la expectativa de trabajo es real y directa, ya que, además, es la propia empresa la que moldea al alumno a las necesidades que tiene” añadiendo, por si esto fuera poco, que “ya desde el segundo año de los estudios se harán prácticas en la compañía. Es decir, no contenta con pagar salarios de miseria a miles de trabajadores contratados en sus “Centros de Alto Rendimiento” en donde las horas extras están a la orden del día, everis persigue con este módulo superior que el estudiante le pague 900€ gracias a la inestimable labor social que realiza al darle la oportunidad de disfrutar del enorme privilegio de trabajar en una multinacional de prestigio como esta. Pagar para trabajar. Ya lo decía dos días después de la puesta en escena de la escuela vallisoletana el Consejero de Educación de la Junta de Castilla-León: esta modalidad supondrá un “cambio de mentalidad” para las compañías puesto que al pasar de 3 a 6 o 9 meses la duración de las prácticas de los alumnos en las empresas esto “supondrá una mayor implicación en la formación del alumno en la cultura de la empresa” y, lo mejor de todo, éstas “van a disponer de alumnos que no sólo van a formar, sino que en un momento dado va a poder aportar valor a las empresas sin ser un trabajador y sin ser un empleo barato”. Cuán excelentes voceros son los políticos al servicio del gran capital y con qué pedagogía ponen en valor el mundo empresarial para ser adorado por la clase obrera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright © 2015 Sección Sindical de la CSC en everis Centers. Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger